Octubre de Dignidad, Lucha y Victoria

Desde la victoria de la Revolución Rusa en octubre de 1917 (la primera revolución socialista victoriosa del mundo), octubre pasó a ser en el imaginario de los pueblos, el mes de la rebeldía, el mes de los oprimidos contra los poderosos, el mes de la dignidad, el ejemplo de que si es posible luchar contra los capitalistas y vencerlos.

Muchos años después, en la década de los 80, una de las mejores bandas de rock de la Argentina, "Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota"(*), lanzaban su segundo y emblemático disco titulado OKTUBRE. Uno de sus temas, casi todos compuestos por el Indio Solari, se llama Fuegos de Octubre y contiene una frase que dice: "De regreso a Octubre (Desde Oktubre) Sin un estandarte de mi parte... Te prefiero... igual, internacional...".

Era como si expresara el sentimiento de una juventud que buscaba sacudirse del peso de esa década perdida para nuestro continente, buscando respuestas en ese octubre rojo que supo vencer en 1917. Pero para ese entonces el mundo había dado muchas vueltas y esa juventud hablaba desde un presente difícil donde todavía estaba fresco el recuerdo de aquel 8 octubre de 1967 en el cual cayera en combate justamente el mayor símbolo de la redención de la juventud y de los pueblos, el Comandante Ernesto Che Guevara.

No es que aquella juventud no tuviera su estandarte, sino que por el impacto de las duras derrotas este se encontraba dividido y fragmentado bajo el peso acumulado de una historia de conquista que había empezado también en un mes de octubre, aquel de 1492, cuando el mal llamado "descubrimiento" dio inicio a la cruzada de saqueos, robos y asesinatos que azotó por muchísimo tiempo a todo nuestro continente. Y fue así hasta que surgió después de tres interminables siglos la primera respuesta global decidida a poner fin a esa inaceptable situación. Un día antes de que se firmase la Declaración de Independencia de Venezuela (5 de julio de 1811) apareció ante el mundo aquel joven llamado Simón Bolívar para revelar, en ese mismo momento, porque años después sería considerado "El genio de América". Bolívar empezó a escuchar, entre los que vacilaban y se mostraban temerosos para dar ese gran paso de la independencia, que grandes proyectos como ese deberían prepararse con calma. Su respuesta demoledora fue tan breve y contundente que hasta el día de hoy sigue siendo impresionante: "Trescientos años de calma ¿no bastan?"

Esas eran las firmes y poderosas palabras que acompañadas después de su acción en los campos de batalla, darían a ese hombre dos años después el título de Libertador y Capitán General de los Ejércitos de Venezuela. La más alta distinción que ha obtenido en tiempo alguno un venezolano y quiso la historia que este nombramiento ocurriese en Caracas un 14 octubre de 1813. Uno de los octubres de gloría que Venezuela le daría al mundo.

Desde ese octubre y para siempre, Libertador y Bolívar pasaron a representar una indomable e indestructible idea capaz de enfrentar el tiempo, las dificultades y los ataques de todos aquellos que han pretendido doblegar la voluntad de los pueblos decididos a ser libres para construir su propio destino.

Doscientos años después, el mejor y más digno continuador de ese legado libertario, Hugo Chávez Frías, pondría en movimiento a su pueblo y a su continente para llevar adelante nuestra segunda y definitiva independencia. En ese camino era necesario, una cuestión de honor, arrancarnos esa primera espina de opresión y sometimiento que teníamos clavada desde 1492. La naciente Revolución Bolivariana, en hora temprana, decide a partir del año 2002 iniciar el proceso de visibilización y redención de todo el sufrimiento que habían padecido nuestros pueblos originarios a partir de esa invasión de conquista que empezó en aquel infame 12 de octubre.

Todavía hoy España sigue conmemorando esa fecha sin reconocer el genocidio que fue llevado a cabo describiéndola con el eufemismo de que a partir de ese día se inició "un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos". Es por eso que el Comandante Chávez tomó la decisión de reescribir la historia, esta vez, desde el punto de vista de los que fueron vencidos en un combate cobarde totalmente desigual. A partir del 12 de octubre de 2002, Venezuela pasó a conmemorar esa fecha como el Día de la Resistencia Indígena. Paso que sería seguido por Nicaragua, y en cierta medida también por muchos otros países de nuestro continente que pasaron a sustituir el viejo termino "Día de la raza", de cuño colonial, por otras definiciones más acordes con lo que significó históricamente esa fecha.

Ahora que nos encontramos en otro oktubre donde todos estos octubres se mezclan, no sabríamos decir si el Indio Solari y los jóvenes de hoy consideran que tienen ya un estandarte que oriente sus sueños y sus luchas. Lo que sí creemos es que la lucha de los libertadores de América y el rescate dignificado de nuestros pueblos originarios hacen parte de ese despertar de las ganas colectivas que ahora tenemos los jóvenes y los pueblos para construir la Patria Grande Latinoamericana y Caribeña libre y soberana.

Solari nunca ha sido un militante político partidario. Siempre ha dicho que no cree que ninguna ideología solucione los problemas políticos para siempre y que su motor básico de acción como artista es político pero en base a ideales y no en ideologías. Con estandartes o no, con ideologías o no, eso no le ha impedido de mostrar su sensibilidad como un nuevo habitante de este continente que está renaciendo. Hace unos años atrás tuvo el gesto de mandarle un mensaje a la Presidenta Argentina a través de su jefe de gabinete, Aníbal Fernández. Esa breve nota para la Presidenta Cristina Fernández decía:

"Toda mi vida acepté, a regañadientes, que la valentía era un recurso temporario de los jóvenes. Acercale a la Sra. Presidenta, si no implica molestarla, mi respeto por su templanza y su firme determinación juvenil."

Por esa y otras tantas expresiones que vemos a diario en nuestra juventud y en nuestros pueblos, no tenemos dudas de que muchos Oktubres vendrán. Ahora es todo un continente el que aprendió a tener templanza y determinación juvenil para ir a la conquista de su segunda y definitiva independencia. Que nadie lo dude.

Vivan nuestros pueblos originarios

Vivan nuestros libertadores

Viva la Patria Grande

___

(*) A quienes no conocen este grupo argentino de rock independiente, que no ha contado con el auspicio de las grandes corporaciones de la industria cultural, los invitamos a escuchar el tema Ji Ji Ji, incluido también en el disco OKTUBRE. Con el paso de los años se transformó en casi un himno de "Los Redondos", que es como popularmente le dicen los jóvenes a la banda (https://www.youtube.com/watch?v=CGJzdKV9l1w)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1059 veces.



Anisio Pires


Visite el perfil de Anisio Pires para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Anisio Pires

Anisio Pires

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a235321.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO