¡Borrell Chucha! Ahogándonos en una gota de agua

Efectivamente Chucha, Borrell clara y nítidamente, dijo lo que piensa, cree y hace. Sabe Borrell, que toda Europa tiene un gran interés por controlar a Venezuela. Ese es el compromiso de la misión de observadores de europea que estará en Venezuela y por esa razón y en plena correspondencia con los intereses de su socio mayor, operan los grupos reunidos en la llamada oposición, que ahora se reúnen en México. Al decir Borrell, que la misión de la UE vendría a Venezuela a respaldar a la oposición de derecha, está siendo leal con sus intereses.

Antes que la injerencia que se observa en México, pudo haber acontecido un diálogo nacional inclusivo y no este diálogo entre injerencistas excluyentes. En México están todos los que son.

Mira Chucha, si uno de estos observadores de la misión europea vieran, que de los cementerios del país, salieran el 21-N grandes colas de difuntos con un GPS dirigiéndose a los centros electorales, los observadores se desentenderían de eso y sus ojos verían hacia otro lado. Los observadores ya están al tanto, que en la oposición de derecha en Venezuela hay gente que tiene la capacidad de hacer lo que Jesús hizo con Lázaro el de Betania. Cuando ya el pobre Lázaro estaba pateando las calles del cielo; oyó, que Jesús le ordenó que se levantara y el hombre se levantó y echó andar.

Sabemos y de sobra Chucha, que la unión europea juega en ese equipo y uno calcula que mucha platica le han metido para alcanzar este sueño, que es enteramente suyo y para lo cual realizan sus inversiones.

Si Chela, digamos que Borrell tuvo un corto circuito y se espepitó hablar, como si estuviera en una reunión a puerta cerrada con los partidos que le sirven de operadores en Venezuela. El tal Borrell, cometió el error de creer que estaba reunido con su gente en Venezuela, que es la misma que está en México conversando y llevando operativamente la injerencia. Está muy bien, el malestar y la protesta. El pataleo, aunque sea de ahogado, es bueno. https://www.aporrea.org/tiburon/n368449.html

Lo que sí deberíamos discutir los venezolanos es esa vaina de la injerencia. Esa es una discusión muy importante que debemos dar porque hay injerencias que incomodan al CNE y hay injerencias que no. A veces Chucha, se observa un CNE injerencista que a pocos molesta. ¿El CNE se ha molestado alguna vez por los protectores? Nos guste o no, en las entidades hubo una elección y uno de los candidatos ganó y el CNE dio su veredicto con acta de proclamación. Sucede que hemos tenidos dos gobernados (gobernador y protector), y ahora Chucha, hay mucha gente que se la ha privado casi el derecho de ejercer el voto castigo que en la IV fue muy bueno. Entonces uno supone Chucha, que hay injerencias "buenas" e injerencias malas. Deberíamos concientizarnos para no aceptar las injerencias malas y también para no aceptar las "buenas" que a veces salen de este CNE, por increíble que suenen.

Tal vez Chela, el caso Samán sea una injerencia de los injerencista interno que pueden llamarse injerencia "buenas"

Puede ser Chucha, como también puede ser una injerencia "buena" pero anticonstitucional, la que ejecutó un ministerio y que canceló las contrataciones colectivas, como una forma de lucha. Esa injerencia nos ha privado de conquistas obreras logradas con muchas luchas en la IV, que curiosamente, nos las canceló un obrero.

Por supuesto, debe indignarnos esta práctica injerencista de Borrell, como igual debe molestarnos los proyectos de Ley injerencista, que están en proceso de discusión en la Asamblea Nacional, afortunadamente rescatada para el pueblo venezolano. Hay una ley por ahí Chucha, que pretende hacer del país muchos conucos para las trasnacionales y creo que esa es una ley injerencista.

¿Tú crees Chela?

Hay vainas Chucha, que brillan y no son oro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 697 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: