Agosto un mes para recordar

Es indudable que los hechos acontecidos el 6 y el 9 de agosto de 1945, significan un crimen horrendo, que los medios de comunicación, en especial, el cine, han pretendido trasformar en un hecho heroico.

Es necesario seguir luchando para que nuestra historia, la historia del mundo, entienda perfectamente que no puede haber olvido, no puede existir justicia, cuando un poderoso país genera el terrorismo de Estado.

Entendemos que la guerra es inherente al capitalismo, por ello es un absurdo, una gran contradicción, pretender hablar del capitalismo popular, o el capitalismo democrático. En tal sentido podemos argumentar, que Estados Unidos, es el típico buque insignia del capitalismo, el estandarte de la guerra y el crimen.

Teniendo esta marca, pretende erigirse en juez y árbitro del mundo. Recordaremos el 6 de agosto como el primer ataque mortal, donde utilizaron una bomba atómica. Sus pilotos Claude Eatherly y Paul Tibbets, tomaron rumbos diferentes.

En el caso de Claude Eatherly no conocía lo que transportaba, murió en 1978, víctima de crisis mentales, arrepentido y atormentado por el crimen que había cometido; se convirtió en una persona perturbadora para el gran poder imperial, había que sacarlos de circulación.

Paul Tibbets, por el contrario, tenía plena conciencia del daño que podía ocasionar; vivió plenamente y a gusto de sus crímenes cometidos, murió en 2007, sin nada que atormentara su cruel y criminal acto. Se adaptó plenamente a su papel de héroe, a su gran gesta épica. Habían masacrado más de 166.000 seres humanos, en pocos minutos.

En este siglo XXI, el juez - gánster que rige al mundo, ha preparado golpes de estado, ha atacado varios países; ahora utiliza la política de sanciones para marcar o denigrar de países, en especial se burla de Leyes Internacionales. Con el agravante que en su locura tiene más de 1000 bases militares, en 100 países. Todo con el cuento de la democracia y la libertad, así como el respeto de los derechos humanos.

Teniendo en cuenta esta realidad nos preguntamos. ¿Puede la ONU no ver lo que varios países ven? ¿Podría la ONU reaccionar ante tanto atropello? ¿Qué más debe hacer el presidente Biden para que la ONU le diga basta de ataques alevosos?

Estados Unidos tiene en su haber un saldo de millones de muertos, de destrucción de miles de ciudades con todo su patrimonio cultural, de devastación de la naturaleza. EEUU colocó en jaque la vida de la especie humana llevándola a niveles de su desaparición.

Las Naciones Unidas buscan poner freno a la locura de los multimillonarios, de combatir su impunidad, de defender la esencia de la vida humana, pero eso no le está permitido. En tiempo presente los jueces de la Corte Internacional Penal son amenazados por declarar admisible la apertura de investigaciones de lesa humanidad a soldados norteamericanos por presuntos crímenes cometidos en Afganistán, Irán, Irak y Siria. Ahora, en su desespero, amenazan quitar sus aportes financieros a la ONU de no apoyar sus caprichos y sus locuras.

Estados Unidos no cree en las Leyes Internacionales, menos en las instituciones que coadyuvó a crear después de la segunda guerra europea; no tienen respeto por los derechos humanos y ya olvidaron todo lo que tienen que ver con la libertad, la democracia, la solidaridad.

El imperio gringo tiene una concepción de la democracia muy peculiar, con el record de pueblos destruidos en el siglo XX y XXI. Estados Unidos está conduciendo al planeta a una muerte súbita y la ONU no sabe qué hacer. El imperio promueve holocaustos sin razones y la ONU contempla de soslayo, mira de reojo. Ayer Trump, como los otros presidentes gringos, ahora Biden se cree el Nerón y sus acólitos, por negocio o por miedo, lo aplauden y lo adulan mientras los pueblos exigen darle un parao a la impunidad.

Tenemos la obligación, ante estos hechos de llamar a los pueblos solidarios, pedir a los seres humanos de buena voluntad, en muchos países, que solicitemos que el presidente Biden reaccione y plantee la necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente para reformar su caduca Constitución. Además, que pidamos todas las sanciones posibles, contra este Estado opresor y asesino, por la serie de crímenes que viene cometiendo, en función de pagarle con la misma moneda que utiliza.

En su permanente locura, los Estados Unidos, al igual que ayer, no se lamentan por sus atroces crímenes. Ayer Nagasaki para demostrar su poder, hoy la destrucción de Irak, Libia, Siria, Palestina y Afganistán, donde han generado miles de muertos, pero lo justifican pretendiendo dar lecciones de derechos humanos, justicia y democracia para los países del mundo.

Debemos destacar que el imperio gringo, cuenta para sus fechorías con el apoyo de Francia, Israel, España, Gran Bretaña, Holanda y otros gobiernos serviles en América Latina.

Es urgente tener en cuenta que los ataques a Irak y Libia obedecieron a que estos países quisieron realizar negociaciones sin el dólar, por eso fueron destruidos. Ahora Venezuela e Irán quieren acabar con la utilización del dólar, por ello son bloqueados, sancionados y amenazados de ser invadidos. De ahí la importancia que le dan a Colombia en un caso y Afganistán en el otro.

En estos momentos más de 5 mil sujetos con estrechos vínculos a las labores criminales de Estados Unidos en Afganistán, seres curtidos en la guerra, mercenarios que viajan a zonas de conflictos en función de generar, de aumentar

el conflicto. El genuflexico presidente Duque acaba de autorizar al gobierno gringo para que se vengan a Colombia, los gringos pagan los gastos; la mira está puesta en Venezuela.

Estamos al tanto que este 20 de agosto, los talibanes le creaban una crisis a Biden, después de 20 años acabando con un país, salen derrotados. Sin embargo, los gringos buscan generar el caos para Irán y perturbar a Rusia y a China. Todo lo que se percibe es que Estados Unidos necesita de guerras, mantiene el tráfico de drogas y requieren del petróleo para su supervivencia. El poder del hegemón continua, pero día a día los pueblos del mundo despiertan.

No podemos olvidar, agosto ha sido un mes de tristeza, de crímenes, los Estados Unidos siguen en su marcha criminal, no descansan y ahora buscan invadir la patria de Bolívar y Chávez. Llamamos a la solidaridad internacional. El Socialismo es la única posibilidad de salvar la Humanidad y los gringos aún no lo entienden.

Tendremos presente que el 9 de agosto es el Día Internacional de los Crímenes Estadounidenses contra la Humanidad, ahora esperamos que se recuerde todo agosto, como el mes de la lucha contra el atropello del imperio.

Nuestra única misión es mantener la lucha y no descansar, los graves problemas que confronta el imperio pueden llevar a la locura al Biden, pero América despierta y la unión de estos pueblos se hace inevitable. Honor a la Patria Grande. El Socialismo se hace necesario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 406 veces.



Asdrubal F. Márquez C.


Visite el perfil de Asdrubal F. Márquez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Asdrubal F. Márquez C.

Asdrubal F. Márquez C.

Más artículos de este autor