Ridiculez Rusofóbica - gas Ruso rescata a Europa de la crisis energética

"/La crisis energética de Europa y la disposición de Rusia para aliviarla, demuestra de manera vívida una fundamental y exitosa asociación./"

La rusofobia y el cinismo geopolítico no tienen límites entre ciertos políticos occidentales y comentaristas de medios de prensa. Sin embargo, felizmente semejante mentalidad negativa está siendo incesantemente expuesta debido a su ridícula irracionalidad.

Esta semana, mientras la crisis energética europea alcanzaba nuevos niveles en términos de elevados precios al consumidor, el presidente ruso, Vladimir Putin, se hizo presente prometiendo aumentar las exportaciones de gas natural. La noticia tuvo un inmediato efecto calmante en los mercados energéticos europeos que vieron un vaivén de precios.

https://www.ft.om/content/e06c3b5d-153d-4c86-8c49-0d5447d58e76

En vez de sencillamente saludar este desarrollo como una medida positiva, hubo previsiblemente, comentarios siniestros a partir de algunos sectores. Rusia fue acusada en….

https://www.cnbc.com/2021/10/07/europe-is-now-a-hostage-to-russia-over-energy.html

algunos medios occidentales de "tener a Europa secuestrada" a consecuencia de la crisis energética del continente y utilizar su enorme suministro de gas natural como una especie de "armamento geopolítico".

Jake Sullivan, asesor del presidente Biden en seguridad nacional de Estados Unidos comentó….

https://www.bbc.com/news/world-us-canada-5883743?xtor=AL-72-%5Bpartner%5D-%5Bgnl.newsletters%5D-%headline%5D-%5Bnews%5Bbizdev%5D-%5D-%5Bisapi%5Dxtor=ES-213%5BBBC%2ONews%2ONewsletter%5D-2021IOcttober7-%5Btop+news*stories%5DF

a la BBC que Moscú estaba "explotando" el trance energético de Europa.

Se trata de una manera alterada y retorcida de interpretar lo que es un normal intercambio económico de oferta y demanda. Pero, la irracionalidad traiciona a la obstinada mentalidad rusofóbica que es insostenible. Si los políticos y los expertos están poseídos por semejante y tonto fanatismo, en consecuencia, sus evaluaciones sobre el tema y mucho por lo demás resulta irremediablemente no confiable.

La actual crisis energética europea y las convulsiones del mercado no tienen nada que ver con Rusia como factor primario. La demanda acumulada luego de un año de inactividad económica debido a la pandemia del coronavirus, la baja capacidad de almacenamiento de gas natural por parte de los países europeos debido a políticas gubernamentales, el giro hacia fuentes energéticas renovables que no son capaces de satisfacer la demanda y la proximidad del invierno, todo se ha conjurado para comprometer el suministro total de gas. Esto a su vez ha causado que los precios de referencia del combustible y de otros productos energéticos se vayan a las nubes. Los precios del gas han subido más de cinco veces. ¿Eso qué tiene que ver con Rusia?

Nada. Al menos como causa.

Históricamente, Rusia ha sido el mayor proveedor de gas natural de Europa. Cubre alrededor del cuarenta por ciento del consumo del continente. Tal como lo señaló el presidente Putin esta semana, la empresa estatal Gazprom de Rusia ha cumplido con todas sus obligaciones contractuales como proveedor de gas natural para Europa.

Las acusaciones de parte de algunos sectores que Rusia está reteniendo el suministro de gas a Europa con el propósito de ejercer presión política sobre ella es una mentira sin fundamento que emana del prejuicio y la propaganda anti Rusia.

El hecho que Europa esté enfrentada a una crisis energética se debe parcialmente a su propia factura – y Rusia está en capacidad de aliviarla aumentando su ya considerable suministro de gas natural. ¿Qué es lo que hay que complica una directa relación económica?

Esta semana vimos que se efectuó una operación técnica para la apertura del nuevo gasoducto Nord Stream II desde Rusia hasta Alemania y para el resto de Europa. El nuevo gasoducto expandirá grandemente el actual flujo de gas desde Rusia hacia la Unión Europea. Las autoridades reguladoras alemanas están revisando la nueva ruta de suministro y podría tomar algunos meses para que la entrega se haga operativa. El balón se encuentra en el campo de la Unión Europea. Si Europa desea más gas ruso esa sería su prerrogativa. ¿Cómo se supone que Rusia tenga a alguien secuestrado? La calumnia no solo es insultante. Es de tarados.

Rusia ha demostrado ser un proveedor energético confiable para el resto de Europa durante varias décadas, incluso durante el período de la Guerra Fría, cuando los ideólogos occidentales demonizaban a la Unión Soviética como el "imperio del mal".

Actualmente Rusia está preparada para cumplir con una demanda mayor contando con la nueva ruta de suministro bajo el Mar Báltico, al tiempo que también honra los contratos vigentes en tránsito terrestre. La noción en el sentido que Ucrania perderá las tarifas de tránsito no tiene fundamento puesto que Moscú repetidas veces ha declarado que honrará los contratos existentes con Ucrania hasta el año 2024. Rusia no está obligada a seguir pagando tarifas de tránsito indefinidamente si logísticamente rutas más eficientes se han implantado. Se trata de un ejercicio razonable de parte de Rusia o derecho soberano de cualquier nación.

El principal obstáculo para mejorar la eficiencia en el comercio energético entre Rusia y Europa es la negativa actitud política de ciertos políticos europeos y sucesivos gobiernos norteamericanos. Washington y sus subalternos europeos han estado aplicando la anacrónica política de la Guerra Fría a una materia de interés vital para toda Europa. El gasoducto Nord Stream II debió haber estado terminado hace más de un año, pero no se pudo, debido a las sanciones de Estados Unidos y a la actitud negativa de algunos estados de Europa Oriental. Resulta irónico que el perjudicial impacto de la crisis energética en los hogares y en las industrias es atribuible a la irracional objeción de parte de Estados Unidos y de ciertos estados europeos anti rusos contra este socio natural y estratégico de Europa. No obstante, estos culpables persisten en su perversa y peyorativa mentalidad contra Rusia acusándola de utilizar el comercio energético como armamento geopolítico.

Se trata de Estados Unidos que de manera cínica está utilizando el mercado energético de Europa como armamento geopolítico con vistas a colocar su propio, caro y ambientalmente contaminante gas natural licuado. También existe un aspecto ideológico mayor para todos estos embustes. Si a Rusia y a Europa se les permitiera desarrollar su natural y mutua asociación en el comercio energético, esto en consecuencia socavaría la especie de artificiosa propaganda de Rusia como una "amenaza" para la seguridad de Europa. Resulta vital mantener ese constructo con el propósito de promover la alianza militar de la OTAN dirigida por Estados Unidos y las lucrativas ventas de armamento norteamericano a Europa. Resulta también vital para la hegemónica influencia de Washington sobre sus aliados europeos, polarizar las relaciones con Rusia.

La crisis energética europea y la disposición de Rusia para aliviarla, demuestra de manera evidente una fundamental asociación donde todos ganan. Esa realidad se ha tornado tan obvia que las objeciones en contra de esta relación resultan crecientemente irracionales y ridículas, congénitamente rusofóbicas.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org}

Editorial Traducción Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation



Esta nota ha sido leída aproximadamente 531 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter