Cuentos de un derrotado

"Las palabras no son neutras. Pero las palabras tampoco significan una sola cosa, ni expresan unívocamente un solo sentido"

(Rigoberto Lanz)

John Robert Bolton, un "halcón" convicto y confeso, un burócrata por antonomasia, ha desempeñado responsabilidades diplomáticas en varias administraciones republicanas. La última: ser el Jefe de Seguridad Nacional de los Estados Unidos en la Administración de Donaldo Trump entre abril de 2018 y septiembre de 2019. Ha escrito un libro titulado: The Room Where It Happened: A White House Memoir (La habitación donde sucedió: una memoria de la Casa Banca). Ese texto, al menos por el capítulo dedicado a Venezuela, que ya ha sido difundido, podríamos calificarlo, sin miedo a equivoco, "Cuentos de un fracasado".

Como cualquier persona con reconcomio, el señor Bolton, se dedica a narrar los "intríngulis" de todas las veces que ideó y planificó cómo salir de Nicolás Maduro y en todas no pudo.

De esos "Cuentos de un fracasado" o como el mismo dice: "una historia de veinte años de oportunidades perdidas", destacaremos algunos aspectos que nos parecen importantes para efectos del futuro de la revolución bolivariana, sin hacer alusión a la cantidad de falsedades que dice en relación con la ignorancia de su gobierno sobre muchas acciones de la oposición venezolana.

1. Queda claro que los gobiernos estadounidenses como administradores de la "cosa pública" responden al interés nacional de los "poderes fácticos" (o el "Estado Profundo"), que son los que realmente manda al interno de esa nación y los que marcan la pauta en la política exterior.

Un "interés nacional" que esos poderes han vendido como societal e iguales para todos, para los líderes políticos y los ciudadanos, los millonarios y los pobres, los blancos y los negros, para el empleado y el desempleado, para la mujer y el hombre.

Y eso lo reitera una y otra vez el señor Bolton al sostener que el "régimen ilegal de Venezuela" es "uno de los más opresivos del hemisferio occidental" y que era necesario "resucitar la Doctrina Monroe luego de los esfuerzos de Obama y Kerry por darle sepultura". Incluso contemplando la "opción militar", para luego quedarse con Venezuela porque "realmente es parte de los Estados Unidos".

Más allá de la "desavenencias", "desacuerdos" y "contradicciones" entre Trump y Bolton, que son circunstanciales, lo importante son los intereses nacionales estadounidenses que han declarado a nuestro país "una amenaza"

Así que eso hay que tenerlo muy en cuenta.

2. De sus cuentos también queda claro que en política exterior la administración Trump como todas las administraciones de ese país, actúa con mucho pragmatismo, al estilo de lo ya planteado por William James. Pese a que Trump apoyó públicamente al opositor Guaidó como "presidente" de Venezuela y aunque haya dicho que "este muchacho (Guaidó) nadie lo reconoce" o lo llame el Beto O' Rourke de Venezuela, ha estado jugando con las divisiones internas dentro del chavismo.

En ese sentido, el señor Bolton menciona en ese capítulo, nombres y apellidos de personajes del gobierno bolivariano con los cuales ellos hicieron contacto para "quitarle piso de sustento al presidente Nicolás Maduro", incluso hace alusión a referencia y lugares de esos contactos.

Ahora bien, más allá de las cizañas que pueden estar presentes en sus palabras, lo importante es estar claro que las traiciones siempre han estado presente en torno al poder. Ya el presidente Hugo Chávez fue víctima de ellos el 11 de abril del año 2002 y ni que hablar de las traiciones de Santander a Bolívar.

Así que la inteligencia debe estar actuando para evitar sorpresas de último momento y que puedan retrotraer la historia. Recordemos lo que pasó recientemente en Bolívar con Evo Morales.

3. El señor Bolton plantea el dilema de ganar o perder. Sus cuentos, sus dramas, sus diferencias con el secretario del Tesoro, el banquero Steven Terner Mnuchin, sus plantes fracasados con la oposición venezolana, con la que se jugó todo, indica que él perdió, primero, porque fue despedido ni son ni ton por su jefe Donald Trump en septiembre de 2019 y, segundo, porque Nicolás Maduro Moros sigue siendo el presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Lo anterior vendría confirmar lo que dijimos en un artículo publicado por este mismo portal el 29/10/2019, titulado "El vergatario" o lo que, según Bolton, comentó Trump: "Siempre dije que Maduro era duro"

Por eso, el que se anota con perdedores consuetudinarios no puede esperar resultado victorioso.

4. Por último si alguna verdad encierran las palabras de John Bolton son las siguientes: "la Organización de Estados Americanos" es "desde hace mucho una de las más moribundas organizaciones internacionales".

Pobre Luis Almagro, para lo que quedó, para ser el Secretario General de una moribunda organización.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1168 veces.



Franklin González

Doctor en Ciencias Sociales, UCV. Sociólogo, Profesor Titular, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Profesor de Postgrado en la UCV, la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela y en el Instituto de Altos Estudios ?Pedro Gual? del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores. Fue embajador en Polonia, Uruguay y Grecia.

 framongonzalez@gmail.com

Visite el perfil de Franklin González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franklin González

Franklin González

Más artículos de este autor