Bolivia: La legitimación de un Golpe de Estado:

Preocupa como se ha venido institucionalizando el golpe de estado en Bolivia. Se ha impuesto el discurso de facto.

Todos los sectores hablan de elecciones bajo la agenda golpista. Es un método muy usado, y con éxito de la derecha en África: dan un golpe de estado, prometen prontas elecciones para que los organismos internacionales se queden tranquilos, y para que los movimientos internos se entretengan. Mientras, se posicionan en las instituciones de poder, electorales, justicia, y, en primer orden, económicas, lo cual les garantiza "ganar" las elecciones o, en caso contrario, quedarse con el poder real.

Las omisiones cometidas por el liderazgo del MAS, debido a la coacción y arremetida sanguinaria del fascismo, las usan los golpista para presentarse como legales ante el mundo, que no termina de creer como el gobierno más exitoso de la región fue derrocado, y menos por qué siendo mayoría en el Congreso el partido de Evo Morales, ni siquiera discutieron si las renuncias eran o no válidas, para que al menos quedará el testimonio histórico de lo que realmente pasó puertas adentros, porque puertas afueras, todos presenciaron la masacre y represión operada por Camacho y sus Comités Cívicos de Santa Cruz.

En la ONU se sienta un embajador boliviano del golpismo, y es aceptado. Nadie pidió un informe de los hechos, una interpretación constitucional, una preocupación por los derechos civiles de las autoridades obligadas a renunciar.

Ya consumados violadores del derecho internacional como la Unión Europea y el Grupo de Lima, reciben con beneplácito al ilegitimo gobierno que de inmediato se suma a las filas del "todos contra Venezuela". La nueva dictadura de Bolivia, impuesta por los militares y la policía, se cubre del manto de "democracia" usado por la ultraderecha internacional.

Al no protestar los movimientos populares bolivianos, empezando por el MAS contra las ilegitimas decisiones de hecho y de derecho, y mantener una coexistencia con los golpistas en la Asamblea Nacional, la imagen que trasmiten es la de que se resignan a los designios de la dictadura de Camacho, cuya cara visible es Añez, un personaje que al igual que en Venezuela, nadie conocía, salvo por sus publicaciones racistas en las redes contra los indígenas y luego por un video porno, que bien pudo ser parte de una estrategia de marketing, como las que usan en la farándula.

Pierden fuerza las banderas de: "Evo es presidente legítimo"; "No a la dictadura"; "Fuera los golpistas".

La derecha ha impuesto por la fuerza y mediáticamente la renuncia de Evo y demuestra que controla el uso de la violencia de estado. La voz de los movimientos populares ha sido reducida a denunciar la violación de los derechos humanos de una manera que hace ver que "los violadores son el gobierno actual" y no un gobierno de facto. En algunos momentos llaman presidenta y ministros a los golpistas.

La gran cortina es el tema electoral, camisa de fuerza que le han puesto a todos, incluso al alto liderazgo del MAS, a actuar solo en función de unas dudosas elecciones.

La derecha trabaja para bajar el volumen a la protesta anti neoliberal en América con métodos violentos y con el desgaste. Lo hace en Ecuador, Chile, Colombia, Honduras, Panamá, Haití, Bolivia.

Esperemos que el Encuentro Internacional en Caracas, del 22 al 24 de enero, se aborde este tema. Que en Bolivia, en el MAS de Evo, se prendan las alarmas, de lo contrario, las elecciones legitimaran esta trágica noche neoliberal.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 839 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a286274.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO