“Ser o no ser, he aquí el dilema”

No se trata de extremismo o radicalismos desconectados de la realidad, se trata de definiciones y practicas programáticas, que desde la raíz, afecten al capital, debilitándolo para avanzar sobre verdaderos caminos revolucionarios.

Uf…uf…que susto nos dio la elección presidencial en Ecuador. Pasado el fuerte palpito, uno se pregunta porque después de diez años de "gobernanza", por poquito no se pierde el gobierno. Se gana con una pírrica cuantía. Recuerdo el inmenso dolor que vivimos con la muerte del Comandante Chávez. Casi por dos semanas, gobernantes y pueblo de distintos países del mundo vinieron a Caracas y nos acompañaron en nuestra profunda tristeza. El día que su cuerpo rodeado por su pueblo fue llevado a la morada donde hoy se encuentra, nadie podía suponer que en las próximas elecciones presidenciales venezolanas, "su hijo" político, por poquito pierde la Presidencia de la República, menos suponíamos que vendrían pronto peligrosas desviaciones. Perdimos la Asamblea Nacional y hoy tememos perder gobernaciones, alcaldías y algo más. ¿Qué nos está pasando que tememos perder el chivo y el mecate? Que parecido con Ecuador; Correa gana y repite ampliamente, y Lenin por poquito vuelve a perder. Chávez ganó, y Maduro por "un tris" no perdió el pelero. ¿Se equivocan los pueblos o los candidatos? Hace un poco más de cuatro años, en La Paz-Bolivia, en su Vicepresidencia, sostuve que la derecha latinoamericana pro yanqui, se reagruparía y avanzaría retomando terreno, valiéndose de las ambigüedades y los múltiples errores de nuestros gobiernos reformistas socialdemócratas, llamados "Progresistas".

Las diferencias cuantitativas entre G Lasso y L Moreno, es muy cerrada. Casi seguro que la socialdemocracia que ahora rodeará a Lenin Moreno, aprovechará lo estrecho de los resultados, para sugerirle "al jefe" la formación de "Un gobierno de conciliación nacional". Presidente Correa por favor no se marche a Bélgica, o valla y venga pronto a defender "su obra" que estará en peligro, dentro y fuera de su gobierno, están moviéndose los enemigos de su pueblo. Como siempre ha ocurrido, el imperialismo usa a las burguesías latinoamericanas, para tener el control de "su patio trasero". Nuestra izquierda parece desconcertada y penosamente se mueve mostrando su postración, desplazándose al centro. El internacionalismo de la clase trabajadora latinoamericana no existe o es muy débil. Se habla en nombre del pueblo, pero no se organiza sólidamente al pueblo, y menos se integra a los pueblos. LO ELECTORAL ALLÁ Y ACÁ, lamentablemente es para nuestros gobiernos PRIORITARIO. Con el tiempo, o nos ganan las elecciones o tumban estos gobiernos timoratos, que son más legalistas que la misma derecha.

Los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Salvador y Venezuela, que se dicen ser "progresistas", o pisan el acelerador seriamente hacia la izquierda, radicalizando medidas de Estado o más temprano que tarde volverán a lo que fueron. Dejar ya atrás "el progresismo" y articularse con su pueblo para construir el socialismo, es la única salvación para nuestros países. Una V Internacional verdaderamente socialista es urgente. Las alianzas continentales son posibles, tenemos mucho en común. Dejaremos el caso cubano para otra oportunidad.

Los socialdemócratas, tan dados a la conciliación con el capital, con el burocratismo y el nepotismo, con dosis importante de anticomunismo, suelen afirmar que "la gobernabilidad" requiere acuerdos políticos. Estos "acuerdos" se ubican en dos contextos: cuando se tiene muchas coincidencias con quien se pretende aliar o cuando se tienen menores diferencias con él. "El progresismo" es una modalidad socialdemócrata y por ende forma parte de las alternativas del capitalismo. Son vías que el capital experimenta, para cercenar peligros revolucionarios. Para penetrar a las masas, suelen halagar esperanzas buscando apoyo popular. Enaltece la defensa de la democracia burguesa, por ser ésta democracia, el espacio donde el capital logra detener las conjuras justicieras del pueblo.

Hay visibles analogías entre Moreno y Maduro. Voté por Maduro y me agrada el triunfo de Lenin Moreno en Ecuador, pero los hechos demuestran que son socialdemócratas los dos. Insisten sólo en reformas que validan la tan desacreditada democracia burguesa. "Por sus obras lo conoceréis". Antonio Gramsci señaló, que cuando en medio de una crisis las direcciones políticas y sus líderes, no saben tomar y orientar por el camino correcto a su pueblo, las masas confundidas pueden seguir el peor de los caminos.

Es imposible solucionar los problemas del pueblo desde el capital. La socialdemocracia, busca y encuentra múltiples sofismas para con una insólita alquimia, articular a los opuestos social, económica y políticamente. "Aquí todos cabemos" suelen afirmar. Los pobres pueden esperar, los ricos no, señalan los reformistas. Lo de la contradicción marxista de capital vs trabajo, no es con ellos. Sostienen estos "políticos" que hay un capitalismo humano y justo y otro inhumano e injusto. Simplemente se trata de aliarse con el primero. Acaso el problema sustancial es económico. Ingenua o erróneamente nuestras direcciones políticas en el gobierno, creen en "la necesidad" del "transito" por una "Revolución democrático burguesa" hecha por la burguesía, para luego marchar hacia el socialismo. ¿Y qué es esto de "La Venezuela país potencia". ¿Es capitalismo o socialismo? ¿Tolerará el imperialismo presuntas burguesías nacionalistas? Claro que preferimos a Lenin Moreno antes que al fascista "empresario" de Guillermo Lasso, como aquí a Maduro antes que a cualquiera de los terroristas de ultra derecha (y ahora inhabilitados Mendoza y Capriles), posiblemente Lorenzo M. Pero no deja de preocuparnos las políticas que aquel aplicará (L Moreno) y éste (Maduro) está aplicando aquí.

No son gratuitas nuestras preocupaciones, el día de las elecciones por la noche, cuando ya se tenía seguridad de su triunfo, el Sr Moreno considerándose Presidente, dijo que serían superadas "las locuras" de Correa, y el dialogo, la paz y la convivencia serían su blasones de gobierno. ¿Con quienes él dialogará? ¿Qué le pedirá la burguesía, y hasta dónde él le hará concesiones?. Claro mensaje a la burguesía ecuatoriana le envía el nuevo Presidente: no os preocupéis que vuestros intereses no peligran. Preludio de lo que puede venir.

La torpeza y los fundamentalismos de la oposición ecuatoriana mucho se parecen a la venezolana, son la misma clase apátrida, explotadora y genuflexa al capital. Exigen que todo se haga dentro del capital, fuera de él nada. Nuestros gobiernos también lo creen. Allí se construirá el desprestigio del Presidente Moreno. Si el Presidente Maduro se pudiera ver en ese espejo de Moreno, y Moreno en el de Maduro, verían el juicio que les prepara la historia.

En los espacios políticos se habla del fin del progresismo, como si este no fuera un gazapo del capitalismo. Agotada esta modalidad, el capital preparará otra trampa en la que seguramente caerá el pueblo. Pero como no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, después de dos o tres décadas por venir, se abrirán "las grandes alamedas" y el pueblo arrecho tomará los toros por los cachos, haciendo SU revolución; se despejará: "la incógnita del hombre en libertad" señalada por Simón Bolívar. Hasta el sábado próximo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1244 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: