Obama y la multifacética política anti-cubana

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

El 17 de diciembre del corriente, el presidente Obama ordenó el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba. Obama y el presidente de Cuba, Raúl Castro, acordaron durante una conversación telefónica la apertura de embajadas en cada uno de sus países. Hace algún tiempo, un contacto personal entre los dos líderes habría sido impensable. Los medios de prensa norteamericanos estuvieron felices de informar sobre la noticia. Estos países han sido hostiles entre si durante medio siglo, pero ahora sus líderes hacen declaraciones públicas simultáneas acerca de la normalización de las relaciones. Se abrirán pronto misiones diplomáticas en las capitales. Actualmente la Sección de Intereses de Estados Unidos en la embajada de Suiza en La Habana, Cuba o USINT es una pequeña misión que representa los intereses norteamericanos en Cuba.

Estados Unidos se dispone a cooperar en muchos problemas, incluyendo el del tráfico humano y la esclavitud, control migratorio y cambio climático. Estados Unidos levantará la prohibición de exportar a Cuba materiales de construcción y equipos agrícolas para granjas pequeñas privadas. A los ciudadanos norteamericanos que visiten Cuba se les permitirá regresar con hasta 400 dólares en mercadería, incluyendo 100 dólares en bebidas alcohólicas y tabaco. Los norteamericanos podrán utilizar tarjetas de débito y de crédito en la isla y a los bancos norteamericanos se les permitirá abrir cuentas corrientes. Estados Unidos reducirá las regulaciones para viajar a aquellos que tienen parientes en Cuba como también a los miembros de delegaciones, periodistas y becarios. El Departamento de Estado está estudiando la posibilidad de sacar a Cuba de la lista de estados que patrocinan el terrorismo.

El gobierno norteamericano no oculta el hecho que no suspenderá sus esfuerzos que apuntan hacia la protección de los derechos humanos, apoyo al sector privado, libertad máxima de expresión y reunión y un acceso más amplio a Internet. La disposición de Washington para la reconciliación con Cuba es la manera de crear las condiciones apropiadas para implementar la vieja política que apunta hacia la desestabilización de la Isla de la Libertad desde el interior y no desde el exterior como lo hacía Estados Unidos anteriormente. Hablando en televisión, el presidente Obama admitió que la política antagonista anti-cubana demostró ser ineficiente. Debería haber otras maneras de influir en Cuba. El embargo económico impuesto durante los años 60 y las acciones subversivas en gran escala, no han conducido hacia el derrocamiento de Castro. El Partido Comunista gobernante es todavía bastante popular con su política de rejuvenecimiento enrolando gente joven.

Durante la época dura de los años 90 Cuba estuvo casi aislada pero se mantuvo cabeza bien alta contra viento y marea.

Casi todos los esfuerzos de Estados Unidos contra el gobierno cubano relacionados con los grupos disidentes, blogueros de Internet y organizaciones anti-gubernamentales apoyadas por la USAID, fracasaron. La "quinta columna" quedó desacreditada a consecuencia de las disputas por el dinero que aportaba Estados Unidos.

Muchas veces los cubanos trataron de iniciar un diálogo con Estados Unidos. Todos estos esfuerzos terminaron en fracasos. Washington siempre ha planteado exigencias inaceptables para La Habana, por ejemplo, la exigencia de elecciones libres en todo el país con la participación de los emigrantes cubanos y organizaciones no gubernamentales financiadas por Estados Unidos.

Raúl Castro ha confirmado con precisión la disposición cubana para conversaciones sin condicionamientos. Uno de los periodistas norteamericanos estuvo en lo cierto cuando dijo que si los cubanos plantearan condiciones preliminares para las conversaciones, la lista entonces sería interminable, comenzando por el cierre de la base naval de Guantánamo donde está ubicado un campo de concentración de prisioneros; terminar con el empleo de aviones no tripulados en diferentes partes del mundo, cosa que ha producido una alta tasa de civiles muertos.

Gradualmente Cuba se ha convertido en un problema para todos los estados del hemisferio occidental, sin excepción.

La política represiva hacia Cuba fue percibida por los estados de América Latina como un desafío geopolítico y amenaza potencial a su soberanía nacional.

La impunidad y el aventurerismo imperial en la escena internacional, en gran medida ha facilitado el proceso de integración de América Latina, por ejemplo, estimuló el surgimiento de agrupaciones regionales tales como la Unión de Naciones de América del Sur, UNASUR; la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, CELAC; la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América, ALBA y algunas otras. El constante enfrentamiento político e ideológico con Estados Unidos ha producido políticos tales como Inácio Lula da Silva, ex presidente de Brasil; Néstor Carlos Kirchner, ex presidente de Argentina; el fenecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez; Rafael Correa, el actual presidente de Ecuador; Evo Morales, presidente de Bolivia y algunos otros. La solidaridad con Cuba puso a Washington un poco más sobrio. Nunca se atrevió a montar una "revolución de colores" en la isla. Ha habido grandes dudas acerca de la credibilidad de la "quinta columna" –el servicio de seguridad cubano controlaba sus movimientos en la isla y en Estados Unidos. Los Cinco de Cuba, también conocidos como los Cinco de Miami (Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González) son conocidos a través de todo el mundo –los cinco agentes de inteligencia cubana fueron condenados en Estados Unidos por conspiración para realizar espionaje. En Cuba los cinco disfrutan la fama como héroes nacionales que han sacrificado su libertad en la defensa de su país. Las actividades de los "cinco héroes" para penetrar los centros subversivos de la CIA y frustrar los planes terroristas de los grupos radicales de emigrantes son solo un episodio de la lucha contra los enemigos de la revolución cubana. Los cinco agentes que fueron detenidos por el FBI han sido regresados a Cuba. El evento ha sido marcado como fiesta nacional.

Hay que tomar en cuenta que las sanciones contra Cuba fueron impuestas por el Congreso y es por eso que Obama pidió al Congreso que desarrolle un "honrado y serio debate" para evaluar la posibilidad de finalizar el embargo. El Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, comentó que él no descartaría la posibilidad que el embargo se prolongue hasta el año 2017. Los medios de prensa han dedicado bastante espacio a una posible visita del presidente Obama a Cuba. La cumbre sería precedida por la visita a Cuba de la Sub Secretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson y por el Secretario de Estado, John Kerry. El viaje de Obama sería el clímax de estas actividades diplomáticas. Esfuerzos propagandísticos están en desarrollo para hacer que los planes de Washington atraigan mucha atención. Algunos medios de prensa incluso dicen que el vuelco de Estados Unidos hacia Cuba es una victoria de la diplomacia de Washington sobre Rusia. Muchos analistas creen que el factor ruso es la fuerza impulsora del abrupto cambio político norteamericano hacia Cuba. En años recientes, Rusia ha intensificado sus actividades diplomáticas en América Latina. Estimula sus vínculos con Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador y Bolivia.

La cooperación con Cuba está en alza. La isla está ubicada a una distancia de unos 130 kilómetros de Estados Unidos. El desarrollo de la cooperación militar entre Rusia y Cuba hizo que Washington lanzara una política de détente en su relación con La Habana y pusiera al día su política de "poder suave" con el objeto de impedir el surgimiento de bases militares rusas en la isla. De tiempo en tiempo, aviones militares y unidades de la marina rusa hacen visitas amistosas a Cuba. Cada vez, Estados Unidos hace un escándalo por eso. Histéricas voces se alzan gritando "Vienen los Rusos."

Las afirmaciones en el sentido que el "cambio de la política de Estados Unidos hacia Cuba" debilitará la posición de Rusia en Cuba y alienará a América Latina de la Federación de Rusia, no se sostienen. La política exterior de Rusia no está dirigida hacia terceros países. "Si esas medidas de las que Washington ha hablado se ponen en práctica, ayudarán más bien a mejorar la situación en torno a Cuba y constituirán un paso positivo para nosotros", señaló el Vice Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov a la televisora Rusia Hoy.

Aun así una considerable porción del establecimiento norteamericano está interesado en mostrar a Rusia como un "adversario estratégico" y desea mantener vigente el embargo económico contra Cuba. No hay ninguna razón para esperar que "el cambio de política hacia Cuba" anunciado por el presidente Obama conduzca hacia la suspensión de las operaciones multifacéticas contra la Isla de la Libertad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1681 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: