Crónicas de la era imperial Obama

Barack Obama; ¡descargando su arrechera¡

Derrotado externa e internamente, el emperador, deambula por palacio. Se ve deprimido, nostálgico, laureles marchitos recorren la oficina. La noticia de perder la hegemonía económica mundial y pasar a un segundo, o ni tan lejos tercer o cuarto lugar, le ha vuelto irracional, irreflexivo… Sumado a esta perdida, la crisis del medio oriente y la falta de progreso en Siria a pesar de toda la fuerza militar y terrorista. Ucrania, ¡Oh, Ucrania! una aventura contra Rusia, ahora nada fácil. El sur, en América, cada vez más cohesionado y en vías de una consolidación como bloque de poder regional, político, económico y militar, lo han llevado a un total y extremo estado de abandono. Iracundo, busca documentos, llama, pide noticias frescas… No se detiene, no sabe qué hacer. Su crisis emocional es absoluta.

¿Cómo es posible que nosotros, los Estados Unidos de América, la nación más poderosa que la humanidad haya conocido llegó a ser desplazada del poder mundial, por ineptos, por vividores, por negros de baja estirpe, por comunistas…?

¡Se le olvida de donde viene, su color! ¿Está cuerdo o perdido en su laberinto?, reflexiono. No quiero ni debo responderle, está muy, pero muy desorientado. Quiere un culpable de sus fracasos, de sus desventuras. Sabe que la perdida de dominio económico mundial es síntoma, signo inequívoco y preámbulo de la caída de cualquier imperio. Mientras toma una copa recuerda; la desaparición del imperio británico se inició con la pérdida de la hegemonía económica… Por momentos se detiene y mira al sur, al norte, al este, al oeste, ¡a mí!, ¿Qué piensa?¿Cree que estoy loco, yo Barack Hussein Obama? A pesar de todos los fracasos, aun soy el hombre más poderoso, influyente y temido de este planeta…, la conversación se ve interrumpida por una noticia en la tv, desde el sur, retrasmitido por el sistema interno de la Casa Blanca, Telesur, ¡informa, da la bienvenida, saluda a los países miembros reunidos en Quito, Ecuador. A la mitad y centro geográfico del mundo!  Los teléfonos repican…, es el caos. ¡No se detienen!

Furibundo, grita, sí, grita fuerte, que pare, que detenga todo aquel estallido de llamadas. Lo miro con terror, sus ojos desorientados vuelven a mirarme. ¡Sólo es su línea privada!, le señalo con mis dedos temblorosos. De nuevo telesur; ¡los Estados Unidos de América son sacudidos, los ciudadanos americanos, estadounidenses, protestan en las calles de las grandes ciudades. Sí, protestan contra el gobierno, contra el sistema, reclaman JUSTICIA, LIBERTAD, DEMOCRACIA…RECLAMAN QUE LOS DEJEN RESPIRAR ¿Quién promueve esa anarquía? Llame a la guardia nacional y al fiscal general para que ordene la inmediata detención de los terroristas que dirigen tales acciones. Señala. No es posible que nosotros los Estados Unidos de América caigamos en vanidades como esas. Hemos sido, somos y seguiremos siendo el imperio más poderoso de la humanidad. La tierra de la felicidad, de la alegría, de la aventura… Ordene a CNN, FOX, ABC, BBC… que callen esa información.

Ordénale a Ángela, ¿Merkel?, si, que de inmediato emitan como Unión Europea, sanciones contra Rusia, contra Venezuela, a los bancos alemanes por hacer negocios con Cuba… y contra todo aquel que ose defenderlos y señalar a lo Estados Unidos de América, su presidente y su sistema de dominación. Llama a Castro, ¿Fidel? No, a Raúl, ese el hermano títere. Dile que, mira en todas direcciones, y sigue diciendo, la pagaran los Republicanos, ellos son parte de esta conspiración. Dile que sus muchachos serán liberados de inmediatos y que reestableceremos nuevas, buenas, amistosas y cordiales relaciones. ¿Señor, está consciente de lo que dice? ¿Lo pone usted en duda? No, sólo que al comienzo, hicimos lo mismo con los Rusos y hoy. Cállese, yo soy Barack Husein Obama, primer presidente negro de los Estados Unidos de América, premio Nobel de la Paz. Deme el teléfono yo hablaré con él.

Dígales a los Senadores que aún nos quedan que apuren la ley para sancionar a Venezuela. Los pondremos de rodillas, para que nos supliquen que los liberemos de la dictadura Chavista. ¡Que los dejemos respirar! 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1805 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: