Venezuela se enorgullece de ver el tricolor de Miranda en nuestros hermanos colombianos y ecuatorianos

Ese concepto de Colombeia, nacido en la portentosa mente de Sebastián Francisco de Miranda desde las épocas de la lucha independentista, nos coloca a los venezolanos como precursores de las ideas de igualdad y libertad. Siendo así, debemos sentirnos orgullosos de lo trascendental de ese bello pensamiento mirandino, que hoy en día, muchos años después de aquellas luchas, vemos nuestra bandera en otros países y además en el caso de Colombia, vemos el concepto de nuestro prócer. No debemos recordarlo en la cárcel de La Carraca, debemos pensar en él como un ser cuyo pensamiento llega a un nivel tan importante que personas de otros países sientan por el amarillo, azul y rojo, lo que sentimos nosotros.

Así, vemos a ese país que es nuestro hermano morocho, llamado Colombia, nombre del cual se apoderaron, pero eso es para otra historia, destacándose y al llevar en alto el amarillo, azul y rojo, también nos hacen vibrar y pensamos "ese Miranda si era inteligente" no solo inteligente sino trotamundos. También se suma al amarillo, azul y rojo, esa bella nación hermana ecuatoriana, que también deja en alto el tricolor patrio, en un país que al igual que el nuestro es asediado de forma perenne por el imperio. Eso sí, nosotros en Venezuela no entendemos como no cae la oligarquía que gobierna Colombia. De los tres países es en Colombia donde hay más pobres y eso nos duele. Es la lucha de clases, donde el rico, domina al pobre.

Imagínate si en vez de tres naciones fuéramos una sola, así como tenemos una sola bandera tricolor, quizás los triunfos deportivos entre otros fueran para todos y esa gran nación seguramente estuviera más desarrollada. Para eso nos dividen. Aparte de la libertad, que tiene a un solo padre, como lo fue el libertador Simón Bolívar, tenemos muchas cosas en común. Por eso, nos sentimos bien cuando un Montoya, gana las 500 millas de Indianápolis, o un James Rodríguez mete gol con el Real Madrid, aunque lo mantienen sentado para no dejarlo brillar más. Es que en esa lucha deportiva desigual en este mundo, como en los Juegos Olímpicos, países con toda la tecnología del mundo, compiten con los más atrasados.

Lo burdo, es que compiten en desigualdad de condiciones. Por eso pensamos que el capitalismo y la desigualdad son socios de cuidado para nosotros y por eso nuestra lucha contra eso modelo infeliz. Con todo y eso, estaremos emocionados con la sana competencia y quiero ver el duelo de la colombiana Ibarguen campeona de salto triple, con la venezolana Yulimar Rojas, que se las trae. También quiero ver esa puja por la medalla de oro de Bicicrós entre dos atletas tricolor de Miranda, como lo son la colombiana y campeona Pajón y la venezolana Stefany, que me parece la sucesora de la colombiana. Eso sí, debe ponerle un mundo para ser su sucesora. Aunque duele esa separación que nos aplico la oligarquía colombiana, pensando que no se iban a calar a los venezolanos como protagonistas, no hay de otra.

Al aplicar aquella vieja máxima de "divide y vencerás" dividieron a los pueblos, pero no a sus banderas. En lo mediático, nosotros las y los venezolanos vemos como, por dar un ejemplo en los canales deportivos imperiales les dan un amplio protagonismo a los deportistas colombianos y tienen en sus programas a un gran equipo de narradores y comentaristas colombianos, no así ecuatorianos y venezolanos. Han tratado de desaparecernos, claro, los gobiernos de Colombia pasan y al pueblo, cero. Pero es muy difícil desaparecer a un país con cientos de deportistas en el beisbol en Estados Unidos, sobre todo deportistas como Miguel Cabrera o en deportes como la F-1, Pastor Maldonado, quienes han puesto en alto el tricolor patrio en el mundo. Es el mismo tricolor de Miranda, de Colombia y Ecuador. Vivan los atletas que recuerdan por siempre la obra inmortal de Miranda y lo trascendental de los venezolanos en el mundo, muy a pesar de la coerción.

Nota: Como siempre, el arbitraje es protagonista y vemos como en todas partes del mundo ya sea en un juego normal de la temporada o sea la final de la liga de campeones de Europa, los árbitros empañan el juego. En la final de la Champions, Real Madrid, anoto un gol en fuera de juego y fue valido y sin ir muy lejos, vimos con perplejidad, como le robaron el partido a Bolivia frente a Chile, cuando le cobraron un penal, que no lo fue. Siempre existirán paquetes chilenos. Creo que Venezuela debería jugar con el tricolor patrio, como lo hacen nuestros hermanos Colombia y ecuador.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2140 veces.



Jorge Osorio Rojas


Visite el perfil de Jorge Osorio Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Deportes



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a229385.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO