¿Quién es Warren Edward Buffet?

Arsada.

Esta fue la pregunta que me hice cuando leí la declaración que hiciera el estadounidense Warren Edward Buffet, al New York Times, el 26 de noviembre de 2006, y que al parecer no causó la conmoción que se suponía causaría en su momento.

El señor en cuestión, es el mismo que la famosa revista Forbes declarara el año próximo pasado como el tercer hombre más rico del mundo, detrás de su compatriota Bill Gates y del español Amancio Ortega. El órgano especializado calcula su fortuna en 60.800 millones de dólares, pero que además de millonario tiene una sospechosa fama de ser tacaño a morir; todo pareciera indicar que lo que le gusta del dinero, es el poder que genera.

En aquella oportunidad, a este exponente del capitalismo mundial no se le cimbraron sus neuronas para manifestar con una sobradez poco usual entre el gremio, la siguiente sentencia lapidaria: "Claro que hay lucha de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que ha empezado esta lucha. Y vamos ganando."

Y míster Warren Edward Buffet, tiene toda la razón del mundo. Las estadísticas e informes mundiales para el año 2016, así lo confirman. Comencemos por decir que la población planetaria es aproximadamente de 7.310 millones de habitantes, de los cuales el 1% más rico controla la mitad de la riqueza mundial. La mitad más pobre de la población del mundo dispone de un poco menos del 1% de dicha riqueza, mientras que el 10% más rico posee el 88% de la totalidad de la riqueza mundial.

De acuerdo a revistas especializadas como Wealth-X y UBS, no obstante el colapso financiero de Lehman Brothers, contra toda lógica, a partir de 2009 el número de millonarios creció en un 81%. Más interesante aún resulta saber que un 0,334% de la población mundial, esto es, un aproximado a 16,6 millones de personas, posee cerca de 77 billones de dólares; estamos hablando de una cifra cercana al producto interno bruto mundial.

Pero estos especialistas llegan a una conclusión mucho más dramática, en el sentido de señalar que el 0,004% de la población del planeta, esto es, cerca de 211.275 millonarios, son dueños del 12.8% (unos 29.7 billones de dólares) de la riqueza planetaria, en tanto que los multimillonarios, que no son más de 2.325, resultan siendo los dueños de 7,3 billones de dólares.

De acuerdo a los informes de los expertos, a partir del cambio de siglo la mitad más pobre del planeta ha recibido solo el 1% del total del aumento de la riqueza mundial, mientras que la mitad de dicho aumento ha terminado en manos del 1% de la población planetaria (léase multimillonarios, millonarios y otros menos ricos que en el mundo existen).

Mientras lo anterior sucede en el alto mundo del capitalismo salvaje, en donde prima la producción irracional y el poder de la paz romana, una organización como las Naciones Unidas declaran que en este mismo planeta, 780 millones de personas no cuentan con acceso al agua potable, al igual que 2,5 millones carece de acceso a los servicios básicos de saneamiento.

Y como si lo anterior no fuera suficiente para avergonzarnos como especie, informan también que cada año, 3.500.000 niños mueren en este planeta de pura y física hambre.

Pero con todo y eso, en mi concepto, la trascendencia de la declaración del señor Warren Edward Buffet, radica en que nunca antes los ideólogos del capitalismo, ni sus generales de producción y mucho menos sus chupamedias de siempre, habían aceptado públicamente la realidad de un concepto como el de la lucha de clases; para ellos, eso no era más que una entelequia de una izquierda resentida, llena de odios y envidiosa.

Se trató de una expresión desconcertante, por no decir desatinada y poco afortunada, por la sobradez manifiesta de su contenido, pero que dice muy a las claras lo que se vendrá de aquí en adelante.

Visita mi blog http://inquietudesajbd.blogspot.com.co/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1761 veces.



Armando Brugés Dávila


Visite el perfil de Armando Brugés Dávila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Armando Brugés Dávila

Armando Brugés Dávila

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Economía