La guerra cultural civil en EEUU

"Estados Unidos está en guerra consigo mismo. En realidad es una
función del patrimonio de la nación, el pasado que impugna aspectos
específicos de un presente moderno. Esto da lugar a un flujo de
tradiciones. El racismo, la mentalidad pseudofronteriza y el
fundamentalismo religioso persisten en el momento actual. Estas son
las tradiciones que caracterizaron la primera mitad de la historia de
la nación, y aunque algunas de ellas pueden haberse retirado a la
latencia en los últimos cincuenta años, están de vuelta ahora con
nosotros. Como resultado, los estadounidenses están en medio de una
guerra cultural en curso que en muchos sentidos es tan antigua como la
nación misma."
El párrafo que antecede es el inicial de un artículo publicado en el
más reciente número del semanario digital estadounidense CounterPunch
con la firma de Lawrence Davidson, un destacado académico que, nacido
en un hogar secular judío de Filadelfia, fue uno de los fundadores de
Students for a Democratic Society (SDS) en los tiempos de la guerra
contra Vietnam.
En su ensayo, Davidson afirma que en la vida norteamericana tomó forma
una cultura racista desde antes de la fundación de los Estados Unidos.
Esta cultura se arraigó particularmente en las colonias/estados del
Sur, donde la esclavitud se convirtió no sólo en una institución
económica fundamental, sino también en una institución que proyectó la
imagen que el Sur tenía de sí mismo. En el Norte, la cultura racista
también estaba muy extendida y la sociedad segregada pero con la
diferencia de que el sistema laboral del Norte no se basaba en la
esclavitud.
En el Sur, esta cultura profundamente arraigada del racismo se
interrumpió brevemente cuando, tras la Guerra Civil, tuvo lugar un
breve período de Reconstrucción (1865-1877) durante el cual la
ocupación militar norteña suprimió la mayoría de las leyes racistas.
La razón principal para ello era política y no social. Bajo el régimen
de ocupación del Norte, los negros se reconocían como ciudadanos y
podían votar. Esto propició apoyo al partido de Abraham Lincoln y
permitió a los republicanos abolicionistas mantener el control del
Congreso. La reconstrucción sólo duró mientras hubo dominio de la
facción abolicionista. Acabó en 1877.
El ejército estadounidense fue retirado de los estados del sur. Casi
inmediatamente hubo una reversión en toda la región a una forma de
relaciones raciales en la que la opresión de la esclavitud se
reemplazó por leyes "Jim Crow" que legitimaban la segregación y
discriminación de los negros.
Esta situación duró cerca de otros cien años, hasta que en la década
de 1960, un movimiento masivo de desobediencia civil conocido como el
Movimiento de Derechos Civiles, logró finalmente la ilegalización de
las prácticas racistas dentro de la esfera pública tanto en el Sur
como en el Norte.
Davidson subraya que los cambios se limitaron a la esfera pública
porque la esfera privada fue dejada a su propia voluntad. Nada se hizo
para cambiar las percepciones y conductas racistas dentro de la esfera
privada. Ni siquiera hubo esfuerzo alguno por obligar a la enseñanza
de la tolerancia en las escuelas públicas a fin de erosionar mejor las
percepciones racistas privadas.
El racismo es un tema importante en la actual guerra cultural civil de
la nación, pero no es el único. Otro es la lucha por las leyes sobre
armas de fuego, que en la actualidad son inadecuadas para garantizar
la seguridad pública.
El mito del individuo robusto y armado, es en realidad producto de la
distorsión televisiva y cinematográfica de la historia del "viejo
Oeste".
Davidson refiere la supervivencia del fundamentalismo cristiano del
siglo XIX que, aunque no incluya a todos los cristianos del país,
abarca a millones de creyentes que todavía se adhieren a la "fe de sus
padres" de una manera que fomenta la desigualdad social y socava la
naturaleza secular del estado. También es una fe plagada de
intolerancia racial y de género, plena de hipocresía vergonzosa y
egocentrismo santurrón.
La derecha cristiana, junto con los entusiastas de los derechos a las
armas, y aquellos que en privado apoyan una corriente difusa de
tradicionalismo racista, creen que los movimientos modernos por la
igualdad de derechos, así como el reclamo por las comunidades de
seguridad y protección a través de la ley y la regulación, son
amenazas a la genuina cultura estadounidense porque amenazan las
tradiciones de "libertad" que hacen que su mundo sea ideológicamente
disfrutable.
Con tal telón de fondo, queda claro a qué se refiere el presidente
cuando llama a "hacer grande a Estados Unidos de nuevo".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 843 veces.



Manuel Yepe

Abogado, economista y politólogo. Profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana, Cuba.

 manuelyepe@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Yepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Yepe

Manuel Yepe

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /internacionales/a264536.htmlCd0NV CAC = Y co = US