El mundo que todos conocemos, cambió para siempre

Desde el derrumbamiento del murro de Berlín, la MKR, tomó la rienda absoluta del globo. Muchas mentiras, engaños, violaciones a los derechos humanos, los irrespetos a las normas, leyes y acuerdos internacionales, las pérdidas de los sentidos comunes y los continuos ataques a las naciones libres, son incesantes, constantes y seguidos.

El conocimiento y razonamiento es una ilusión, mientras lo compasivo y comprensivo es una alucinación, en cambio la honestidad y honorabilidad se encuentra en otra dimensión, lo endiablado y desalmado, es la única visión, y finalmente las tosquedades y brutalidades serían la estimable noción.

En el 2012, se presumió que la señora de origen francés, que tiene 64 años de edad, en la actualidad, Christian Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional, Dijo: "Los ancianos viven demasiado y es un riesgo para la economía global, tenemos que hacer algo, ¡y ya!" luego ella conjuntamente con el FMI, desmintieron esta declaraciones. A principio de 2019, la señora Lagarde renunció al cargo del FMI, para tomar las riendas casualmente de la presidencia del Banco Central de Europa, el continente donde abundan los viejos. Lo que sí es indiscutible, el teniente gobernador de Texas, Dan Patrick 69 años de edad dijo: "Muchos abuelos están dispuestos a morir para salvar la economía de sus nietos." Pero él no lo estaría.

Ciertamente, el FMI, tiene un problema de longevidad de los ancianos, habría que solucionar el riesgo que causarían los ancianos a la economía global. Causalmente el Coronavirus, exclusivamente mata en su mayoría los ancianos, y enfermos, son otras de los sinfines de simples casualidades de nuestra vida. A simple vista, se vislumbra la eliminación de los conceptos de jubilaciones, pretendiendo mantener a los terrícolas racionales, en una esclavitud eterna, sin sus merecidas pausas o retiros, trabajarían hasta que cruce la edad de la línea roja establecida accidentalmente por el COVID-19. Por último, ¿Será que ELLOS, pretenden arrebatar el papel, Del Más Grande, Dios, exponiendo y decidiendo quien vive y quien muere, en su reinado?

El 31 de mayo del 2014 otro miembro de la elite, Kissinger dijo: "Controla los alimentos y controlarás a la gente, controla el petróleo y controlarás las naciones, controla el dinero y controlaras el mundo" le faltó exponer, controla los fármacos y esclavizará la humanidad."

Aproximadamente hay 450 millones de servidumbres, inducidos con diabetes, tendrían que cancelar diariamente sus dosis a su ingrata dependencia de insulina, de lo contrario no tendría el derecho de existir. Más de 200 millones de inocentes e inducidos cautivos con cáncer, anualmente asumirían los gastos para pagar los costosísimos quimios y radioterapias.

La inmensa mayoría de las enfermedades existentes son sospechosamente curables, pero las trillón-arias patentes, de las diversas y cuantitativas drogas registradas, certificadas, consumidas y sufragadas a diario, por los designados y señalados donantes, mantendría subordinados, supuestamente a los ejecutores y engendradores de su propio padecimiento, desembolsando la filiación hacia su subsistencia, o seria otra casualidad. Habría que ser bien obtuso, para negarlo o confirmarlo, pero cuando el rio suena es porque piedra trae.

En otras latitudes, el agente de la Nueva Orden Mundial, Zbigniew Brzezinski, asesor del ex presidente EEUU, Barak Obama, conmemoró, recordó y testificó uno de los primeros conceptos de la centenaria, Reserva Federal Norteamericana, atestiguando y certificando su obediencia a MKR. Cito: "Es más fácil matar a millones de personas que controlarlas". Lo más asombroso es que siempre salen con la suyas, haciéndose de victimas, siendo ellos los victimarios.

El mundo que todos hemos conocidos antes, cambió para siempre, los viejos de 70 años o más solo serán de exclusividad de los que podrían costear los tratamiento del coronavirus, en pocos años los ancianos de la clase media y pobres serian de casualidades. La MKR, implementó por la fuerzas a los aterrorizados humanoides, el fiel cumplimiento de la nueva orden mundial. El daño ya está hecho, el asesino biológico es vertiginoso, y anda libre en el medio ambiente global, programado específicamente para exterminar, casualmente, raramente y sorpresivamente los mismos acogidos, o prisioneros de los campos de concentración Nazi (Khazar) durante la II, GM, los ancianos, débiles y enfermos.

El coronavirus ya se encuentra en la atmósfera terráquea, seguirá estando hasta que integramente cumpla su Khazar objetivo, deshacerse fundamentalmente de las cargas e inútiles para laborar en la gran corporación Khazar, porque sería una impuesto a la inestable y malnacida economía global, o es otra sorpresiva eventualidad del destino. Su misión podría tomar meses, inclusive años, pero sus objetivos finales de exterminaciones, son irreversibles.

Europa, por su población adulta, y todos los países pobres, serían los más inquietados. Aunque venzan, aíslan y matan el Coronavirus, a través de centenas en vez de cuarentenas, oh mejor aun que aparezca de una vez por toda la vacuna, desgraciadamente, la abrupta humanidad se olvidó de una pequeña e insignificante perspectiva. La mano peluda y fea que implementó desde el principio el virus, ELLOS dirigieron y produjeron el sangriento, continuo y constante largometraje llamado, el pequeño gran asesino, COVID-19, pudiese hacerlo de nuevo o inclusive soltar algo más mortífero.

Como lo dijo en antes el valeros e imprescindible, Vladimir Putin, cito: "Si un perro te muerde, no persigas al animal, sino ve tras su dueño." Las tres preguntas serian. ¿Cuándo se va a denunciar, juzgar y condenar, a ELLOS? ¿Cuándo divulgaran a la humanidad quienes son, ELLOS? ¿Por qué la humanidad se les prohíbe conocer el chantaje de, ELLOS?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 563 veces.



Jaled Ali Ayoub Bazzi


Visite el perfil de Jaled Ali Ayoub Bazzi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaled Ali Ayoub Bazzi

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Más artículos de este autor