Escrito en la pared; ¡al venezolano común, para que no se olvide!

Bajo el tortuoso y sufrido intento por sobrevivir a las consecuencias de sanciones e imposiciones externas contra Venezuela, desde la calle; el venezolano común susurra, comenta, vocifera a los cuatro vientos, con ganas, muchas ganas, clama, implora a Dios, a la Virgen, a la Santísima Trinidad, a poderes externos, que vengan a salvarlo, ¡a salvarnos de la más horrenda de las dictaduras! ¡Qué traigan ya la tan solicitada y publicitada ayuda humanitaria! ¡Esa ayuda humanitaria con la que en los últimos 30 años se ha devastado pueblos y naciones en nombre de la libertad, la democracia, la justicia, la prosperidad…!

─¡Es un hecho irreversible, de conocimiento publico y notorio!

En la conversa cotidiana; los grandes centros de poder mundial han decidido de una vez por todas el derrocamiento del gobierno de Nicolás Maduro ─por complacencia, a solicitud y capricho, de la diversidad opositora venezolana─.

─¿Conocemos las consecuencias, fines y propósitos reales?

El derrocamiento de Nicolás Maduro lleva consigo el desconocimiento de la Constitución Bolivariana y con ello el finiquito de la institucionalidad democrática y republicana.

─¿Cuánto más nos afectará? ¿Veremos a estas mismas personas vociferando, con tanta vehemencia? En la calle reclamando libertad, que nos dejen vivir en paz, ¡que nos dejen respirar!

Para las poderosas y malignas fuerzas externas, con sus adláteres internos, la opción electoral, política y democrática, no es ni ha sido nunca la vía para la toma del poder en Venezuela. A la oposición venezolana, durante los últimos 18 años, quieren y requieren imponerla por la fuerza, por desconocimiento de la Constitución; acuerdos, tratados, derechos y convenios de ella derivados.

¡Hay una piñata de la que las malignas y poderosas fuerzas interventoras quieren seguir usufructuando en detrimento de la sociedad venezolana! Como en todo el continente, para ello requieren de "gobiernos" títeres, sumisos, adláteres ─cual perritos alfombreros─.

¿Qué será de los opositores de a pie? La mujer, el hombre, los viejitos, los pobres, los profesionales…, los venezolanos comunes y corrientes asalariados del Estado-Nación que, enchufados o no, tanto difieren del gobierno y añoran a voces, con vehemencia, la buena y fructífera vida cuarto republicana. Los que en las calles, en los medios, en las redes ¡claman por tan milagrosa y prodigiosa intervención!

─¿Serán los mismos intereses?

Las escuelas, liceos, universidades públicas, docentes…, contratos colectivos, pensiones, jubilaciones, derechos laborales, sociales, políticos, religiosos, humanos…, ¿los respetaran? ¿los mantendrán? ¿Los mejoraran?...

¡El neocolonialismo no viene a salvarnos de la dictadura de Nicolás Maduro! Viene a destruir, a devastar, a confiscar nuestro don de gente, nuestra forma republicana de vivir en libertad, en democracia. Viene a conculcar nuestra República y su Constitución Bolivariana. Viene a conminar nuestra libertad, soberanía e independencia. ¡Viene a imponer su visión y acción colonizadora sobre el nuevo mundo!

─¡Después, inmersos en tal barbarie, no será tiempo de quejarse, del yo no fui, yo no sabia, yo no estaba de acuerdo…! ¡Será tarde!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1233 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: