Guerra biológica, la nueva guerra mundial

Desde que los EEUU no logró tomar el control en Siria y la coalición productiva de los nuevos tiempos China – Rusia avanzan en la construcción de una nueva geometría del poder, sin coadyuvar a los países libres e independientes para hacer del control en sus naciones aplicando la fuerza militar y con ello la asfixia financiera, sin contar la guerra comercial ejercida por parte del gobierno de Donald Trump en contra de China, aplicando sanciones a diferentes empresas e insumos para la agro - producción estadounidense, a generado descontrol por parte de la administración Trump y es a finales del año 2019, después de una actividad deportiva militar en la ciudad de Wuhan (7º juegos mundiales militares), cuando se atribuye la inoculación del virus por parte del gobierno estadounidense utilizando y sacrificando a jóvenes deportistas estadounidenses.

Estos movimientos le han dado mucho que hablar en la administración Trump al ver como pierden hegemonía ante el mundo acostumbrado a una política unilateral, ya que, con ese estilo de gobierno, los países que no estén alineados al pentágono, tendrán que padecer guerras de liberación según la postura estadounidense, tanto así, que en el congreso de los EUA, existen administraciones diplomáticas encargadas de estudiar y poner control en países no demócratas tildados de comunistas; sin contar las acciones y asentamientos militares en distintas naciones para obtener control territorial en función a los intereses de la política de los EEUU.

En función a la perdida y control hegemónica política y territorial producto de la nueva postura multilateral a causa de la pugna de la nueva acción de los pueblos para obtener la libertad y autodeterminación, a finales del año 2019, surge un fenómeno de ataque a la salud de China que se fue expandiendo al mundo para crear una matriz de opinión mundial y ataque comunicacional al imperio naciente chino con la aparición del COVID – 19¸ dicho movimiento tiene como finalidad generar un pare de funciones de inversión por parte de la política china en los distintos territorios de la geografía mundial; razón por la cuál, la planificación de la inoculación del dicho virus, no tiene otra lectura, sino, el ataque a una política de cambio en diplomacia y producción de nuevas técnicas y tecnologías.

Dicho esto, hace referencia a como el desespero por parte de la administración Trump por ir perdiendo la supremacía hegemónica mundial, da un ataque certero al mundo desde el punto de vista epidemiológico utilizando como centro una ciudad china, centro del poder tecnológico, industrial y con distintas universidades encargadas de la formación de mano de obra capacitada para el crecimiento mundial tecnológico; haciendo creer que es China la responsable de los asesinatos de seres humanos y a su vez manipular los principales medios de comunicación con falsos positivos y responsabilizar al gobierno chino de las causas del virus.

Una vez aplicado el virus y verse expandido en Europa y luego al resto del mundo, la Organización Mundial de la Salud, se pronuncia el 16 de marzo del año corriente, al decir que esta expansión se transformó en una pandemia por sus implicaciones ante la salud mundial. Una vez generada tal opinión por expertos en salud, se comienzan protocolos acordes para obtener los mayores beneficios en la preservación de la especie humana, sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos, continúa el ataque global sin medir consecuencias de sus acciones con bloqueos económicos y financieros y con ello responsabilizando al gobierno chino de colocar el virus en el mundo.

Por estas razones, es inevitable dejar de pensar que en la nueva historia contemporánea mundial, el imperio de los EEUU es el responsable del ataque mundial por medio de una nueva versión de ataque bacteriológico debido a que su economía esta actualmente debilitada para invertir en el parque de armas con horas – hombre en un campo de batalla y con ello reordenarse desde el punto de vista de control territorial pero su pensamiento y acción de apartheid y Ku-klu-klan, le impiden direccionarse debido al nuevo comportamiento y orientación de los pueblos para protestar por su libertad y con ello preservar su vida de los ataques bacteriológicos aplicados por el gobierno de los estados unidos como estrategias conspirativas a los gobiernos demócratas del mundo.

Para nadie en un secreto que las practicas antidemocráticas del gobierno de los EEUU, son conspirativas y avanzaron con la aplicación de una tercera guerra asimétrica, la cuál están perdiendo en el terreno de salubridad y diplomacia, ya que, ni en su territorio hay condiciones para preservar la vida de sus ciudadanos; en el marco de esas acciones, es ahora el gobierno ruso quien junto al chino están avanzando en la fabricación de la vacuna contra dicho virus y han colocado sus mejores intenciones de apoyo a los pobladores del mundo, como ejemplo de una nueva doctrina humanista mundial.

Por último, es vital acertar que desde enero del año corriente, el mundo esta viviendo una nueva guerra mundial por medio de la aplicación bacteriológica utilizando como foco un país enemigos para el gobierno de los EEUU y con visión de extensión mundial y ello es responsable el gobierno estadounidense, producto de la perdida hegemónica y con desespero militar por no poder accionar en una guerra convencional, ya que, no le es conveniente verse inmersos de forma directa pero si utiliza a gobiernos aliados de dicha políticas antidemocráticas, asesinas y excluyentes sociales, es por ello, la razón de alertar al mundo que lo vivido en tiempos modernos es causa de la acción de Donald Trump para destruir a pueblos y gobiernos progresistas para no perder su control mundial.

Estamos inmersos en una guerra mundial provocada por la expansión de un virus, aunque, traten de esconder su verdadera intención; teoría neo maltusiana, control territorial, reordenamiento geopolítico, control comercial y pérdida de hegemonía mundial por parte del gobierno estadounidense por una parte y por otra la aparición de un nuevo orden mundial y financiero, es inevitable ver como la configuración de poderes político mundiales están jugando en el ajedrez y es los EEUU como epicentro sionista quien coloca la cepa para avanzar con una guerra mundial biológica buscando opacar un nuevo orden mundial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 984 veces.



Jesús A. Sanchez H.

Educador. Miembro del equipo PSUV sector universitario.

 jash79.jesusalberto@gmail.com

Visite el perfil de Jesús A. Sanchez H. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús A. Sanchez H.

Jesús A. Sanchez H.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas