Céspedes, el Padre de la Patria, el verdadero fundador de la política exterior de Cuba

Ahora que se analizará en Cuba la Ley del Servicio Exterior, considero válidas las reflexiones y consideraciones, pues pudieran contribuir al conocimiento de las raíces y fundamentos históricos en torno a este tema tan esencial de nuestro Estado, que es una continuación de la República de Cuba en Armas, declarada en Guáimaro como parte del proceso revolucionario en 1869.

Consecuente con su afirmación "de que en Cuba solo ha existido una revolución, la que se iniciara por Céspedes el 10 de octubre de 1868, tuvo su continuación con Martí, y con la Revolución de 1959", Fidel, como líder máximo de la Revolución triunfante, en su función de estadista al frente de la República de Cuba, concibió y llevó a cabo una política exterior que tuvo sus raíces en las etapas anteriores, pero alcanzó un desarrollo y trascendencia tan consecuente y gigantesca que ha convertido a Cuba en una potencia política y moral ante el mundo.

Las ideas, hechos y valoraciones sobre política exterior de la Revolución Cubana y de la República de Cuba en Armas tal como han sido expuestos en alocuciones, discursos, mensajes, informes y otros documentos de su máximo dirigente, Carlos Manuel de Céspedes, y de sus órganos representativos, en las comunicaciones a representantes y emisarios de Cuba en el exterior, en las comunicaciones a dignatarios y otras personalidades extranjeras, en las anotaciones en sus diarios y en la correspondencia familiar, nos permiten arribar a determinadas conclusiones que expondremos en forma resumida. (1)

La Revolución Cubana, desde su misma génesis, tuvo el objetivo cardinal de fundar una nación libre e independiente, que se asentada sobre firmes y justos principios liberadores para su pueblo, y fuera, a la vez, un país con una misión internacional trascendente que gozara de la admiración y respeto del mundo.

En estos primeros años de la Revolución y de la República, fue Carlos Manuel de Céspedes la figura que cimentó y cinceló las principales ideas y acontecimientos tanto de la política interior como exterior.

La política exterior tuvo como su fundamento esencial el protagonismo del pueblo cubano en su heroica lucha, y en las ideas y propósitos que presidían la guerra, así como también, las estrategias, vías, actuación y forma práctica, de llevarla a cabo frente a una potencia tan poderosa como España.

La política exterior no fue sólo un enunciado teórico y de principios, sino que tuvo una realidad organizacional dentro del gobierno constituido: un Departamento de Despacho o Secretaría de Relaciones Exteriores, con los funcionarios correspondientes a tales fines. Como componente del sistema se designaron Ministros Plenipotenciarios, Enviados Especiales, representantes o agentes confidenciales, según el caso, en el exterior.

Por razones diversas, al primer país al cual se envió una representación fue a los Estados Unidos de América, explicando en forma detallada las razones y propósitos de la Revolución Cubana, y solicitando el reconocimiento de la beligerancia y otros gestos de simpatía. Se remitieron mensajes al Presidente de los Estados Unidos y a otros políticos de ese país. Pero todas las gestiones reiteradas no produjeron resultado positivo alguno. Como conclusión de ese proceso largo, Céspedes llegó a establecer la diferencia que reconocía entre el pueblo y el gobierno norteamericano. Sobre este último dejó su convicción y su conclusión para la historia: "Por lo que respecta a los Estados Unidos tal vez esté equivocado; pero en mi concepto su gobierno a lo que aspira es a apoderarse de Cuba sin complicaciones peligrosas para su nación y entretanto que no salga del dominio de España, siquiera para constituirse en poder independiente; este es el secreto de su política y mucho me temo que cuanto haga o proponga sea para entretenernos y que no acudamos en busca de amigos mas eficaces o desinteresados."

Y junto al juicio certero y profundo de adivinar las reales intenciones de los Estados Unidos, la decisión de modificar y retirar la representación oficial en aquel país, según expresara: "Se habrá usted enterado de las resoluciones que puesta la mano en mi conciencia, me he visto en el caso de adoptar, atendidas las actuales circunstancias. No era posible que por más tiempo soportásemos el desprecio con que nos trata el gobierno de los Estados Unidos, desprecio que iba en aumento mientras más sufrido nos mostrábamos nosotros. Bastante tiempo hemos hecho el papel del pordiosero a quien se niega repetidamente la limosna y en cuyos hocicos se cierra con insolencia la puerta. [...] No por débiles debemos de dejar de tener dignidad."

Los países latinoamericanos fueron vistos como patrias comunes, y a ellos se recurrió en busca de solidaridad y apoyo moral y material. Chile, Méjico, Ecuador, Brasil, Argentina, Colombia, Costa Rica, Venezuela, Bolivia, Perú, El Salvador, Honduras, Santo Domingo y Panamá, fueron países que alcanzaron especial relieve según consta en los documentos oficiales firmados por Céspedes o simplemente mencionados en determinados informes y apuntes de sus Diarios.

Las relaciones con Puerto Rico, también colonia de España, se enfocaron tempranamente como un compromiso compartido de contribuir a la emancipación de ambos pueblos.

La cercanía de Jamaica, hizo de esta colonia británica un punto estratégico para las comunicaciones y expediciones, con una representación confidencial para tales fines.

Los países de Europa, por su importancia en la política internacional, merecieron la especial atención de la política exterior cubana. Preferente fue esta atención con España, la potencia colonizadora, cuyos representantes en la Isla y los Reyes recibieron comunicaciones oficiales para dar a conocer los propósitos e ideas de la Revolución Cubana, para la búsqueda de soluciones para humanizar la guerra y lograr que esa potencia reconociera el derecho del pueblo cubano y concediera la independencia de Cuba. Las apelaciones a reyes y dirigentes republicanos de España sólo encontraron oídos sordos y la empecinada actitud de practicar una guerra de exterminio, y el empleo de cuantos recursos humanos y materiales fueran necesarios para sofocar el movimiento emancipador.

Las intenciones del establecimiento de relaciones, la búsqueda de comprensión y solidaridad por parte de Francia, Inglaterra, Italia; así como la atención y referencias a acontecimientos ocurridos en otros países como Alemania, Rusia, Suecia, Sajonia y Turquía, constituyen testimonios concluyentes de la vocación del líder revolucionario cubano por la política internacional y la importancia que le confería aún en las circunstancias difíciles y extremas por los que atravesaba la Revolución Cubana.

La intención de compromiso de ayuda mutua entre irlandeses y cubanos y sus propósitos independentistas, constituye otro elemento de valor a tener en cuenta ya que ofrecía recursos materiales y financieros para apoyar la causa de Irlanda, una vez lograda la independencia de Cuba.

La política interior y exterior de la Revolución Cubana se nutrió con la participación de los hijos de distintos pueblos, que asumiendo los ideales y aspiraciones del pueblo cubano, se enrolaron en el Ejército Libertador, y ya como soldados o jefes, lucharon amalgamados con los cubanos, sufriendo los rigores y sacrificios de la lucha, o entregando sus vidas por la redención de la patria. Esto tuvo un alcance y significación mayor con la emancipación de los esclavos de origen africanos y de los siervos chinos, que incorporados como hombres libres a nuestro pueblo y a su Ejército Libertador, constituyeron una fuerza formidable de la Revolución.

De estas raíces históricas de nuestra nacionalidad, surgió el espíritu, la vocación, el compromiso y la práctica internacionalista de nuestro pueblo.

- Céspedes definió en su tiempo, o sea, en aquella etapa de la revolución, la política con respecto a la emigración de los cubanos, que se corresponde con la seguida en la etapa de la revolución y el pensamiento de Fidel y sus sucesores, según expresó en la carta dirigida al Presidente de la Cámara de Representantes, de fecha 29 de octubre de 1871.

Como parte de la política exterior para romper el aislamiento de un levantamiento armado que tenía como principal escenario las zonas rurales y montañosas de Cuba, y para lograr que su voz se abriera paso y encontrara oídos receptivos en el mundo, se confirió una gran importancia a la prensa, lo que se demuestra en la creación y publicación del periódico "El Cubano Libre" como órgano de la Revolución. También en el hecho de que procuró que la prensa extranjera reflejara y se hiciera eco en forma realista de la situación de la guerra en Cuba y de los ideales e ideas que le servían de fundamento. Significativo al respecto fue el libro La Tierra del Mambí, de James O`Kelly.

Esta cuestión estratégica se sustentaba en la convicción de Céspedes de que, según expresara, "esa es hoy la lengua de los pueblos. El que no tiene periódicos está mudo: nadie lo conoce: nadie lo procura. Es preciso hablar al mundo por la imprenta, o morir solo en un rincón..."

En conclusión, el Padre de la Patria fue el verdadero fundador de una política exterior sabia, digna y de hermandad de Cuba con el resto del mundo.

En el siglo XIX José Martí fue el esclarecido continuador de las doctrinas sobre la política exterior de la Revolución Cubana. Contó con la experiencia de líder del Partido Revolucionario y organizador de la nueva guerra de independencia iniciada el 24 de febrero de 1895. Desgraciadamente, con su temprana muerte el 19 de mayo, no pudo desarrollar en la práctica su visión extraordinaria de lo que hubiera podido ser su papel de estadista y, por lo tanto, desarrollador y ejecutor de la política exterior de la nueva república cubana.

 

(1) FUENTE: El libro del autor titulado Céspedes y Martí y la política exterior de la Revolución Cubana.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 321 veces.



Wilkie Delgado Correa


Visite el perfil de Wilkie Delgado Correa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: