La Guaratara

27 Millones

Cerca de 27 millones de soviéticos se sacrificaron durante la segunda guerra mundial para detener el fascismo en Europa. No sólo soldados conforman esta dolorosa lista, también mujeres, niños y partisanos a quienes nadie olvida, por el contrario, este 9M, el Desfile en la Plaza Roja de Moscú hizo lucir impecables los uniformes, insignias y estandartes soviéticos, incluso el ruidoso tanque T-34 que hace 76 años entró triunfante a Berlín, coronando en la torre más alta de los edificios alemanes, la gloriosa Bandera Soviética, legado inmortal que partió la historia universal. No sólo Moscú conmemoró este evento pleno de sentimientos, de los más humanos, que saca lágrimas a cualquier ciudadano, por cerca o lejos que se encuentre; cientos de ciudades en toda Rusia, Europa y otros continentes, incluyendo Polonia, China, Siria e Israel, honraron al valiente Ejército Rojo que nunca se rindió ante el nazismo.

No podríamos pensar que tantos polacos y norteamericanos sean tan ignorantes como para caer en la maniobra del odio contra Rusia y el olvido de quienes derrotaron a Hitler, sin embargo existe una ignorancia inoculada, vergonzosamente, con la colaboración de los mismos nazis. Tanto Biden, como todos los inquilinos de la Casa Blanca, financian costosas y especializadas campañas para obligar a los políticos europeos a borrar la hazaña histórica del Ejército Soviético y levantar un muro de odio contra Rusia, sólo por intereses geopolíticos y comerciales, en el empeño capitalista por competir con trampas y sanciones. Toda esta campaña gringa data desde la guerra fría, en la cual los científicos y propagandistas nazis colaboraron, gracias al refugio que les brindó Estados Unidos después de la derrota alemana.

La ignorancia de la historia y la civilización humana bien podría medirse por el conocimiento o desconocimiento de aspectos como la diversidad de credos y culturas, los verdaderos vencedores contra el nazismo y la valoración de los modelos económicos y sociales respecto a la calidad de vida y el medio ambiente. Sería un estudio interesante: qué pueblos reconocen más la diversidad de credos y culturas, quiénes valoran el sacrificio del Ejército Soviético en la derrota nazi y cuánto se admite el modelo capitalista depredador y genocida. Me adelanto a afirmar que Venezuela sería uno de los pueblos más cultos en estos aspectos, tanto así, que la Universidad "Ezequiel Zamora" ha manifestado su interés por participar en la campaña mundial por sembrar 27 millones de árboles en homenaje al mismo número de vidas que sacrificó la Unión Soviética en la segunda guerra mundial y que, de no ser por la llegada de los T-34 a Berlín, europeos, africanos, asiáticos y americanos habríamos sido exterminados o usados por el Ángel Nazi como conejillos.

Pero Estados Unidos tiene muy claros sus objetivos cuando despliega todo Hollywood, la OTAN y la USAID para promover el olvido de la gloria soviética y el odio a Rusia: la referencia civilizatoria que significa el sacrificio soviético de 27 millones de vidas por salvar a Europa, la estrecha solodaridad con las naciones invadidas, el abrazo multicultural con los judíos perseguidos y las religiones desplazadas, la integración de los servicios de inteligencia y contrainteligencia, de tecnología y recursos contra las fuerzas nazis, todo este ejemplo de humanidad del pueblo ruso, equivale, exactamente, al desafío actual de la civilización: la liberación de las patentes vacunales anti Covid y la transferencia de tecnología para elaborarlas. No hay otra comparación; la Unión Soviética lo hizo hace 76 años y Rusia está dispuesta a hacerlo ahora, pero una vez más los capitalistas prefieren el monopolio, el exterminio, la usura y la hegemonía al costo que sea.

Joaquín Rondón – Profesor de la Unellez

@LaGuaratara



Esta nota ha sido leída aproximadamente 614 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor