Kerry reescribe la historia del apoyo de EEUU a las revoluciones de colores

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

El Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, pareciera que no acaba de entender los últimos quince años de política exterior norteamericana o es que en Ginebra lanzó una descomunal mentira. Cuando él define las acciones de Estados Unidos en Ucrania, dice "Nosotros (Estados Unidos) no estamos involucrados en las múltiples revoluciones de colores." Alguien que ocupa un cargo como el que Kerry ocupa, debería estar mejor informado. Después de todo, él no es solo el principal funcionario de la política exterior de Estados Unidos, sino que también sirvió como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado desde el año 2009 hasta el 2013 y fue miembro del comité desde el mismo inicio de las "revoluciones temáticas o de colores" promovidas por Estados Unidos.

El jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, NikolaiPatrushev, señaló con precisiónque Estados Unidos está financiando a grupos rusos de oposición y está empleando las sanciones por lo de Ucrania para promover el descontento civil en la sociedad rusa con el objeto de dirigirlo hacia una revolución de colores en Rusia. El alarmante registro de apoyos de parte de Estados Unidos a las revoluciones de colores alrededor del mundo habla por si solo.

Lo que es aun más irritante acerca de la negativa de Kerry sobre las operaciones de Estados Unidos que apuntan hacia el derribamiento de varios gobiernos es que él estuvo presidiendo varias audiencias del Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano desde el año 1987 hasta 1989 sobre la guerra encubierta de la Agencia Central de Inteligencia, CIA para derrocar al gobierno Sandinista de Nicaragua. Durante 25 años Kerry ha ido desde ser agitador opuesto al golpe de estado de la CIA y sus operaciones de desestabilización, hasta convertirse en un consumado artista encubridor de estas actividades.

Luego del derrocamiento de Milosevic el año 2000 en medio de protestas callejeras transformadas en revolución, siguiendo al pie de la letra el manual de Gene Sharp/CIA y que fue apoyado por el antecesor de todos los grupos de protesta de las organizaciones no gubernamentales, ¡el OTPOR! (¡Resistencia! Inicialmente, agrupación política serbia) hubo unas 20 revoluciones temáticas en rápida sucesión. Estas fueron seguidas por revoluciones temáticas tales como "La Primavera Árabe" en Túnez, Egipto, Libia, Siria y Yemen. Las huellas de Soros y sus organizaciones no gubernamentales se hallaron incluso en intentos menores tales como en Honduras y Maldivas.

También se despachó personal de OTPOR hacia algunos de estos países por cortesía de la USAID y la NED, con el objeto que contribuyeran al fomento de la rebelión.

El Sr. Kerry sostiene que Washington no estuvo involucrado en ninguna de las "múltiples revoluciones de colores". ¿Por qué emplearía la expresión "múltiples revoluciones de colores"? La razón es que hubo reiterados apoyos de Estados Unidos a las múltiples revoluciones de colores como lo confirma la lista a continuación: Estados Unidos apoyó la Revolución de las Rosas en Georgia, la Revolución Naranja en Ucrania, la Revolución de los Cedros en El Líbano, la Revolución de Los Olivos en Palestina, (la cual vio a Hamas acceder al poder, dividiendo efectivamente al movimiento independentista palestino), la Revolución de los Tulipanes en Kirguistán, la Revolución Morada en Irak (la cual vio llegar al poder al gobierno dominado por los chiítas amigos de Irán, significando el fin del estado unificado de Irak) la Revolución Azul en Kuwait, la Revolución del Azafrán en Birmania (aplastada posteriormente por los militares) la Revolución Carmesí en el Tíbet (aplastada por las fuerzas de seguridad chinas) y la abortada Revolución Verde en Irán. Hubo también intentos de revoluciones temáticas en Moldova (la Revolución de la Uva) en Mongolia (la Revolución Amarilla, que fue parcialmente exitosa) en Uzbekistán (la Revolución del Algodón) en la República Autónoma Rusa de Basjortostán ((la Revolución Naranja) en Ecuador (la Revolución de la Policía) en Bolivia (la Revolución del Gas, con base en las cuatro provincias secesionistas que producen gas natural) y en Bielorrusia (la Revolución de la Mezclilla).

Tampoco vamos a omitir el alzamiento del Movimiento Democrático Naranja en Kenia, que resultó en miles de muertos antes que el líder RailaOdinga se convirtiera en Primer Ministro en un gobierno compartido. Luego de estas revoluciones de colores, hubo la Revolución de los Jazmines en Túnez, apoyada por Estados Unidos y por Soros; la Revolución Flor de Loto en Egipto, la Revolución del Twitter en Siria y el levantamiento en Yemen. En el Medio Oriente, los ingenieros de la revolución se aprestaron a intentar golpes de estado temáticos en Maldivas (Revolución Amarilla) en Indonesia (la Revolución del Sándalo que tuvo mal fin) y la Revolución de las Ollas y Sartenes en Venezuela.

El gobierno producto de la Revolución Amarilla de Soros en Maldivas fue derribada en un contra golpe conducido por el Vicepresidente y la policía.

Luego que la CIA organizara el golpe de estado contra el presidente democráticamente elegido de Honduras, Manuel Zelaya el año 2009, la junta respaldada por los militares recibió el apoyo de las elites ricas quienes marcharon por las calles en apoyo a la junta y adoptaron el color blanco en apoyo del presidente instalado por los militares, Roberto Micheletti.

¿Qué dijo el entonces senador John Kerry acerca del golpe temático, el primero llevado a cabo por el gobierno de Obama? Kerry apoyó la meta de Zelaya de regresar al poder ya que él era el presidente democráticamente elegido en Honduras.

Hoy en día, Kerry no apoya el regreso del Presidente ucraniano, Viktor Yanukovich al poder en Kiev a pesar que él también fue elegido democráticae inconstitucionalmente derrocado. Cuando la Biblioteca Jurídica del Congreso de Estados Unidos llegó a la conclusión que la remoción de Zelaya fue inconstitucional, fue el senador Kerry quien exigió que el hallazgo fuera revertido. Con toda certeza el Sr. Kerry había ya aprendido el significado de la palabra "hipócrita" cuando asistía a las universidades de Yale y Boston.

La historia del apoyo norteamericano a las revoluciones temáticas siguió adelante luego de la Primavera Árabe. Con posterioridad a la segunda revolución temática contra la presidencia de Yanukovich, la denominada "Revolución Euromaidan" hubo también intentos de alzamientos temáticos en Rusia y Macedonia (la Revolución del Tobo Azul).

No existe manera alguna en que Kerry pueda negar la naturaleza temática de color de los alzamientos financiados por Estados Unidos. Como primeramente se vio con la Revolución Naranja en Kiev el año 2004, la cual fue de manera más precisa una revolución financiada por Soros y por la CIA la que le negó al triunfador Yunukovich la presidencia e instaló al pro-norteamericano ViktorYushchenko y a la corrupta,YuliaTymoshenko,en el gobierno. Las banderas, y las pancartas naranjas estaban por todas partes en la Plaza Central de Kiev. Durante la más reciente revolución ucraniana "Euromaidan" se reveló cómo la experta en asuntos europeos y distribuidora de panecillos, Victoria Nulandle costaron a los contribuyentes norteamericanos la suma de cinco mil millones de dólares en las banderas negras con rojo del Ejército Insurgente Ucraniano (EIU) recién salidas de la fábrica y que aparecieron en la Plaza Central de Kiev retitulada Plaza Maidan y por todo Kiev.

En las revoluciones temáticas de Libia y Siria, financiadas por la USAID y la NED, banderas de los regímenes anteriores recién salidas de la fábrica, con imágenes del rey Idris de Libia y de la post colonial y pro Francia, "República Siria" respectivamente, aparecieron de la noche a la mañana en las calles de Benghasi y de Trípoli como también en Aleppo, Homs y Damasco. El viejo estandarte del reino de Libia es ahora la bandera nacional de la disfuncional "República de Libia" la cual está dividida entre los gobiernos rivales de Trípoli y Tobruk.

En el caso de Siria, la bandera anterior a Assad es ahora empleada por el Ejército de Siria Libre aliado Salafista y es reconocida como la bandera de Siria por Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea.

China no ha sido inmune a las revoluciones de colores de Estados Unidos. Las defensas chinas contra tales operaciones fueron probadas primeramente en el Tibet y posteriormente en Hong Kong. La hija de Soros, Andrea Soros Colombel, es la fundadora y presidente de la Trace Foundation y cofundadora junto con su marido de la TsadraFoundation. Ambas organizaciones apoyan directamente al gobierno tibetano en el exilio. Su rastro apareció durante la sangrienta rebelión en el Tibet el año 2008. El Proyecto OSI Birmania/Sudeste Asiático de Soros dejó sus huellas dactilares en la rebelión de los monjes budistas en Birmania el año 2007, la denominada Revolución del Azafrán. El mismo esquema se aplicó al alzamiento tibetano del 2008. En el año 2011 se hicieron llamados a favor de la Revolución de los Jazmines desde el portal Boxun.com en idioma chino con base en Estados Unidos.

El concepto de revolución de colores se desplegó en la ciudad de Calgary, Provincia de Alberta, Canadá cuando el conservador NaheedNenshi, ismailichiíta, irrumpió en la alcaldía en una autodenominada "Revolución Púrpura". En tanto no se trató de un golpe, el ascenso de Nenshi fue anunciado como un gran éxito "multicultural"de un partido político xenofóbico y racista. Nenshi no ocultó su apoyo al proyecto de oleoducto y su desprecio por los tratados FirstNations, que rigen las relaciones entre Ottawa y los territorios aborígenes. Nenshi y los conservadores están actualmente tratando de derogar los tratados con las FirstNationsy apoderarse de sus reservas de hidrocarburos, lo cual constituye un golpe de estado contra la soberanía indígena.

Toda la plana mayor de Kerry en el Departamento de Estado ha apoyado las revoluciones de colores bajo el rótulo R2P (Responsabilidad para Proteger) en el gobierno de Barack Obama desde al año 2009. Muchos de los intervencionistas tales como Nuland, su delegado en derechos humanos, Thomas Melia y Jeffrey Feltman (actualmente Sub Secretario Político General, bajo el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, luego de haber servido como encargado principal para la Primavera Árabe en el Departamento de Estado). O son remanentes del desacreditado gobierno de George W. Bush o en su defecto conocidos chapuceros políticos neo conservadores. Con ellos se incorporaron los arquitectos neo liberales de la R2P, entre los más notables, la consultora en seguridad nacional, Susan Rice y la embajadora norteamericana ante la ONU, SamanthaPower.

John Kerry sostiene que no ha habido apoyo norteamericano a las múltiples revoluciones de colores. Al Sr. Kerry se le debería enviar una caja de Crayola 64 (lápices de colores) como recordatorio de que ha habido por lo menos la misma cantidad de revoluciones de colores que fueron planificadas y consumadas por Estados Unidos desde la Revolución de Belgrado del 5 de octubre del 2000.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1930 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: