¿La paz en Colombia un acto mercenario?


Entender que Mercenario es la persona que solamente trabaja para ganar dinero, generalmente haciendo cosas que no son legales.

Por estos días el gobierno de Juan Manuel Santos, anda de plácemes celebrando los 15 años del Plan Colombia. Hagamos un poco de recordéis en que consistió dicho plan: En pleno diálogo de Paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC, más conocidos los diálogos del Caguan, por ese entonces en el año 2001, Andrés Pastrana y el alcohólico Presidente de los Estados Unidos George Bush, firmaron un tratado de exterminio contra todo el movimiento insurgente, la extirpación del movimiento social y popular. Y apropiación de los recursos Naturales.

Pero en sí ¿qué fue el Plan Colombia? Fue un plan para acaparar los recursos de América Latina, la biodiversidad de la Amazonía, el agua, el petróleo y otros recursos de interés económico.

Cuya punta de lanza era fortalecer el régimen fascista criollo, de esta república Banana, llamada Colombia, la ensordedora elite Facha, quería de una vez por todas, entronizar todo una doctrina de seguridad, para así satisfacer de una vez el delirio de un poder basado en la Paz Romana.

Este Plan; fue presentado como un plan para la paz y contra el narcotráfico, cuando en realidad fue todo lo contrario, un plan de guerra y un plan que no ataco al narcotráfico, por el contrario, lo protegió.. Hay que saber que de 100 USD que mueve el negocio del narcotráfico, sólo 4 USD se quedan en Colombia y los 96 USD restantes van a Europa y a Estados Unidos. De los 4 USD que se quedan en Colombia, sólo el 0,64 % va al campesino cultivador de coca, el resto se queda mayoritariamente en corrupción aduanera y permisos estatales a aeronaves o navíos de import- export.

Que error decir que estemos celebrando un Plan Colombia, cual celebrar - aquí no hay nada que celebrar. El plan Colombia fue una de las peores calamidades para Colombia y también para América Latina. El plan Colombia dejo a la Amazonía diezmada. Uno de los Agentes de fumigación es el Fusarium Oxysparum, que ya ha sido denunciado como un arma biológica por varios científicos, incluidos estadounidenses. Otro de los agentes de fumigación utilizados es un glifosato producido por Monsanto (que era la misma empresa que devastó a Vietnam). Así, el Plan Colombia arraso con los ecosistemas de la Orinoquía y de la Amazonía, causando daños sin precedentes. Ya se ha relevado un aumento de cánceres alarmantes en Ecuador, Colombia y Venezuela.

Y, hoy sorpresivamente los que se beneficiaron con los casi 10 mil millones USD, de dicho plan para la "Paz": O.N.G,S, Gremios, Partidos Políticos, Sindicatos, Iglesias ,Centros de Estudios, Universidades etc, son los que ahora también pretenden montar toda una mafia para administrar y manejar los recursos del posconflicto. Que dicho de otra manera, son los llamados MERCENARIOS DE LA PAZ. Se calcula por expertos que en los 10 primeros años, después de la firma de los acuerdos costara la bobadita de 100 Billones de Pesos.

Si, estos mismos que se camuflaron en O..N.G,S de Derechos Humanos, con la anuencia de Políticos van a montar toda una economía basada en la Filosofía de la Paz Y la no Violencia.

La pregunta que nos debemos hacer los Defensores de Derechos Humanos ¿Vamos a permitir quienes violentaron esos mismos Derechos, a nombre de la "Democracia" son los que van administrar los fondos para la Paz?

Como entender que Colombia en los últimos años, los estertores de la guerra que se beneficiaron económicamente de ella, ahora quieren seguir nutriendo sus arcas a nombre de la paz, que ¡¡ironía¡¡

 

jjsaliinas69@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2012 veces.



Jhon Jairo Salinas

Dirigente Social, Promotor de Derechos Humanos, Activista del Movimiento Social por la Paz en Colombia, Poeta y Escritor.

 jjsalinas69@gmail.com

Visite el perfil de Jhon Jairo Salinas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhon Jairo Salinas

Jhon Jairo Salinas

Más artículos de este autor