La violencia, el terrorismo y los narcos cultivos en Colombia

Trump hacen la vista gorda a la droga Colombia en EEUU

En este nuevo artículo nos pareció importante señalar, que Colombia y el Grupo de Lima, utilizaran las fronteras con Venezuela, para crear una farsa sobre una ayuda humanitaria, para ingresar producto enviados por EEUU, en mal estado y varias personas han muerto, pero lo más peligroso es los falsos positivos, sobre hechos de violencia en las fronteras, por los grupos guarimberos venezolanos, en la quema de camiones en los puentes, entre Colombia y Venezuela, como una farsa musical con cantantes por gringos, para intentar una agresión con la anuencia del narco Duque y sus familia, como los inmorales presidentes de Chile Piñera y el fascista presidente Marito de Paraguay y los funcionarios de EEUU y la amenazas de una intervención armada.

En ese sentido el farsante Juan Guaidó, que ha llegado a manifestar en Colombia, que las muertes de venezolanos son parte de una guerra civil necesaria, pero el fracaso de la pantomima en la frontera del lao colombiano, y los ataques de los grupos violentos, pagados por funcionarios de Colombia y el mismo intento de esta farsa, llevo a la ruptura de relaciones por parte del gobierno de Venezuela.

En respuesta a la bravuconada y la violencia creada por Colombia y EEUU, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofreció una entrevista con la cadena estadounidense ABC News en la que se refirió al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, y al apoyo que le da Estados Unidos a Guaidó, quien se proclamó presidente interino de Venezuela el 23 de enero. "Él tendrá que enfrentar a la justicia", dijo Maduro sobre el regreso a Venezuela Guaidó, que desde el pasado 22 de febrero se encuentra en territorio colombiano. "Él no puede ir y venir y la justicia le tenía prohibido dejar el país. Yo respeto las leyes".

La violencia, el terrorismo y los narcos cultivos en Colombia

Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de 2018, fueron asesinados 311 líderes sociales. La violencia contra defensores de derechos humanos se recrudeció después de la firma de los acuerdos de paz.

La creciente ola de homicidios de líderes y defensores de derechos humanos en las regiones que más se vieron afectadas por el conflicto armado sigue preocupando. Después de la firma del acuerdo de paz, los sectores sociales han luchado por reestablecer el tejido social en sus territorios, por reclamar sus tierras y devolver el progreso que la guerra les negó por más de 50 años.

Estos hechos de violencia se presentan en los lugares más azotados por el narcotráfico, donde hacen presencia bandas criminales y otros actores ilegales, que impiden el desarrollo del posconflicto. Lo paradójico es que, aunque en el país se han reducido los homicidios, día a día se conocen nuevos casos de colombianos asesinados que ejercían un liderazgo importante en su comunidad.

Las víctimas más recientes fueron Margarita Estupiñán, asesinada en Tumaco, municipio del departamento de Nariño, que tiene uno de los mayores índices de violencia del país; Ana María Cortés, Gerente de la Campaña de Gustavo Petro en Cáceres (Antioquia); Felicinda Santamaría, en Quibdó (Chocó), y Luis Barrios Machado, en Palmar de Varela (Atlántico).

Hay desacuerdos en las cifras de líderes asesinados

No existe un consenso por parte de las autoridades y organizaciones sobre el número de personas muertas a la fecha, lo que hace difícil establecer y verificar cada uno de los casos. Según el informe presentando el pasado mayo por La Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y popular, La Marcha Patriótica e Indepaz, 123 líderes y defensores de DDHH han sido asesinados durante el 2018.

Sin embargo, la cuenta que lleva el Ministerio del Interior es menos robusta, ya que a hoy ha verificado la muerte de tan solo 33 líderes sociales. Por su parte, la Defensoría del Pueblo habla de 311 dirigentes muertos. La entidad señaló que Cauca es el departamento que más reporta defensores asesinados, con 78. Le sigue Antioquia con 43, Norte de Santander con 21, Nariño con 18, Valle del Cauca con 16, Chocó con 16, Risaralda con 14 y Arauca con 13.

La Organización de Naciones Unidas, no solo señaló que con "el recrudecimiento de la violencia" en estos departamentos se hace imposible construir una "paz estable y duradera" sino que instó al gobierno a "reforzar las medidas de prevención, protección e investigación para garantizar el derecho a la vida de los colombianos.

Desde hace ocho años y hasta la fecha, 4.770 menores dejaron sus vidas en hospitales y rancherías, convirtiéndose en escalofriantes cifras que no han sensibilizado a gobernantes y entidades involucradas en este flagelo. Al dar a conocer esta triste realidad, el magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos afirmó que "esto es una barbarie".

Lo hizo en la audiencia pública en la que el alto tribunal, junto a la Procuraduría General de la Nación, abordó en Riohacha las "problemáticas estructurales" que se describen en la sentencia T302, a través de la cual se declaró el estado de cosas inconstitucional en el departamento de La Guajira, donde este año han muerto 39 niños por desnutrición o causas asociadas a esta.

Trump hacen la vista gorda a la droga Colombia en EEUU

Colombia sigue siendo el principal productor de cocaína del mundo al registrar aumentos históricos de las plantaciones de coca y de su capacidad para producir esa droga en 2017, según informó ayer miércoles la ONU. Los cultivos de hoja de coca crecieron 17% hasta 171.000 hectáreas, mientras que el potencial de producción de cocaína subió 31% respecto de 2016 a 1.379 toneladas, un récord desde que comenzaron estas mediciones en 2001, dijo la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc).

"Quiero expresar mi profunda preocupación por la cantidad de dinero que mueven las drogas ilícitas", dijo el representante en Colombia de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc), Bo Mathiasen, en la presentación del informe anual. En 2016 los sembradíos ilícitos de coca, cuya hoja es insumo básico para la cocaína, se situaban en 146.000 hectáreas y la capacidad de producción de la droga era de 1.053 toneladas métricas. Mathiasen dijo que no solo hay más plantaciones, sino que estas producen un 33% más de hojas que en 2012 por la variedad de las plantas y su menor afectación de plagas. "Una de las razones para el incremento es la percepción de menor riesgo frente a la actividad ilegal. Ante esta baja percepción en el riesgo, aumentó el área sembrada", afirmó.

La ONU alertó que las fronteras con Venezuela y Ecuador son las más impactadas por los narcos cultivos, actividad a la que están vinculados 119.500 hogares colombianos. El departamento más afectado sigue siendo Nariño, limítrofe con Ecuador, que tiene un área sembrada mayor a la de Perú, segundo país con más cultivos ilícitos con 43.900 hectáreas. Por ser un punto estratégico de salida de droga a Estados Unidos, esa zona es disputada por los rebeldes del ELN, narcotraficantes y disidencias de las FARC, la otrora guerrilla que el año pasado se desarmó y transformó en partido político.

El 64% de los aumentos de los sembradíos se presentó en los departamentos de Antioquia, Cauca, Putumayo y Norte de Santander, en los límites con Venezuela. Pero el 80% de las plantaciones sigue encontrándose en los mismos sitios que en la última década. "La economía ilegal en estos municipios supera ampliamente la economía legal", afirmó Mathiasen.

En este sentido, la ONU declaró que tiene "una profunda preocupación por el capital derivado de la economía de las drogas", que afecta los esfuerzos para superar medio siglo de conflicto armado y la estabilidad del Estado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha criticado el aumento de los narcos cultivos, que su gobierno sitúa en 209.000 hectáreas (diez veces el departamento de Montevideo), aunque ha ratificado la ayuda que le otorga a Colombia hace décadas. Duque aseguró que en las próximas semanas su gobierno, que asumió el 7 de agosto, presentará una "política integral" contra el narcotráfico. Las medidas incluyen desarticular redes de suministro, prevención de la drogadicción y erradicación forzosa.

La meta del gobierno es acabar con por lo menos 140.000 hectáreas en cuatro años. "La decisión aquí es frontal contra ese delito", aseveró Duque. El mandatario ha cuestionado la estrategia antidrogas de su antecesor Juan Manuel Santos, que combinaba la eliminación de plantaciones con acuerdos de sustitución voluntaria con los campesinos cocaleros consagrados en el acuerdo de paz con las FARC. En el pacto, apoyado por Estados Unidos, los excombatientes se comprometieron a ayudar a combatir el narcotráfico, cuyos recursos financiaron su levantamiento armado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 458 veces.



Diego Olivera Evia

Periodista. Director de Barómetro Internacional

 diegojolivera@gmail.com

Visite el perfil de Diego Olivera Evia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a276538.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO