Genocidio planificado

De allí que se plantearan y siguen planteando la eliminación o el despoblamiento del planeta y para tales fines se hace necesario programar la eliminación de un gran número de seres humanos, ya que hay demasiada gente, se calcula cerca de los 7 mil 500 millones de habitantes en toda la tierra y la solución es liquidar buena parte de la misma…

El destino de la humanidad no parece tener futuro, la ambición por dominar el mundo de los grupos económicos creadores de los grandes conglomerados, de los grandes monopolios industriales, financieros y comerciales, de religiones, de bancos, de gobiernos, de ciencia y tecnología para el control social, de partidos políticos llámense de derecha o izquierda, de sociedades secretas, de transgénicos, de guerras, de corporaciones informativas para manipular la opinión pública, de rutas para el narco tráfico, de socios como los del Club Bilderberg, de los diálogos de paz para la esclavitud, de fronteras entre pueblos hermanos, de historias arregladas, de enfermedades creadas y escases de medicamentos para reducir la población, del extractivismo voraz y de tantos otros instrumentos que han establecido para consolidar su dominio en el poder y de esta manera reproducir sus capitales y el control de la población, no importándoles las consecuencias que le ocasionan a la humanidad y al propio medio ambiente natural del planeta.

Detenerse a revisar y pensar, unas veces en soledad y otras en silencio sobre este panorama tan peligroso para la humanidad, no es el común denominador de las inmensas mayorías de nuestros pueblos, la manipulación y la desinformación a que han sido sometidos parece haber tomado el cerebro de nuestras gentes, que no les permiten ver que el futuro de la humanidad se encuentra a punto de desaparecer.

No ha habido gobierno en el planeta tierra que no haya sido cómplice de tan perversa y malévola situación, independientemente que se hayan identificado con los llamados socialismos o capitalismos, los mismos se han postrado ante el imperio del gran capital en su condición de súbditos por las cuotas de poder que les otorgan y les dejan manejar.

Nuestros países carecen de independencia, soberanía, autonomía y por lo tanto la autodeterminación de la cual tanto hacen alharaca nuestros gobiernos, es simplemente declarativa ya que en las ejecutorias de sus acciones gubernamentales responden a los intereses de los grandes conglomerados, que son en los que en última instancia les ordenan el qué hacer con nuestros recursos naturales propiedad de los pueblos y que ellos despojan e incluso les recomiendan como disminuir la población que no es productiva, por sus condiciones de pobreza en que están.

SOLO ELPUEBLO SALVA AL PUEBLO

En el planeta tierra, todo parece indicar que el poder de los de arriba parece descansar sobre un gran cementerio de los de abajo, donde las hambrunas colectivas de los países más pobres se aceleran a pesar de los gritos y luchas permanentes de los pueblos, luchas aplastadas, traicionadas, encarceladas, asesinadas por los ejércitos de los gobiernos serviles, que independientemente de sus posiciones ideológicas, se prestan para mantener a los pueblos en ignorancia y desinformados sobre realidades que ponen en gran peligro la vida de millones de seres humanos.

Es una realidad, que los pueblos tendrán que enfrentar a corto y mediano plazo, de lo contrario, no habrá futuro para las generaciones venideras y donde la organización popular tendrá que jugar un papel preponderante en la resistencia y permanente lucha por ver liberadas las patrias, que heredamos de nuestros próceres que plantearon la independencia de América.

Sólo el pueblo, salva al pueblo y hoy más que nunca la unidad de los de abajo en una resistencia integral, desde todo punto de vista, podría brindarnos una salida para cambiar la relación de fuerza sobre el poder que domina y masacra las esperanzas de una América Latina distinta a la que tenemos.

Desde la primera reunión del grupo Bilderberg (Holanda-1954), unas cien personalidades de la banca, políticos, miembros de la realeza, dueños de conglomerados, financistas internacionales o dueños de los principales medios de comunicación, se reúnen cada año en complejos de lujo de Europa o América del Norte, bajo impenetrables condiciones de seguridad.

El fin de estas reuniones, es la de analizar los escenarios geopolíticos de las regiones y ver con sumo cuidado hacia donde hay que dirigir las orientaciones para que el capital se consolide y se duplique vertiginosamente.

Investigadores sociales que le han dado seguimiento a las actividades del Club Bilderberg como Daniel Estulin, han llegado a la conclusión, que uno de los principales objetivos del mencionado club, es el de la constante conspiración para imponer un gobierno mundial, donde el modo de producción capitalista globalizado dentro de una economía neoliberal predomine y así obtener el dominio de la economía mundial y de los gobiernos que se dan en los distintos países del planeta, no importándoles su identidad ideológica, llámense capitalistas o socialistas. La línea argumental de su investigación se centra en la presencia de un poder oculto, divorciado al quehacer democrático, que toma las medidas más culminantes que aquejan a la humanidad sin que esa misma humanidad lo sepa, y donde las estructuras del poder formal de los gobiernos de cada nación estén sometidas a su control. Lo dramático de esta situación, es que toda esta ejecutoria de los que poseen realmente el poder en el planeta, actúan bajo la complacencia de los gobiernos. Gobiernos que se arrodillan frente al imperio del capital por mantener sus respectivas cuotas de poder.

SOBREPOBLACIÓN

Pues bien, en su última reunión realizada en junio del 2016 en Alemania, concretamente en la ciudad de Dresde, se trataron asuntos relacionados con: "China, el problema de la migración en Europa, Oriente Medio, Rusia, Panorama político de EE.UU. y su economía, la seguridad cibernética, geopolítica de precios de la energía y las materias primas, precariedad y clase media e innovaciones tecnológicas". Esta agenda de discusión aparece en la página web del Club Bilderberg.

El tema secreto de esa agenda y que trataron de ocultar, fue lo relacionado a la sobrepoblación y donde indicaron y coincidieron que tal situación, causaba una grave molestia a los fines del capital, pues la alta densidad de seres humanos en el poblamiento del planeta causa conflictividad social, conflictividad social que es producto de la pobreza y la miseria, pues la existencia de una inmensa mayoría de habitantes que no pueden cubrir sus necesidades básicas como la alimentación, el vestido, la vivienda, la educación y el trabajo, es motivo de alzamientos, revueltas, procesos insurreccionales que le causan gran malestar al desarrollo del gran capital.

De allí que se plantearan y siguen planteando la eliminación o el despoblamiento del planeta y para tales fines se hace necesario programar la eliminación de un gran número de seres humanos, ya que hay demasiada gente, se calcula cerca de los 7 mil 500 millones de habitantes en toda la tierra y la solución es liquidar buena parte de la misma, provocando las hambrunas y las guerras, sobre esto último Leonardo Boff en uno de sus artículos más recientes "La humanidad amenazada por guerras altamente destructivas" afirma lo siguiente: "… estamos al margen de los grandes conflictos bélicos que se están llevando a cabo en 40 sitios del mundo, algunos verdaderamente amenazadores para el futuro de la especie humana. Estamos en plena nueva guerra fría entre USA, China y Rusia. Se ha reiniciado una nueva carrera armamentística, sea en Rusia, sea en Estados Unidos con Trump, para producir armas nucleares todavía más potentes, como si las ya existentes no pudiesen destruir toda la vida del planeta".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1286 veces.



Enrique Contreras Ramirez

Militante de Ruptura

 comentando.noticia@gmail.com

Visite el perfil de Enrique Contreras Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enrique Contreras Ramirez

Enrique Contreras Ramirez

Más artículos de este autor