El debido proceso, una reminiscencia de la Torre de la Bastilla

Francia, París, 14/07/1789. Esta torre fungía de prisión para la aristocracia delincuencial, sólo cuando sus delitos eran tan notorios y asquerosos e indignos de la "nobleza" de marras. Ella se había convertido en referencia de injusticia social ya que esos prisioneros eran atendidos a cuerpo de rey con todos sus haberes de privilegios según sus correspondientes rangos aristocráticos, mientras los "plebeyos" se morían a mengua en los tugurios reservados para quienes irrespetaban aquellos privilegios, se enemistaban con el rey, o por delitos comunes-del "populacho"-, dentro o afuera en celduchas de la misma torre.

Los descaros cometidos por esas noblezas europeas o su "caretablismo" fue tal que hasta celebran sus cumpleaños y otras actividades non sancta y afines en el interior de dicha torre. Sus posesiones o feudos permanecían incólumes ya que eran inajenables salvo por sus herederos natos, y a terceras personas por vía testamentaria, que, sin embargo, eran apelables, como hoy conincidencialmente, si un burgués por la comisión de algún delitito notorio es sentenciado en Primera instancia, apelará a la Segunda, y si su sentencia queda reafirmada, entonces, y según el "debido proceso", ese reo podría-como así lo hace-solicitar su anulación al máximo Tribunal en su actual Sala de Casación. En esta prosperaría una suerte de "borrón y cuenta nueva", o sea, el caso podría reponerse a la situación originaria, momento para el cual, ya muy posiblemente, dicho reo se habría fugado, muerto, él o su(s) demandantes. Es fácil inferir que sólo a los muy adinerados les asisten semejantes, tamaños y exquisitos privilegios.

Mayor semejanza en el tiempo y con las actualizaciones del caso, es difícil hallar en favor de los sempiternos impunes que ofrece y han ofrecido los modos de producción clasistas y su acomodaticio Derecho Burgués.

Así, pues, esa rememorada torre nos sirve de parangón histórico para explicarnos cómo ciertos presos de los países burgueses modernos reciben tantos privilegios en relación a las horrendas humillaciones que han sufrido todos los presos pendejos.

Sin embargo, en principio, no se trata de colusiones ni de concusiones complementarias, no; de lo que se trata es de expresas disposiciones anidadas en todas las legislaciones constitucionales de los Estado burgueses.

Efectivamente, usted como capitalista o burgués, con suficiente dinero-mal habido, lógicamente, ya que en el mejor de los casos procede de los asalariados o de sus especulaciones mercantiles debidamente contempladas como legales en la Constitución y leyes derivadas, decimos, usted como capitalista o adinerado es la persona más indicada para hacer valer sus derechos constitucionales, ante la inquebrantable-por ahora-ineficiencia e ineficacia burocrática de la que se alimenta y sigue haciéndolo por inercia toda la Administración Pública burguesa, cuando un pendejo toca a sus puertas.

De manera que, haga usted lo que haga, inclusive defecarse sobre la Constitución y sus numerosos Códigos, y usar sus páginas para asearse, usted esgrimiría y disfrutaría, a través de sus servidumbre judicial, de todos los mismos derechos bien gozados en libertad plena o preso en el peor de los casos, gracias a lo contemplado en la CRBV, Art. 49 y sus derivaciones hacia adelante y hacia atrás en la misma Constitución. Obsérvese que en esta se habla de personas, y en consecuencia no se reconoce la existencia de personas clasificadas económicamente, estructuralmente, unas como explotadoras y otras como proletarias o víctimas de las anteriores.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 901 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: