Deseo de suicidio nuclear de EEUU. Europa debe rebelarse

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

El gobierno de Trump declaró el abandono de un crucial acuerdo de control de armamentos colocando así al mundo de sobre aviso de una guerra nuclear, tarde o temprano.

Ninguna guerra de ese tipo es ganable. Se trata de destrucción mutua asegurada. Sin embargo, los arrogantes gobernantes norteamericanos ---por lo menos unos cuantos—parecieran estar engañados y creen que pueden ganar semejante guerra.

Lo que hace a la posición norteamericana aún más execrable es el hecho que es fomentada por personas que nunca han combatido en una guerra. Ciertamente, gente como el presidente Donald Trump y su halcón nacional asesor de seguridad, John Bolton, ambos eludieron prestar servicio militar en su país durante la Guerra de Vietnam. ¿Acaso se trata de una mofa macabra? El mundo está siendo empujado hacia una guerra por un montón de cobardes decadentes que no tienen idea lo que es la guerra.

Trump anunció la semana pasada que Estados Unidos estaba finalmente abandonando el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, medida que fue confirmada por Bolton en su consiguiente viaje a Moscú. Tal tratado fue firmado el año 1987 por el ex presidente Ronald Reagan y el líder soviético Mijail Gorbachev. Se trató de un logro trascendental de cooperación y confianza entre dos superpotencias nucleares. Ambas partes retiraron sus misiles nucleares de alcance corto e intermedio de Europa.

Con Trump tratando de despedazar el Tratado INF como lo hizo su predecesor George W. Bush con el tratado Anti Misiles Balísticos (ABM sigla en inglés) el año 2002. Europa está ahora enfrentando la desastrosa perspectiva de misiles norteamericanos siendo reinstalados a través de su territorio como lo fueron en los años 1980. Sin embargo la gran diferencia entre esa época y ahora es que luego de años de expansión constante de parte de la OTAN, el territorio europeo se encuentra dentro de una interfaz más aguda con el centro de Rusia.

Cuando se implementó el Tratado INF hace tres décadas, los arsenales nucleares de Rusia y Estados Unidos fueron reducidos al nivel estratégico de los misiles balísticos intercontinentales (ICBM sigla en inglés) confinados en territorios separados por miles de kilómetros. El editor en jefe de la publicación Natsionalya Oborona, Igor Korotchenko, declaró al canal noticioso ruso Vesti, que los misiles balísticos intercontinentales tienen típicamente una trayectoria de treinta minutos desde el lanzamiento. Ese espacio de tiempo daría a los sistemas de defensa antiaéreos rusos tiempo para responder de manera efectiva a un ataque desde Estados Unidos y viceversa.

Pero, como lo señaló Korotchenko, la inminente instalación de misiles de alcance intermedio por parte de Estados Unidos en países europeos, reducirá a un par de minutos, incluso segundos el tiempo de vuelo de un posible ataque nuclear norteamericano contra las defensas anti misilísticas de Rusia, como también aumentaría enormemente el margen de error en la detección de un ataque, posiblemente induciendo una errónea escalada. En otras palabras, el equilibrio estratégico ha sido caotizado por Estados Unidos debido al INF igual como fue caotizado el año 2002 cuando Bush abandonó el ABM.

Esto también presenta a los norteamericanos con la tentación de ejercer su "doctrina del primer ataque". En la planificación militar de los norteamericanos, estos se reservan el "derecho" a utilizar un ataque preventivo. En contraste, el presidente ruso Vladimir Putin, reiteró una vez más la semana pasada que Rusia nunca empleará la opción de un primer ataque, que solo empleará su armamento nuclear en acciones defensivas.

Recordemos que a comienzos de este mes el enviado especial norteamericano ante la OTAN Kay Bayley Hutchison, declaró que las fuerzas norteamericanas "eliminarían" los misiles rusos si ellas consideran que están violando el Tratado INF. Se trató de una expresión horrible de una prerrogativa que Washington se concede a sí mismo a pesar que la información sobre la que basaría su acción es altamente cuestionable.

Aunando la lógica norteamericana, uno podría decir que los gobernantes de Estados Unidos tienen un deseo suicida sobre el planeta, con criminal imprudencia se están desplazando hacia aflojar los controles internacionales sobre el despliegue del armamento nuclear y están tratando la situación en Europa de un modo que ponen la guerra nuclear a punto de estallar.

Moscú prometió la semana pasada que responderá "militarmente" si Washington sigue adelante con la liquidación del Tratado INF. Se podrá esperar que Rusia responderá desplegando misiles de corto alcance que pondrán a los miembros de la Europa aliada de la OTAN en la línea de fuego.

Con toda seguridad, los estados europeos se estarán preguntando qué clase de aliado se supone que tienen en Estados Unidos. ¿Qué clase de aliado expone a sus supuestos amigos en la línea de fuego a título de "protegerlos" y quedándose él a distancia relativamente segura?

La Unión Europea ha reaccionado con horror ante el anuncio de Trump de retirarse del Tratado INF. La Unión Europea urge a Estados Unidos que permanezca en el tratado y que negocie con Rusia sobre las pretendidas quejas. El presidente francés Emmanuel Macron telefoneó a Trump mencionándole que el tratado ha sido un elemento vital para la paz en Europa durante los últimos treinta años.

Washington ha estado alegando durante los últimos cuatro años, desde el gobierno de Obama, que Rusia está violando el Tratado INF supuestamente desarrollando misiles crucero de alcance intermedio lanzados desde tierra. Repetidas veces, Moscú ha negado tal cosa, señalando que los norteamericanos no han presentado ninguna evidencia que respalde sus acusaciones. Washington sostiene que su información es clasificada y que no puede revelarla públicamente. Eso no convence a nadie debido a los pasados engaños norteamericanos sobre armamento de destrucción masiva en Irak, Irán y Siria.

En todo caso, son los norteamericanos los que están haciendo un escándalo acerca de las supuestas violaciones de Rusia del Tratado INF. Si los europeos estuvieran realmente preocupados, ¿cómo es que ellos mismos no han iniciado el escándalo? El hecho que los europeos le estén suplicando a Washington que se adhiera al INF sugiere que no están muy convencidos de las acusaciones que es Rusia la que plantea una amenaza misilística.

Además, si existen disputas y quejas de la parte norteamericana, entonces dejen que ellos arreglen estos problemas a través de la diplomacia y las negociaciones.

Es muy decidor el hecho que Estados Unidos en cambio quiera escalar las tensiones y los riesgos de guerra de manera tan imprudente. Eso revela su verdadera agenda que busca militarizar los problemas en vez de explorar las soluciones políticas. Pareciera que la diferencia emana del hecho que Estados Unidos carece de un argumento político válido y por lo tanto tiene que ejercitar su poder a través del militarismo como una manera de ocultar su carencia de validez racional.

El problema principal de las tensiones sobre el Tratado INF y sus supuestas violaciones emana de la configuración de las fuerzas militares encabezadas por Estados Unidos incidiendo cada vez más cerca del territorio de Rusia. Si Estados Unidos estuviera verdaderamente interesado en preservar la seguridad y la paz en Europa, entonces atendería la preocupación de Rusia por la provocativa expansión de las fuerzas de la OTAN encabezadas por Estados Unidos hacia su frontera occidental. Cuando Reagan firmó el INF con Gorbachev lo hizo en el bien entendido y compromiso de parte de Estados Unidos de no avanzar sus fuerzas militares hacia Rusia "ni siquiera una pulgada". Durante treinta años las fuerzas norteamericanas han avanzado persistentemente desde Alemania hasta el Mar Negro y Mar Báltico hasta las puertas de Rusia. Washington está tratando de alistar a Ucrania y a Georgia en la alianza de la OTAN y realiza maniobras militares con la participación de estas dos ex repúblicas de la Unión Soviética que comparten fronteras con Rusia.

Si Estados Unidos reinstala misiles nucleares de alcance intermedio con trayectorias de vuelo a Moscú en cuestión de segundos, entonces lamentaríamos que el abandono del INF sea un grave punto de inflexión que apunta hacia una guerra nuclear. La única manera de salir de este monstruoso dilema no es sólo manteniendo el Tratado INF. Además debería haber una reducción en gran escala de las fuerzas de la OTAN en Europa en los flancos fronterizos occidentales, del norte y del sur de Rusia. Precisamente este mes la OTAN realizó las mayores maniobras militares desde la Guerra Fría en la región del Ártico sobre la frontera de Rusia con más de cincuenta mil tropas acompañadas por una oleada de vuelos de observación sobre la costa de Rusia.

La demencia en el deseo suicida de Estados Unidos de una guerra nuclear debe ser detenida. La clase dominante norteamericana no la detendrá porque su mentalidad suicida está demasiado cubierta por una ciega arrogancia e ignorancia y está muy integrada con el "normal" funcionamiento

de su complejo capitalista industrial militar.

Rusia mantiene las cosas como están con su indudable capacidad militar y su principista prudencia diplomática. Pero ya es tiempo que los europeos se apresuren y apliquen un poco de sentido común en los norteamericanos.

Para comenzar, los países europeos deben decir a Trump que cualquier plan para reinstalar armamento nuclear de alcance intermedio en sus territorios no está permitido.

Segundo, los europeos necesitan reducir la expansión de la OTAN hacia el territorio de Rusia.

Tercero, necesitan comunicar a Washington que Rusia es un socio y no un paria con el cual se puede abusar a beneficio del militarismo norteamericano y sus ambiciones hegemónicas.

¿Harán eso los europeos? Sus dirigentes puede que no tengan las agallas, pero los ciudadanos de Europa tendrán que tenerlas si quieren impedir que su "aliado" norteamericano incite un cataclismo nuclear. La arrogancia norteamericana está promoviendo la rebelión europea contra sus criminales dirigentes suicidas.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 763 veces.



Finian Cunningham

Analista internacional


Visite el perfil de Finian Cunningham para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: