Vladimir Putin: de político progresista a ángel caído

Día a día nos convencemos más de la importancia de la tesis propuesta por José Vicente Rangel Vale referida a la "nueva política Obama". Aparentemente, pareciera que cuando el lector se ha acercado a la propuesta rangelista se ha concentrado, únicamente, en la palabra "Obama" no considerando la propuesta en profundidad significativa a lo referente a la "nueva política", es decir, quizás, se ha venido considerando que dicha tesis se circunscribe, particularmente, a los tiempos en la Casa Blanca de Barack Obama durante su mandato presidencial lo cual, evidentemente, en vez de acercarnos al análisis global de la propuesta, aparentemente, reiteramos, se ha caído en el análisis lógico-formal de la misma. Tamaño error conceptual en el marco del análisis de la geopolítica estadounidense más cuando se viene reiterando que la candidata presidencial a las elecciones de noviembre del presente año, Hillary Rodham Clinton, sería la continuadora de la política tanto doméstica como internacional de su predecesor, claro, en caso de ganar las elecciones presidenciales en referencia y no sea el ganador Donald Trump.

La tesis de JV es de profundo calado político tanto para el diseño de nuestra política revolucionaria en lo referido a lo interno-nacional como en nuestro contexto tanto regional como internacional en todas sus lógicas variables conocidas. Por ejemplo, ha estado sobre la mesa y, aparentemente, aún ahí se mantiene, la polémica sobre la Presidencia pro-tempore a ejercer por parte de Venezuela en el MERCOSUR ante la cual se han venido manifestando en contrario, es decir, se oponen militantemente el Brasil, la Argentina, el Paraguay y algún que otro que se está haciendo el pendejo. Como todos ustedes ya conocen el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, estuvo de visita oficial en la Argentina donde, a título de buena fe (sic), le ofreció entregar los documentos desclasificados de los archivos estadounidenses sobre la dictadura al democrático Presidente argentino, Mauricio Macri.

Esta acción es, evidentemente, político-ideológica cuando se expresó Kerry en el marco de toda lógica distracción sobre lo que consideramos lo real-significativo de la visita del norteamericano Secretario de Estado; es decir, en nuestra modesta opinión y en el marco de la "nueva política Obama", el verdadero interés de los EEUU de América sería, además de "torpedear" la Presidencia pro-tempore de Venezuela en el MERCOSUR pero en forma paulatina vista las experiencias en el seno de la OEA, sería la de negociar e impulsar la incorporación definitiva de la Argentina al escenario geopolítico, geo-económico y geo-estratégico-militar en la región del Asia-Pacífico para, en el desarrollo de toda lógica y en ese marco del accionar imperial-imperialista-estadounidense, se vaya consolidando la verdadera Política de Estado norteamericana sobre la cual JV la ha definido, con precisión meridiana, como la "nueva política Obama" demostrando la necesaria e imperativa necesidad de la incorporación de los gobiernos y sus sociedades de los países americanos a dicho escenario asiático-pacífico y así se puedan adherir, esos países americanos, a las "nuevas realidades hiper-capitalistas" en el marco de la reingeniería global tanto del sistema capitalista como en las obligantes necesidades evolutivas en perfectibilidad significativas de la "etapa superior del imperialismo" a la cual, vulgarmente, las hemos definidos como los escenarios "neo-liberales-post-modernos" en la obligante necesidad de impulsar y desarrollar la denominada como la "Alianza del Pacífico".

Pero ¿qué significa una alianza de todos los países con sus gobiernos y, por supuestos, sus sociedades donde sean bañadas sus costas y playas por las aguas del océano Pacífico cuando, al unísono, ya se vienen observando las incorporaciones de países y sus gobiernos, como el Argentino y Uruguay, cuales, obviamente, no son bañados por esas aguas oceánicas; en ese marco, eso si, es de obligación imperativa que sus sistemas capitalistas o en vías de sus desarrollos en sus estructuras socio-económicos, se encuentren y acepten lo que se denomina como la neo-Dependencia? Pregunta crucial en el marco de la geopolítica mundial y globalizada.

Es de fácil comprensión la inmensidad del océano Pacífico cual contiene una importante variedad de países con profundas realidades diferentes antropológicas cuales han transformado el escenario vital geográfico para el comercio internacional. Es el escenario internacional que ha superado la importancia con creces de las realidades similares en el océano Atlántico en el marco de las mismas variables comparativas. Ello se ha debido al desarrollo de las economías de países concretos fundamentalmente a posteriori a la 2da. Guerra Mundial en el Pacífico como, a título de referencia, lo han alcanzado el Japón con "su milagro japonés", los Tigres Asiáticos, la República Popular China y, en reciente fecha, viene in crescendo la importancia geoestratégica económica y militar de la India.

Ello no significa que la presencia e importancia de la región asiática en el comercio internacional se haya expresado en la fecha en mención; para nada, esa región ha tenido presencia internacional desde los tiempos griegos y romanos en travesía histórica para alcanzar un primer cenit en importancia en el renglón comercio internacional desde finales del siglo XVIII, todo el siglo XIX y la primera parte del siglo XX pero en escenarios que se correspondieron tanto con la expansión del sistema capitalista como el proceso de desarrollo del imperialismo europeo, fundamentalmente.

En fechas recientes hemos venido conociendo el desarrollo de diferentes escenarios en ciertos espacios geográficos del Pacífico, concretamente. En el marco de mencionar con la finalidad de poder guiarnos hacia nuestra demostración nos estamos refiriendo no a aquellos escenarios limítrofes que se expresaron entre China y la India, entre China y la URSS, entre China y Vietnam, entre China y Taiwan y, por supuesto, la Guerra en la península de Corea sino a los actuales escenarios del Mar del Sur de China y el Mar Oriental de China, principalmente.

En ese orden, la geopolítica de todo el continente asiático se ha venido expresando, en nuestros pareceres, en contrario a los intereses de Estado de los EEUU de América. En primer lugar, el alcance en solución de las diferencias limítrofes de China con la región rusa de Siberia, concretamente, sobre el río Amur. El segundo proceso ha sido en entente alcanzado entre China y la India. La tercera realidad ha sido el permanente intercambio en conversaciones y acuerdos entre China y la República de China en Taiwan. En cuarto lugar, el acercamiento de China con los países de la ASEAN y, por último, el impacto en sus relaciones estructurales con los EEUU de América.

Los logros alcanzados de equilibrios geopolíticos de China con sus vecinos se han sustentado en la política de "reforma y apertura" impulsada por Deng Xiaoping cuando la economía se ha convertido en el "eje fundamental" de las relaciones bilaterales según cada caso y según cada momento y circunstancia temporal. Ello le ha permitido a China convertirse en lo que el propio gobierno de Beijing ha denominado como "una potencia regional".

Esa realidad se iría desarrollando, paulatinamente, cuando se alcanzaron acuerdos energéticos de China con sus vecinos occidentales con el importante protagonismo de Vladimir Putin como Presidente del Gobierno de Rusia. Al tiempo, Beijing tomaría la decisión de desarrollar su geo-estrategia como Política de Estado tanto en la zona meridional e histórica del Mar del Sur de China como en el Mar Oriental de China, es decir, el escenario geopolítico desde la región siberiana hacia la zona oriental asiática y la región meridional asiática ha ido transformando las realidades inherentes a las relaciones internacionales de los EEUU de América como Imperio estadounidense en el marco de las realidades globales en toda la realidad significativa del continente asiático. Nos explicamos.

Debemos permanentemente tener en consideración que vivimos en un momento crucial de la realidad objetiva por la cual transita el sistema capitalista mundial en su actual crisis y de reingeniería obligante en el marco de su perfectibilidad como sistema socio-económico y, of course, en lo jurídico-ideológico en su "perfecta comunión" con la realidad histórica en permanente proceso evolutivo de la realidad de los EEUU de América como imperio en su política imperialista.

En el marco de cualquier análisis geopolítico mundial los acuerdos energéticos alcanzados por Rusia, los países del Asia Central y China obligan a aceptar que el tablero asiático ha cambiado dramática y drásticamente. Hoy en día podríamos considerar que la preeminencia de los EEUU de América en el continente asiático ha sufrido un importante "setback" (retroceso fundamental geoestratégico) en su lógica política imperialista de control absoluto de lo económico-comercial y lo militar-estratégico mundial de importancia vital en la pervivencia del sistema capitalista global y de su propia realidad como sistema en las realidades imperiales estadounidenses.

En ese escenario en referencia para Washington el avance y los correspondientes acuerdos alcanzados en referencia más arriba impactan no solo sus propias políticas en la región asiático-oriental y meridional asiática sino el impacto que esos acuerdos tienen sobre su geopolítica regional cuales impactan y tambalean sus propias y estratégicas relaciones con "sus socios y aliados" en lo regional-asiático. Es decir, por ejemplo demostrativo, con el desarrollo del transporte de energías desde Rusia y la región de Asia Central a los espacios orientales asiáticos sobre territorio chino, principalmente, bajo la batuta de China, "golpea seriamente" los obligantes y necesarios intereses capitalistas de Washington no solo en la región referida sino en el impacto que ello tendrían globalmente.

En ese marco de desarrollo sí nos avocamos a analizar las realidades en curso en el continente europeo con respecto a la inevitable presencia de Rusia sobre esa realidad geoestratégica-capitalista y la objetiva necesidad de petróleo y gas rusos para sus economías comunitarias comparativamente más baratas que las energías provenientes desde los diferentes países árabes y sí al unísono le adicionamos la importancia de los acuerdos energéticos con China y sus impactos con los países vecinos a China, es evidente que el factor a tratar de controlar sino de eliminar son las políticas promovidas por Vladimir Putin en los nuevos escenarios geopolíticos globales con lo cual el impacto real sobre las políticas en el marco de las geopolíticas del Imperio estadounidense se ven mermadas con tendencia a la decadencia.

Es decir, en última instancia, el enemigo a derrotar es Vladimir Putin, por ahora.

 




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1315 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a232335.htmlCd0NV CAC = Y co = US