La vieja Fedecámaras venezolana en Costa Rica

En América Latina, existen Tres Fedecámaras, una en Venezuela, la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción. Otra en Argentina, la Federación de Cámaras y Centros Comerciales, y una más en Costa Rica, la Federación de Cámaras de Comercio y Asociaciones Empresariales.

Fedecámaras Venezuela, es la principal organización de gremios empresariales, conformada por empresarios de todos los sectores económicos del país. Esta organización está conformada por los sectores económicos: comercio y servicios, industria, construcción, turismo, financiero, seguros, agrícola, pecuario, minería, energético, transporte, telecomunicaciones, sector inmobiliario y medios de comunicación.

Su Presidente actual, es el empresario Ricardo Cussano, para el periodo 2019-2021. Uno de sus objetivos es reunir a todos los gremios y empresas venezolanas.

Fedecámaras Argentina, es una organización patronal de tendencia política de izquierda; entidad que representa los intereses de pequeños y medianos comerciantes, y muchas veces también de los consumidores.

Fedecámaras Costa Rica, su fecha de fundación es el año 1984.

En el caso de Fedecámaras Venezuela, a partir de la ascensión al poder de la Revolución Bolivariana, ha habido y se mantiene un conflicto, por la forma de interpretar el desarrollo económico, entre el Estado revolucionario, que considera que el Estado es el eje central para organizar las fuerzas económicas y sociales del país; y el sector comercial y empresarial, cuya visión, de carácter neoliberal, representada por el sector privado que considera que el mercado debe ser el motor del crecimiento económico.

Lo máximo de este conflicto se sucedió, el 11 de abril de 2002, durante el Golpe de Estado en Venezuela, cuando el presidente de Fedecámaras el empresario Pedro Carmona Estanga, uno de los promotores del Golpe, redactó un Acta de Constitución del Gobierno de Transición Democrática y Unidad Nacional, conocido como el Decreto Carmona, donde se constituyó un nuevo gobierno de facto, presidido por Carmona Estanga, quien disolvió la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, suspendió al Fiscal General de la República, al Contralor General, a los Gobernadores y Alcaldes electos, y se auto juramentó como Presidente de la República de Venezuela.

Por supuesto, Fedecámaras Venezuela, siempre ha estado en contra de las políticas económicas y sociales del Estado Bolivariano, por su cercanía al Socialismo y por su preocupación por el pueblo vulnerable. Priorizando sus intereses económicos por encima de las necesidades del pueblo venezolano.

En el caso de Fedecámaras Costa Rica, cuyo presidente actual es el comerciante Francisco Llobet Rodriguez de la Cámara de Comercio Industria y Turismo de Alajuela, es alarmante como durante los últimos periodos presidenciales, ésta se ha venido acercando a las políticas gubernamentales, por ejemplo, las del actual presidente Carlos Alvarado.

Esta cercanía se traduce en impresiones, propuestas y colaboración para trabajar conjuntamente, en temas como: gasto público, restricciones al sector importador y comercial, tramitología, contrabando, educación dual, empleo e inseguridad jurídica y ciudadana; temas que se necesitan para solucionar a nivel de país en conjunto, para fomentar una mayor inversión y por ende un mayor empleo y recaudación fiscal. Inversión, empleo y recaudación fiscal, elementos prioritarios para Fedecámaras Costa Rica.

En este sentido, últimamente, un grupo de políticos, empresarios y dueños de medios de comunicación conformaron un influyente grupo que firmó un Convenio de Cooperación con el Gobierno de la República de Costa Rica, entre los personeros están: André Garnier, fundador y ministro de Enlace con el Sector Privado de la Asociación Horizonte Positivo, quien tiene personas ligadas a esta Asociación que han sido, al menos, cuatro exfuncionarios públicos, entre ministerios y embajadas, y cuatro familiares de figuras públicas, dos de las cuales ocupan puestos en el Gobierno.

El grupo lo completan empresarios provenientes de diversas áreas como la construcción, el comercio, la agroindustria, las finanzas y medios de comunicación, algunos de ellos cuestionados en el escándalo de los "papeles de Panamá".

Le siguen, los hermanos Alfredo, Carlos Federico, Gastón, Jorge y María José Monge de las empresas Importadoras Monge, Sergio Egloff, miembro del grupo La Nación, Tomás Dueñas ex embajador, Fernando Ocampo, del equipo negociador del TLC.

Todos estos personajes, incluyendo otros relacionados, son catalogados como empresarios de Alto Perfil, dueños de empresas reconocidas en el país, a saber:

Rodrigo Uribe Sáenz, presidente del Grupo Cuesta Moras, dueños del centro comercial Oxígeno, y las farmacias Fischel y La Bomba; Cristina Masis Cuevillas, gerente de Mercado de Valores; Steve Aronson, fundador de Café Britt. Eladio Bolaños, presidente de AMCO; Francis Durman, del Grupo Montecristo; Amadeo y Javier Quirós, del Grupo Purdy Motors. También sobresalen los nombres de Wilhelm Steinvorth, presidente de Florida Ice & Farm Company (Fifco) y René Picado, presidente de Televisora de Costa Rica (Teletica).

Para concluir deseamos reseñar como el diputado José María Villalta, afirmó en una reciente entrevista, como la administración del presidente Carlos Alvarado, se ha olvidado de muchos sectores de la sociedad y gobierna para beneficio de un grupo selecto, como los accionistas de La Nación, ellos dicen "Carlos haga esto" y él lo hace. Hará lo que le digan los accionistas de La Nación y ¿qué le van a decir? "A nosotros no nos toque, aumente, si quiere, el IVA al 15%".

Cualquier parecido con la vieja Fedecámaras en Venezuela, es pura coincidencia. Ojala no se repita el ejemplo de la Fedecámaras venezolana en Costa Rica, para esto es necesario que el pueblo tico se organice, se una y tome las riendas de su propio destino.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 796 veces.



José Amesty


Visite el perfil de José Amesty para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: