Trump: presidente de la nueva guerra fría

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

Uno de los puntos conflictivos más candentes del mundo durante la Guerra Fría, una vez más, está en los titulares debido al ruido de sables y a las erráticas payasadas grandilocuentes de Donald Trump. Incluso un pacto militar entre Corea del Norte y Corea del Sur elaborado por el presidente de Corea del Sur Moon Jae-in y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un durante su tercera cumbre en Pyongyang el pasado mes de septiembre, está siendo activamente contrariado por el pretencioso Secretario de Estado, Mike Pompeo. En comentarios hechos ante el parlamento de Corea del Sur, el Ministro de Relaciones Exteriores, Kang Kyung señaló que Pompeo quería que Seúl demorara sus conversaciones con Corea del Norte. Se sabe que Trump quiere otra cumbre con el líder norcoreano. Poco se produjo en la primera reunión Trump-Kim en Singapur que fue anunciada con bombos y platillos con fotos y todo pero que fue anunciada por algunos miopes seguidores de Trump como un evento épico que eclipsaba incluso al viaje del presidente Richard Nixon a China.

Posiblemente Trump se oponga al acuerdo intercoreano el cual produciría una moratoria en las maniobras militares, un retiro de las minas antipersonal y los puestos de vigilancia en la Zona Desmilitarizada (DMZ sigla en inglés) y establecería una zona de interdicción aérea en su entorno y otras fuertes medidas relacionadas con el acuerdo, debido a que él no participó en su elaboración. Ningún líder mundial que esté interesado en cualquier clase de acuerdo de paz, desearía que el belicoso y mentalmente inestable Trump, que se auto describe como "factor de acuerdos" estuviera involucrado. El ego de Trump y su ignorancia sobre la historia y las relaciones internacionales resulta un impedimento para cualquier conversación multilateral significativa, ya sea entre las dos Coreas o más allá, entre China y Taiwán.

Las relaciones a través del estrecho entre China y Taiwán se han tornado tensas desde que el gobierno de Trump anunciara que estaba incrementando sus relaciones militares con Taiwán.

Esto ha incluido un mayor intercambio de visitas de militares y agentes de inteligencia taiwaneses y norteamericanos. El pasado mes de marzo Trump firmó el Acta Viajera de Taiwán, la cual permite visitas de alto nivel diplomático y de funcionarios de gobierno a gobierno norteamericanos y taiwaneses. El pasado mes de julio Estados Unidos concretó una venta por valor de 1,94 mil millones de dólares de helicópteros de ataque Apache a Taiwán. El pasado mes de septiembre el Pentágono anunció la venta a Taiwán de repuestos para los aviones F-16 y F-5 y transportes militares C-130 además de otros insumos militares.

Luego que la marina norteamericana se embarcara en varias misiones "demostrativas de fuerza" cerca de las islas, arrecifes y atolones ocupadas por China ubicados en el Mar del Sur de China, anunció que llevaría a efecto similares "demostraciones de fuerza" en el Estrecho de Taiwán, destruyendo así el anterior mejoramiento en las relaciones del estrecho entre Beiyín y Taipei. La Isla de Quemoy, ocupada por Taiwán ahora conocida bajo el nombre de Kinmen y la otra isla taiwanesa de Matsu ahora conocida como Mazu están ubicadas justo a unas pocas millas de la costa china. La lucha entre las fuerzas militares comunistas chinas y nacionalistas chinos por el control de ambas islas decreció durante los años 50 sin embargo el gobierno de Trump y su ruido de sables, una vez más ha hecho que las islas se conviertan en áreas candentes de la rivalidad a través del estrecho, acicateada por la Casa Blanca. Durante la postulación presidencial entre Nixon y Kennedy del año 1960 Nixon acusó a Kennedy de no estar dispuesto a comprometerse a emplear armamento nuclear si la China continental invadía las islas costeras en manos de los nacionalistas. Aunque Taiwán abolió el control militar sobre las islas Kinmen y Mazu en el año 1992 cuando desmanteló el régimen de campo de batalla sobre las islas, las medidas incendiarias de Trump respecto de Taiwán, la guerra comercial con China y las acusaciones que China estaba haciendo interferencia en las elecciones de medio período en Estados Unidos más una campaña de espionaje contra este, han logrado que las islas Kinmen y Mazu y las Islas Penghu del Estrecho de Taiwán sean objeto de una neo Guerra Fría en Asia Oriental.

El Secretario de la Defensa de Estados Unidos, John Mattis, es considerado como una influencia moderada dentro del gobierno de Trump, sin embargo, en cuanto fue juramentado como secretario el mes de febrero del 2017 Mattis a toda velocidad comprometió a Estados Unidos, invocando el Tratado de Seguridad Estados Unidos-Japón de 1960. Si China realizara una acción militar sobre las islas en disputa Sensaku/Diaoyu en el Mar de Oriente de China las cuales están bajo el control del gobierno japonés. El tratado EE.UU.-Japón fue firmado cuando fuerzas chinas y norteamericanas se enfrentaron por las islas Kinmen, Mazu y Penghu en el Estrecho de Taiwán. Para los pueblos de Japón, la Península de Corea, Taiwán y China continental el retroceso hacia la era de la Guerra Fría amenaza con encender una masiva carrera armamentista y una posible guerra en Asia Oriental.

Durante la Guerra Fría el denominado Cabildeo de Formosa que era financiado por dos de las notables Hermanas Soong convenció a la dirección política norteamericana que el gobierno de China Nacionalista de Taiwán, también llamada Formosa durante la batalla contra el comunismo. Taiwán bajo el gobierno nacionalista aparecía en mapas propagandísticos como encabezando la Vanguardia Occidental en las Filipinas, Malasia, Indonesia y Vietnam del Sur contra la "agresión comunista". Eling

(Nancy) Soong Mei-ling la esposa del dirigente nacionalista Chiang Kai Shek con la ayuda de su inmensa riqueza, se insertaron en círculos derechistas en Washington y Nueva York.

Otra figura destacada del Cabildeo de Formosa fue Anna Chennault, anteriormente, Chan Sheng Mai, esposa del general Claire Chennault, jefe de los Tigres Voladores, fuerza mercenaria norteamericana que volaba para la fuerza aérea de Chiang Kai Shek contra los japoneses antes que Estados Unidos entrara en la II Guerra Mundial. Chennault contribuyó a crear después de la guerra una red de aerolíneas para la Agencia Central de Inteligencia. Una de ellas era la Southeast Asia Transport, que luego fue denominada Air America durante la guerra de Estados Unidos en Asia Sudoriental.

Hoy en día el Cabildeo de Formosa ha reaparecido. Taiwán ha conseguido la representación del nonagenario ex líder republicano del Senado y candidato presidencial, Bob Dole, para que represente sus intereses en Washington. Luego de la elección de Trump en el 2016 Dole consiguió que Trump recibiera una llamada telefónica de felicitación parte del presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen. China consideró la llamada como una ruptura de los acuerdos diplomáticos alcanzados entre Beiyín y Washington.

Bajo el gobierno de Trump, la "no oficial" embajada de Taiwán en Washington y la Oficina de la Representación Económica y Cultural de Taipei han sido tratados más bien como una legación diplomática a pesar que Estados Unidos solo reconoce a la República Popular China como el gobierno de toda China, incluyendo a Taiwán. Dole organizó reuniones entre la oficina de Taiwán y miembros del equipo de transición de Trump entre el mes de noviembre de 2016 y enero del 2017. Taiwán ejerció influencia sobre el gobierno de Trump por vía del apoyo de la neo conservadora Heritage Foundation y el Instituto Empresarial de EE.UU., dos de las organizaciones que reciben generoso apoyo financiero de parte de Taiwán. Uno de los más fuertes partidarios de Taiwán es la esposa de Newt Gingrich ex vocero de la Cámara de Representantes. La esposa de Gingrich sirve como embajadora de Estados Unidos en la Ciudad del Vaticano, único estado europeo que todavía mantiene relaciones diplomáticas con Taiwán.

Taiwán también cuenta con un reconstituido Cabildeo de Formosa en el senado norteamericano. Este incluye a los senadores Tom Cotton, (republicano por Arkansas), John Cornyn (republicano por Texas), Marco Rubio (republicano por Florida, Ted Cruz (republicano por Texas) Cory Gardner (republicana por Colorado), Ron Wyden (demócrata por Oregón) y Chris van Hollen (democráta por Maryland).

Cuando Trump retrasa el reloj a los tiempos de la Guerra Fría, también se manifiesta a favor de un incremento de la presencia militar norteamericana en las Filipinas y en Guam. El más grande contingente militar en muchos años se unió a las maniobras militares Cobra Gold, realizadas este año en Tailandia.

Como recompensa por tener acceso a la altamente avanzada tecnología militar norteamericana, la India ha permitido a las visitantes fuerzas norteamericanas un mayor acceso a los puestos fronterizos avanzados de la India con China. Esta frontera fue escenario de una guerra entre China y la India el año 1962 guerra durante la cual Estados Unidos brindó apoyo militar y de inteligencia a la India.

Donald Trump ha retrasado el reloj de las políticas norteamericanas alrededor del mundo. Desde Asia hasta América Latina, donde Trump ha dicho que está a favor de la invasión norteamericana de Venezuela, y de Europa al Medio Oriente. Pareciera que las políticas de Estados Unidos están dirigidas desde las tumbas de los caídos en los años 1950 y 1960.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 934 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: