Cuba: patrimonio tangible e inmaterial de la humanidad

Cuba es un isla ubicada en el extremo noroeste de las Antillas, limitando al norte con el océano Atlántico, a 793 Kms del Triángulo de las Bermudas, que lo separa de Estados Unidos y Bahamas; al este con el Paso de los Vientos, que lo separa de Haití; al sur con el mar Caribe y al noroeste con el golfo de México. Cuenta con más de 11MM de habitantes, considerado el más poblado de las Antillas, después de Haití y la mayor isla de la región. Cuba se mantuvo como colonia española hasta 1869, y como provincia española hasta la Guerra hispano-estadounidense de 1898, a partir de la participación de EE.UU. en la guerra de independencia cubana. Estos países han mantenido una difícil y compleja relación desde que la isla obtuvo su independencia de España hace más de 120 años, pero la misma se ha agudizado en los últimas seis décadas. Aunque se implicó de manera tardía en la guerra de independencia, EE.UU. estableció la ocupación militar en 1898, para luego dar paso en 1902 a la República de Cuba con la entrada en vigor de una constitución que concedía al imperio el derecho a intervenir en la isla y el arrendamiento del territorio que aún hoy ocupa la base militar de Guantánamo, donde se encuentra la base gringa desde 1903, el último reducto de las cárceles secretas que creó el imperio, donde según la BBC News es la más cara del mundo, con 40 presos todos musulmanes. Es un programa de detención secreta definida. En 2013 cuando había 166 presos el costo anual de operar el sistema penitenciario y judicial era de 454MM de dólares, el equivalente a un gasto anual de $2,7 MM por cada preso. En 2018, con la cuarta parte de los que estaban allí en 2013, el gasto se incrementó a $540MM. El dominio político y económico contra Cuba ha sido ofensivo, brutal, violatorio de los derechos humanos y atenta contra el principio de la autodeterminación de los pueblos, considerada como el patio trasero por EE.UU. que no para de agredirla por concebirse un Estado socialista de derecho y justicia social, gobernado por el Partido Comunista, cuyo régimen es calificado como dictatorial, de opresor y de atentar contra la libertad de expresión.

En 1952 se produjo un Golpe de Estado liderado por Fidel Castro contra el dictador pro estadounidense Fulgencio Batista, lo que trajo como consecuencia incrementar el conflicto entre la antigua URSS y los EE.UU, en el marco de la Guerra fría, lo que significó una humillación la pérdida de Cuba para el imperio, así como el establecimiento de un gobierno comunista, como lo hizo también Vietnam. El odio contra el pueblo cubano se apoderó más del imperio cuando La Habana se ofreció a Moscú como una cabeza de playa desde donde misiles nucleares podrían amenazar objetivos clave del sur de EE.UU. A pesar de la desaparición de la URSS, la pequeña Cuba sigue de pie aún después de la Guerra Fría, con países que le apoyan en el cese del miserable bloqueo que tiene EE.UU. contra este pueblo, ha resistido durante más de sesenta años esta política antihumanista, donde cada año se exige por alta votación ante la ONU el cese del mismo (solo apoyado vergonzosamente por Israel y Colombia) y ante la mirada indiferente de la OEA, organismos éstos que no aplican medidas sancionatorias contra el imperio. La isla vive literalmente en una guerra no convencional impuesta por EE.UU; pero desde aquel 1962 cuando se produjo la guerra de los misiles, donde las fuerzas soviéticas intentaron desplegar armas nucleares desde la misma isla que estarían apuntando hacia el imperio (considerado este episodio cercano a una guerra nuclear, forzado a resolverse por negociaciones directas entre Washington y Moscú), obligó a EE.UU. a recular su intención de invadir a Cuba. Un escenario que pudiera repetirse en caso de intentar la bota norteña invadirla. Como un acto de defensa por el ataque del imperio, el gobierno de Cuba expropió las tierras y las empresas de propiedad estadounidense. Luego Fidel Castro, en 1960, sin titubear, como un acto de defensa a la soberanía de su pueblo y como revolucionario radical, expropió la refinería de la petrolera estadounidense Texaco, advirtiendo que Cuba podría perder su azúcar pero los gringos perderían sus inversiones. Cosa diferente pasa en Venezuela, que además de ser bloqueado, sancionado y asfixiado por EE.UU., éste le expropia Citgo; mientras que las empresas Chevron, Halliburton, Schlumberger, Baker Huhges y Weatherford International, siguen operando en el país sin que el gobierno bolivariano tome medidas radicales en legítima defensa a su soberanía. ¿Cuántos Castro hacen falta en el mundo para que los pueblos sean respetados y no pisoteados? Estos ataques del imperio contra Cuba es apoyado por los exiliados cubanos quienes defienden más una invasión que la dignidad y soberanía de su pueblo. Este sector se ha vuelto muy poderoso en el ámbito político y en ataques terroristas, en el año 1976 volaron un avión de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo. En 1996 Cuba derribó dos avionetas gringas por violar su espacio aéreo —otra lección más para Venezuela—, a raíz de este hecho surge la Ley Helms-Burton, cuyo fin es el de eliminar toda posibilidad de hacer negocios con la isla o el gobierno, restringir el otorgamiento de ayudas públicas o privadas, medicamentos, en fin, medidas que se extremaron con el gobierno de Trump y ahora las ratifica el ilegítimo de Biden.

El historiador británico Asa Briggs aseveró que la resistencia cubana ante la hostilidad del imperio, constituye una importante y admirable acción política que merece el respeto de la humanidad. No es poca cosa el daño causado, el bloqueo ha costado a la isla unos $144.413,7 MM a lo largo de las últimas seis décadas. Antes de ver derrotada a Cuba tienen que dar la pelea y Cuba ha dado muestras de resistencia y de valentía. El presidente de México, Andrés López, afirmó que Cuba debería ser declarada patrimonio de la humanidad por su ejemplo de resistencia. Los movimientos bolivarianos y socialistas del mundo deben hacer realidad esta propuesta: Cuba Patrimonio Tangible e Inmaterial de la Humanidad, en virtud de que la lucha de cada cubano se palpa colocando la dignidad de su país por encima de las pretensiones imperialistas; ya que abarca desde hace más de 60 años la evolución de una sociedad, no en términos energéticos o comunicacionales a consecuencia del bloqueo; pero si en deporte, en salud, educación y en lazos de hermandad para los pueblos del mundo; porque su defensa y amor por la patria es el resultado de un nivel de consciencia elevado heredadas de una generación a otra; gracias al respeto de su historia, de su soberanía, de sus líderes libertadores, de su cultura que se ha mantenido firme a pesar de la imposición mundial de una transculturización que bombardea la psiquis del ser humano y lo moldea para dominarlo; porque a pesar del bloqueo, Cuba ha sido el país de la región que más cumple con las Metas propuestas establecidas a nivel mundial, de ahí que no hay niños en las calles, existe un alto índice nutricional, cero analfabetismo, la esperanza de vida es la más alta, ha ido a otros pueblos a salvar vidas, la más reciente logró con ayuda médica que China superará la pandemia; hoy Cuba tiene una de las vacunas anticovid certificadas más seguras y confiables del mundo; de acuerdo con la ONU, era el único país que a inicios del siglo XXI cumplía los dos criterios que, para la organización WWF, significan la existencia del Desarrollo Sostenible, estos son: Alto Índice de Desarrollo Humano (IDH 0,8) y Huella Ecológica Sostenible (huella ˂ 1,8 ha/p). Las debilidades actualmente existentes son producto del bloqueo, pues el imperio quiere verla arrodillada. No es el socialismo el que es malo, no fue Fidel el culpable del bloqueo contra Cuba, no. Maquiavélico es el gobierno de EE.UU. que impone su doctrina asfixiando y asesinando a los pueblos que no se postran para entregar su soberanía; perversa es la economía y la moneda del imperio que nos imponen para erosionar los recursos de una nación; terroristas son los ultraderechistas exiliados que entregan a su país como Judas lo hizo con Jesús; dictador es el imperio que prostituye la palabra libertad cuando en su país ni siquiera existen elecciones populares y directas. Cuba no solo es ejemplo de resistencia, sino de revolución, humanismo, dignidad, solidaridad, de tomar las armas cuando sean necesarias para defender su patria. ¡Viva Cuba! ¡Viva el pueblo heroico de Fidel y Martí!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 780 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: