En peligro inminente los legados de Chávez, Kirchner y Lula

Anoche dormí poco. No hay mejor trasnocho que aquellos que se convierten en meditación política sobre la vida de nuestros pueblos, comunes en muchos sentidos, aunque distantes todavía en lo que debe ser un proyecto político común. En los Casos de Venezuela, Argentina y Brasil, tres Pueblos colosales tuvieron híper liderazgos de primera línea. Chávez, Kirchner y Lula dejaron huella en la forma de percibir las necesidades de las grandes masas depauperadas por el pasado neoliberal. Cada uno con su estilo, y cada quien trabajando sobre la sociología política que le es propia. Y a cada quien, le han montado una cacería ex post contra la obra política, que constituye su legado.

En Venezuela, los atrasos sociales a finales del siglo pasado eran increíbles para estos tiempos. Millones de compatriotas llegaron a colocarse al borde del abismo más profundo que la Patria ha tenido en dos siglos. Hambre y miseria deambulaban por los cinturones de las ciudades; millones de seres humanos estaban invisibilizados y esperando por la magia de la solución a sus problemas en un modelo neoliberal que nunca pudo mostrar sus garras más que en la injusta distribución de la riqueza petrolera. Chávez insurgió y luego el Pueblo toma el poder por vías pacíficas electorales. Todo lo que vino después fue consecuencia de una ruptura social y política drástica con el pasado, aunque tolerante con los remanentes y focos de la derecha acaudalada. Estos relictos de la derecha comenzaron a conspiración desde el mismo momento en que Chávez se convirtió en una tormenta electoral imbatible. Han crecido, se han fertilizado con apoyo de la derecha fascista internacional, con sus fortunas logradas en vampírica chupada sobre los dineros de todos, y se han nutrido de algunas estrategias que cabalgaron sobre nuestros errores.

Abortado el golpe de Estado de derecha cuando el feto mostraba su calva, aquella y algunos aliados circunstanciales optaron por ir contra la industria petrolera. El Golpe Petrolero tampoco les dio resultados y comenzaron a trabajar el descrédito de las acciones de gobierno. Lo que se hacía a favor del Pueblo se utilizaba para enconar el apetito de la clase media, hasta que finalmente lograron cuajar el proyecto de guerra política y económica, en la que estamos. En las fases finales de la agonía del Comandante Eterno, ya el plan andaba en marcha. Todo consistió en colocar la palabra inseguridad en el medio de toda acción de gobierno: Inseguridad ciudadana, inseguridad alimentaria, inseguridad en la salud pública, por nombrar algunas áreas sensibles.

La inseguridad no es un hecho concreto, es una abstracción y en cierta forma se convierte en percepción y miedo frente a la cual se diseña un modo de vida. Varias veces hablamos en la UBV, en la oficina del anterior Rector Prudencio Chacón y en presencia del excelente pensador y luchador Luis Biggot, sobre el tema. Era claro que el Presidente Maduro, tendría entre sus retos romper tempranamente con los mensajes, unos directos y otros subliminales, de inseguridad en varios ámbitos de la vida del país, aun siendo las cifras estadísticas la evidencia que tal inseguridad no existe en la realidad para el sistema agroalimentario, por ejemplo, donde los consumos aparentes de alimentos remontaron drásticamente desde 1998, hasta el punto de convertirse el exceso de alimentación en un problema de salud pública. Pero, la percepción lograda por las estrategias de guerra política, hacen pensar que aún colocando el doble de los productos en los anaqueles, enfriadores y demás exhibidores, estos desaparecerían de inmediato, a causa de la guerra política. Esa situación ha permitido afirmar que pasarán varios años antes de desmontar el discurso opositor de la inseguridad alimentaria. Mientras tanto, la presión política en una ambiente pre-electoral, genera preocupaciones lógicas. El llamado "Golpe Maicero" sigue su curso generando inseguridad alimentaria, posiblemente de la mano de una empresa que dicen recibió recursos equivalentes a 5000 millones de dólares para importaciones de materias primas y bienes de capital, durante estos últimos 16 años.

En farmacia, tema asociado a la salud, la estrategia de desabastecimiento fue impulsada con la fuga de ingentes cantidades de medicamentos adquiridos o preparados con dineros públicos a una tasa cambiaria preferente. Todavía, esta situación sigue latente, aun cuando se desmontó la estrategia extractora del paramilitarismo colombiano en la frontera tachirense.

La inseguridad ciudadana ha resultado un sancocho de análisis. Las diversas causas y la complejidad de las acciones para frenarla, dan por resultado especulativo que esta se está alimentado desde la derecha, que paga cantidades jugosas a los delincuentes para mantener la zozobra pre-electoral.

A escasos días para las elecciones, ganar como sea, en este mar de inseguridades diseñadas por la derecha, significa retomar el discurso de la conciencia del Pueblo. Revolución es conciencia. Es la puerta de la conciencia social y política la que debe abrirse para derrotar contundentemente a la derecha que se prepara para otra intentona golpista: El Golpe Parlamentario. En términos sencillos, el Pueblo Chavista está muy preocupado y se dice que los altos burócratas del gobierno han convertido sus culos en ventosas, que asidos al poder, no dan luces para salir de la trama de la guerra política y económica.

Mientras esto pasa y espera por resultados aquí en Venezuela, en Brasil, Dilma, heredera del legado (en vida) de Lula Da Silva está siendo poderosamente acosada y aun cuando no se teme por un golpe de Estado, es posible que recule en algunas medidas que han favorecido a los brasileños pobres, entre otros el programa de hambre cero iniciado por Lula. Si fracasa Dilma en la respuesta popular contra la derecha, Lula no tendría mayor opción electoral en el próximo período, donde se ve como candidato ideal. En Argentina, la Presidenta Cristina logró mantener a raya la escalada de la derecha, pero los resultados electorales colocan a Scioli contra las cuerdas, y al proyecto de Kirchner, patas pa´arriba.

Entonces estamos ante un peligro inminente en Sur América.

mmora170@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1614 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: