Quinto malo

¿Quién le teme a Macri?

Es la propia derecha y son sus tutores en el Departamento de Estado, en el Pentágono y la CIA los que le temen a Mauricio Macri, recién electo presidente de Argentina en una reñida segunda vuelta celebrada el domingo 15 de noviembre del presente año.

El poder hegemónico imperial le teme a Macri, a pesar de que se encuentran ante uno de los suyos. Él es un empresario, de cortas ideas y largos bolsillos donde acumula el capital obtenido con el aval de la legalidad burguesa de explotar a quienes, dentro del género humano, para ellos, no tienen otra categoría sino la de ser esa vulnerable mercancía conocida como "fuerza de trabajo".

Se me podrá preguntar: ¿Y por qué temen a uno de los suyos? Y respondo: Por lo mismo que pueden temer a la aventurera idea de recuperar el poder político en un país que, durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, alcanzaron importantes avances en equidad social y en el saldo de deudas con los sectores más empobrecidos de ese país.

El asunto, para no desviarnos en tantos detalles (aunque nada despreciables), es que el tema del derechista Mauricio Macri, devenido en presidente argentino, ha cargado de esperanza a quienes, en Venezuela, sueñan con derrocar al camarada Nicolás Maduro y dar al traste con la Revolución Bolivariana y Chavista. Han creado matrices de opinión e inventan noticias a su medida, pretendiendo convencer a incautos, de aquí y de allá, de que en nuestro país lo que ocurrirá el 6 de diciembre es un plebiscito y no unas rutinarias elecciones para la escogencia de diputadas y diputados a la Asamblea Nacional.

Claro, hay algo cierto y cada vez menos ocultable, ni siquiera por la poderosa maquinaria de manipulación hegemónica que maneja el imperio. Me refiero a la evidente confrontación de clases que se da en el plano político y electoral de Nuestramérica y que se ha evidenciado en las elecciones presidenciales de Argentina y que se evidenciará una vez más en Venezuela, este mismo año.

En Argentina, pese a ciertas manchas propias de una izquierda muy pequeñoburguesa, empeñada en mirarse el ombligo y esgrimir sus particulares purismos siempre "peronistas", la confrontación que se definió con el resultado del balotaje a favor de las ideas burguesas y derechistas representadas por Macri, fue entre las clases antagónicas en el capitalismo. Particularmente porque los avances revolucionarios e izquierdistas en Nuestramérica, a partir de la Revolución Bolivariana y Chavista, han servido para contener al neoliberalismo y a una de sus expresiones emblemática más recientes como el ALCA, enviada "ALCArajo" por el líder Comandante Hugo Chávez, precisamente en el país donde se produjo ese resultado electoral que a muchos ha ilusionado con el retorno de las derechas y el desmantelamiento de los avances de "la espada de Bolívar que camina por América latina".

Lo que ocurre y ocurrirá en los próximos tiempos no puede ser despachado en una reflexión breve y apurada. Esta mía, solo pretende recordar que hay un piso contrahegemónico levantado por el pensamiento Bolivariano y Chavista y por su expresión argentina con Kirchner-Fernández a la vanguardia. Recordar también que el domingo 6 de diciembre, en Venezuela, las elecciones para la Asamblea Nacional, son expresión de la lucha de clase y no tienen ninguna connotación plebiscitaria.

Lo que sí van a ratificar nuestras elecciones es que aquí nadie le teme a Macri y que la derecha tiene los pies demasiado cortos para lograr alcanzar la velocidad y distancia de los pueblos que decidieron ser libres, independientes y socialistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1393 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a217882.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO