Lo que es bueno para el pavo, como que no es bueno para los halcones…

NI CON EL BARRIL PETROLERO A 45 DÓLARES SE SALVAN LAS EMPRESAS PETROLERAS ESTADOUNIDENSES DE LA QUIEBRA, CON ESTA POLÍTICA DE AGRESIÓN EXTERNA QUE INSTRUMENTÓ EL APARATO FINANCIERO-MILITAR-IMPERIAL, Y QUE PRETENDE LESIONAR PRINCIPALMENTE A RUSIA, PERO TAMBIÉN A IRÁN, Y -PARTICULARMENTE- A VENEZUELA, PEEERO…. PARECE QUE LO QUE ES BUENO PARA EL PAVO... ¡ NO ES BUENO PARA LOS HALCONES...!!!

En la semana que acaba de pasar, otras tres nuevas quiebras de empresas relacionadas con la producción petrolera se produjeron en Estados Unidos, demostrando que con petróleo a 45 dólares el barril, no es todavía suficiente para salvar a las empresas norteamericanas del ramo, que se encuentran al borde del colapso.

Desde comienzos del año 2015 y lo que llevamos de 2016, han quebrado 130 empresas, entre productoras estadounidenses de petróleo y gas, y prestadoras de servicios a aquellas empresas, luego de haber acumulado cerca de 44 mil millones de dólares en deudas (según estimaciones de la firma Haynes & Boone). Y eso sin incluir en esta cuenta a “Chaparral Energy Inc.”, “Penn Virginia Corp.”, y “Linn Energy LLC”, que seguirían en la línea hacia el barranco, al llevar ya acumulados más de 11 mil millones de dólares en deudas, una con otra.

Por lo menos cuatro compañías petroleras más, con deudas de 8 mil millones de dólares están a punto de declararse insolventes, incluyendo a “Breitburn Energy Partners LP” y “SandRidge Energy Inc.” Esta última, que ya debe más de 4 mil millones de dólares, anunció en su informe financiero anual, que sus auditores han planteado dudas sobre su capacidad para seguir en el negocio. Y “Breitburn”, que debe 3 mil millones, dejó de cumplir con los pagos por intereses en abril y está en negociaciones con sus acreedores.

Las quiebras se han precipitado por la falta de dinero (in cash) en efectivo, lo que las lleva a que sea imposible la recuperación de sus capitales. Estas empresas relacionadas con la energía, han sido virtualmente sacadas de los mercados de bonos de alto rendimiento, los bancos les han interrumpido líneas de crédito y las ventas de sus activos han disminuido.

EL PRECIO DEL PETRÓLEO PARECE AUMENTAR

Frente a empresas que no pueden sobrevivir con el petróleo a 45 dólares por barril, algunas operadoras más eficientes podrán volver a ser rentables con un petróleo a 50 dólares por barril, según estimaciones de Subhash Chandra, experto hindú, analista de valores de Guggenheim, que opera en Nueva York. Las empresas que podrán tomar ventaja son aquellas que exploran esquistos en Bakken, Dakota del Norte; en los suelos pérmicos de Texas; o en los desarrollos acumulados de petróleo y gas de Oklahoma (todas en EEUU).

"Si el petróleo alcanza los 50 dólares por barril, las ganancias retornarán notablemente”, afirmó Chandra. "El problema se presentará si las empresas de servicios aumentan sus precios y por tanto entran a participar en estas ‘nuevas’ ganancias (que es lo más seguro, digo yo.), y también dependerá de que la producción responda adecuadamente para que el precio pueda mantenerse estable en los 50 dólares”.

“Mientras tanto, algunos de los operadores más eficientes en los lugares de explotación más productivos se conforman con el precio alcanzado (para septiembre-octubre) de 35 dólares por barril, aunque éste sólo cubre el costo de la perforación”, sostuvo Spencer Cutter, analista de crédito de la agencia especializada Bloomberg. “Para lo que comprendería otros gastos como gastos generales, salarios, impuestos y pagos por intereses, tendrían que agregarse, fácilmente, otros 10 a 15 dólares por barril”, dijo.

En dos platos, con 45 dólares el barril parece que no va a salvarse ninguna empresa en los EEUU. Y aquí está ‘pintada’ la maldad del aparato financiero-industrial-militar gringo, al que no le ha importado la suerte de estas empresas de su propio país, ni la de los trabajadores que de ellas dependen. Los que han venido quebrando con el petróleo a 30 dólares, seguirán ese mismo camino con el petróleo a 45 dólares. Tendría que producirse un alza sostenida, para alcanzar los 60-65 dólares el barril, antes de observarse un cambio real en la rentabilidad de este sector.

ENTONCES LAS NOTICIAS: LA BUENA Y LA MALA

Venezuela se mantiene como un hueso “duro de roer”, porque resulta que el costo de producción de nuestro petróleo se encuentra por debajo de los 14 dólares el barril, y, según anuncios del presidente de PDVSA, Eulogio Del Pino, se hacen esfuerzos para llevarlo a la meta de 10 dólares por barril. Por lo que el diferencial de ganancia, se haría cada vez más sustancioso, ya que las ventas a futuro (a cuatro meses), ya sobrepasó los 35 dólares por barril. Y, a ese esfuerzo de reducción de costos, contribuye de cierta manera la devaluación de nuestra moneda, aunque nos golpee de otras formas. Lo malo vendría a ser que como la captación de petróleos provenientes de esquistos, vía fracking (fractura hidráulica), ya mostró sus costuras, y tal y como se anunció, sería “pan para hoy y hambre para mañana”, sobre todo para la economía estadounidense, reduciéndose como ya se ha visto, sin lograr “quebrar” la economía rusa, pero sí golpear parcialmente la renta petrolera venezolana, sin lograr -por ahora- colocar a este país en insolvencia con sus acreedores extranjeros (bonos y demás), pudiera estar más cerca la agresión militar, diseñada hace ya bastante tiempo, y lista para acometerse, en vista de que los precios petroleros están aumentando (lo que vendría a ser una tabla de salvación para el gobierno de Maduro), y en vista -también- de que a los principales voceros de la oposición, auspiciados y financiados por la misma estructura militar y financiera estadounidense, se les está acabando el tiempo que anunciaron para derrocar al gobierno venezolano.

Las movilizaciones de componentes militares a la base de Palmerola (Base Aérea "José Enrique Soto Cano" donde opera la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo -US military's Joint Task Force Bravo-JTF-B-), en Honduras, y la puesta a punto de las siete bases controladas por EEUU en Colombia, dan a entender que en vista de que ninguno de los subterfugios adelantados (golpe militar, paro petrolero, otras intentonas de golpe, asesinatos de dirigentes del bolivarianismo, guerra continuada de 4ª. generación -que incluye manipulación mediática, acoso sicológico y guerra económica-, intento de “golpe parlamentario”, etc.), ha logrado echar por tierra al gobierno de Maduro, lo que queda es la agresión directa, para lo cual están reuniendo las excusas que día a día aparecen en los entramados internacionales de la prensa fascista del mundo entero. Por eso nuestros amigos -y otros, menos amigos-, creen (y repiten), que en nuestro país la gente muere de hambre y se pelean a muerte por alimentos (lo cual no es cierto); o que se asesina un número de 27.000 personas por año (lo que significaría que se producen 74 muertes violentas diariamente, pero no aparece ni el 10 % de ellas con nombres y apellidos en ninguno de esos medios mentirosos… que se relamerían de gusto, haciéndolo.); o que pasamos más de la mitad de nuestra vida a oscuras (lo cual tampoco es verdad), sin mencionar que el fenómeno climático de “El Niño” ha afectado de peor forma el servicio de energía eléctrica en países vecinos, o ni siquiera asomar el fenómeno de los sabotajes, proporcionado por componentes de la misma empresa eléctrica pública que tiene el país (donde pululan a placer -y como mayoría- los opositores); o que la corrupción es un fenómeno exclusivamente “chavista”, cuando la administración pública en su mayor número de burócratas es adeco - copeyana, y ese fenómeno cultural-estructural -heredado y arrastrado-, es de vieja data, aunque también atacado ineficaz e insuficientemente por el gobierno bolivariano; o que vivimos “una crisis humanitaria”, lo cual tampoco es verdad pero sirve para complacer la retórica y la semántica de la agresión…

Es decir que con una sarta de mentiras preparan el terreno que justifique a los ojos de “la opinión pública mundial”, una agresión que como en Libia, Irak y Siria, tuvo la “intención” de llevar la “libertad, la democracia y la justicia”, destruyendo a esos países y apropiándose de sus bienes, por la vía del robo descarado, tanto de sus reservas monetarias en efectivo y en oro, como de sus recursos energéticos naturales.

Tendríamos que ver y constatar que sea cierta la especie de que nuestros poderosos nuevos socios, Rusia y China, estén dispuestos a defendernos de una agresión que, para ellos, en kilómetros, está lejana. Porque es casi seguro que dentro del cúmulo de agresiones que el imperio representado por EE.UU., le ha prodigado al planeta entero, no estaría la fórmula de considerarla dentro de la Organización de Naciones Unidas (ONU), ya que esos dos importantes socios nuestros ejercerían el derecho que tienen, a vetarla. Y allí conseguirían además, la postura de muchos países amigos que se opondrían a tal agresión. La agresión se produciría como tantas otras que han acometido: a mansalva y pasándose por el forro cualquier normativa legal internacional.

Por eso, una buena y una mala. Aumentan los precios de nuestro principal producto, pero igualmente aumentan las ansias del fascismo imperial de ponerle la mano a ese recurso.

Fuente: Bloomberg News Agency



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1949 veces.



Manuel Rugeles


Visite el perfil de Manuel Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: