Aventis

El fundamentalismo político y religioso, nos encamina a la falsedad del Estado- Nación

Las abstracciones teológicas, reflejan una gran complejidad porque determinan nuestro carácter cristiano. Pero, los políticos, han tomado la figura de Cristo para manipular y mediatizar a la gente y reflejar en el campo ideológico controversias que determinan los espacios para reconquistar nuestra verdad cotidiana, hasta llevarnos a definir nuestro comportamiento en un modelo político ya especificado.

España, no se ha definido ante el mundo europeo y por obviedad, su monarquía es un enigma, desde lo territorial hasta lo espiritual, esto, lo ha llevado ha convivir experiencias incontrolables, donde los afectados son personas inocentes, muchas veces turistas. La ideología sin formulación, no es ideología, se convierte en una ensaladilla, donde el pensamiento corre, sin un adosamiento hacia una verdadera estructura política, vemos, ahora, un proceso inverso, donde el marroquismo, la doctrina pakistaní y el islamismo, hacen su trabajo de perversidad doctrinal, ante la mirada difusa de sus propios dirigentes.

Gracias, a los jerarcas socialistas de Podemos y del Psoe, quieren aplicar una formulación socialista llamada plurinacionalidad, que pone en jaque los procedimientos peculiares en el campo ideológico, lamentablemente, este desarrollo es solo una manifestación de un izquierda que, ya luce atrasada, porque se quiere aplicar los términos leninistas y estalinistas de la vieja Rusia, cuyos habitantes originarios tuvieron que ir a Israel y unirse a los hombres y mujeres judías para tener derecho a la tierra y mezclarse por el bien de las futuras generaciones. .

El vasto territorio del pensamiento es hoy, un espacio para engañar y confundir a las multitudes, quienes aceptan los criterios de un Socialismo, muy alejado de lo que en realidad representa. El caso de la furgoneta y otros procedimientos, indica claramente que la izquierda europea se muerde las uñas y no va al lavabo. Como, es lógico, muchos ignorantes siguen en esa cruzada y toman una cultura prestada, propia e incluso robada, para hacerle entender a los parroquianos, que es la mejor forma de poder. Y así, pasa en Venezuela y, los cubanos ya nos controlan, hasta las medias y le hacen creer a la gente joven nuestra que son profesionales universitarios, pero en la realidad, no saben ni leer y escribir, terminando en vendedores de café o bisuterías en cualquier esquina de nuestras ciudades principales. Claro, hablo de Venezuela, porque ya, tenemos islamismo, cristianismo, protestantismo, testigos, santeros y dogmáticos radicales que se levantan muy al amanecer y levantan barricadas y destruyen, pero, en la noche oran, rezan repiten sus mantras y ya, al anochecer son unos santos.

Contamos los días, en suma, para que los dirigentes socialistas tracen el mapa de la plurinación, y saber así qué grado jerárquico nos corresponde en ella: si somos una nación propia dentro de una nación ajena o si somos la parte de la nación ajena que no tiene nacionalidad propia. Y es que, cuando los debates políticos se escoran a la metafísica, uno se lía, al igual que se liaron en Calcedonia con lo de la doble naturaleza de Cristo. Aunque me temo que esto no lo arreglan ni 250 obispos encerrados a pan y agua en Ferraz. Como ustedes saben, el cuarto concilio ecuménico de la iglesia católica se celebró en el año 451 en Calcedonia, con la asistencia de 250 obispos, cada cual de su padre y de su madre. Su cometido principal fue el de definir las dos naturalezas de Cristo: la divina y la humana, asunto que había suscitado una severa y florida controversia –con excomuniones incluidas– basada en abstracciones teológicas de gran complejidad y no menor pintoresquismo, cuya glosa excedería, lamentablemente, el espacio de este comentario.

El atentado terrorista cometido por el Estado Islámico (IS) en el centro de Barcelona demuestra que el yihadismo sigue siendo sin lugar a dudas la mayor amenaza contra la paz y la seguridad mundial. Los asesinos actuaron ayer en ese país- España- como podrían haberlo hecho en cualquier otro, demostrando que su guerra santa sin tregua, su yihad, es contra todas aquellas naciones consideradas infieles, es decir, todas las que no aceptan someterse a la interpretación religiosa que el salafismo radical considera como única posible. Es cierto, como hemos comprobado desgraciadamente en el último año, que toda Europa está en el punto de mira de los seguidores del IS y Al Qaeda, pero nuestro país- Venezuela-que se encuentra desde 2015 en un nivel de alerta cuatro sobre cinco, aparece constantemente con las comunicaciones interceptadas por los servicios de información como uno de los objetivos prioritarios de quienes aún se refieren a España como Al Ándalus. En estos días, cortaron la fibra óptica y los teléfonos móviles poco se comunican y las cableras, cobran caro y sus programaciones no sirven, la parrilla es de pésima calidad.

Siguiendo la misma forma de proceder que hemos visto recientemente en Berlín, Londres, Niza, Estocolmo o París, tres terroristas utilizaron una furgoneta para arremeter contra los inocentes que paseaban por la calle, en un lugar tan concurrido como Las Ramblas de la ciudad condal. El balance de 13 muertos y cerca de un centenar de heridos algunos de ellos graves demuestra que los terroristas han pretendido hacer el mayor daño y provocar un estado de terror y pánico entre toda la población.

Aunque aún debe investigarse el origen de los tres terroristas, no debemos olvidar que, según los expertos, Barcelona es, junto a Ceuta, Madrid y Melilla, una de las principales ciudades en las que el salafismo radical ha encontrado más adeptos, tanto nacionales como extranjeros. Y que Cataluña es la autonomía en la que, según los servicios de información del Estado, la comunidad islámica muestra más síntomas de fundamentalismo y mantiene mayores vínculos con grupos extremistas en toda Europa. Allí, además, es donde los procesos de radicalización son más rápidos y, según los expertos, representa el primer lugar de España en el que el Estado Islámico (IS) mantiene una intensa movilización, a través de muchas mezquitas descontroladas y de la impunidad con la que la propaganda yihadista se propaga por las redes cibernéticas. Estos datos tendrían que hacer reflexionar a las autoridades catalanas sobre una política de acogida en la que han primado a veces los intereses electoralistas, vinculados al independentismo, sobre la seguridad nacional.

Pero más allá de la gravedad de la situación en nuestro país, el yihadismo es el mayor desafío de seguridad al que se enfrenta toda la UE, donde hay fichadas unas 65.000 personas sospechosas de tener vínculos con el terrorismo islámico. Junto con Francia y Reino Unido, España es uno de los principales lugares de reclutamiento de musulmanes extremistas y refugio de salafistas que regresan de las guerras de Siria e Irak.

Y es allí donde se encuentra el origen del problema. Las recientes derrotas que ha sufrido el IS en Siria e Irak, especialmente la reciente pérdida de Mosul, han provocado una ofensiva terrorista hacia el exterior con la intención de mostrarse firme ante sus seguidores en todo el mundo. Nos encontramos, por tanto, en un momento de especial riesgo ya que la debilidad del autodenominado califato de Al Baghdadi puede tener graves consecuencias para los países que forman la coalición internacional. Es necesario por tanto que continúe la acción bélica contra las bases del IS, que encabeza EEUU, y se refuerce la unidad y la cooperación de todos los países europeos para hacer frente a la amenaza terrorista.

De la misma forma, la firmeza en la lucha y el intercambio de información entre los cuerpos de seguridad del Estado y las policías autonómicas debe ser una prioridad para garantizar la seguridad. Han sido muchos los éxitos españoles en la lucha antiterrorista, pero urge evitar por todos los medios que España se convierta en una de las bases del yihadismo.

Por igual, pasa en nuestro país, Venezuela, grupos políticos abrazan a chinos que son norteamericanos por sus orígenes y representan empresas del maletín y ahora rusos, que nos dejaron en el pasado histórico y desean ahora las plantaciones de plátano que nos venden a razón de cuatro, (4) unidades a un precio oscilante entre dos y cuatro mil bolívares y deseos de tener derecho en el Arco Minero y grupos religiosos por doquier, que nada que ver con nuestro gentilicio.

Temas que debe abocarse el presidente Nicolás Maduro Moros, en solventar cuanto antes y no en sus seños de perpetuarse en el poder, eso fluye y es natural en la medida en se comprometa y resuelva las necesidades del pueblo. Aceptar ideologías, incrustadas en otros países, traen consecuencias negativas inevitables y, ya la vemos y vivimos, cuidado, atrás, están los preceptos religiosos


Esta nota ha sido leída aproximadamente 355 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /internacionales/a251224.htmlCd0NV CAC = , co = US