la “victoria” de Washington en irak

Los ciudadanos de Estados Unidos todavía no saben por qué su gobierno destruyó a Irak.  La ?Seguridad Nacional? impedirá que alguna vez lo sepan.  La ?Seguridad Nacional? es la capa bajo la cual se esconden los crímenes del gobierno norteamericano.  George Herbert Walker Bush, ex director de la Agencia Central de Inteligencia que fue presidente por cortesía de haber sido elegido vicepresidente por Ronald Reagan, fue el último presidente norteamericano refrenado.  Cuando Bush I  atacó a Irak se trató de una operación limitada, la meta de la cual era desalojar a Saddam Hussein del Kuwait anexado.

Kuwait fue una vez parte de Irak, pero el poder colonialista occidental creó nuevas fronteras políticas como lo hizo el Partido Comunista de la Unión Soviética en Ucrania.  Kuwait surgió desde Irak como un pequeño reino petrolero independiente.

Según algunos informes, Kuwait estaba perforando en ángulo a través de la frontera hacia el interior de los yacimientos petrolíferos iraquíes.  El 25 de julio de 1990 Saddam Hussein con sus tropas iraquíes se concentraron en masa en la frontera con Kuwait y le preguntó al embajador del Presidente George H.W.Bush, April Glaspie, si el gobierno de Bush tenía una opinión sobre la situación.  La respuesta del embajador Glaspie fue la siguiente: ?Nosotros no tenemos ninguna opinión sobre los conflictos entre árabes, tales como su disputa con Kuwait.  El Secretario de Estado, James Baker, me ha señalado que haga hincapié en la directiva que se le dio primero a Kuwait en los años 60 en el sentido que el problema de Kuwait no tiene vinculación alguna con Estados Unidos.?

De acuerdo con esta transcripción, altos funcionarios del gobierno norteamericano reaseguraron a Saddam Hussein que Washington no se interponía en el camino de la reunificación de Irak para detener el robo de una familia gangsteril del petróleo iraquí: Durante una conferencia de prensa en Washington al día siguiente, la vocera del Departamento de Estado, Margaret Tutweiler, fue interrogada por los periodistas, ¿Estados Unidos ha enviado algún tipo de mensaje diplomático a los iraquíes en torno a los 30 mil soldados estacionados en la frontera con Kuwait?

¿Ha habido algún tipo de protesta de parte del gobierno de Estados Unidos?  A lo cual ella respondió: ?No tengo ningún conocimiento de tal protesta.?

?El día 31 de julio, dos días antes de la invasión iraquí a Kuwait, el Sub Secretario de Estado para Asuntos del Cercano Oriente, John Kelly, declaró ante el Congreso que Estados Unidos no tiene ningún compromiso para defender a Kuwait y que Estados Unidos no tiene intenciones de defender a Kuwait si este es atacado por Irak.?  (Ver también otras fuentes).

¿Se trató de un montaje contra Saddam Hussein o la toma de Kuwait por los iraquíes produjo frenéticas llamadas de los socios comerciales de la familia Bush en el Medio Oriente?

Cualquiera que sea la explicación por el dramático, repentino y total cambio de la posición del gobierno norteamericano, el resultado produjo una acción militar de casi guerra con el mismo Irak.

Desde el año 1990 hasta el 2003 Irak resultó aceptable para el gobierno de Estados Unidos.

Repentinamente, en el 2003 ya no era aceptable.  No sabemos por qué, pero nos dijeron un aluvión de mentiras.  Que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva que eran una amenaza para Estados Unidos.  El espectro del ?hongo fatídico? sobre una ciudad norteamericana, fue agitado por el Asesor de Seguridad Nacional.  El Secretario de Estado fue enviado a la ONU con una recolección de mentiras con las cuales construir la aceptación de la brutal agresión norteamericana contra Irak.  El merengue de la torta fue la especie que el gobierno secular de Saddam Hussein ?tenía vínculos con al Kaida y al Kaida cargaba con la culpa del atentado del 11 de septiembre.

Ya que ni el congreso ni los medios de comunicación de masas han demostrado ningún interés en conocer las razones por la cuales cambió de actitud respecto de Irak, la ?Amenaza de Irak? seguirá siendo un misterio para los norteamericanos.

Pero la consecuencia de la destrucción del gobierno secular de Saddam Hussein por parte de Washington, gobierno que logró mantener a Irak unido sin la violencia inducida por Estados Unidos, que ha hecho de este país una zona de guerra permanente, que ha sido de una violencia continua a un nivel igual sino superior a la violencia asociada a la ocupación de Irak por Estados Unidos.

Washington carece de sentimientos humanitarios.

La hegemonía es la única preocupación de Washington.  Como en el caso de Afganistán, Libia, Somalia, Paquistán, Yemen, Ucrania, Siria e Irak, Washington solo les trajo muerte.  En Irak la muerte continúa.

El pasado 12 del corriente 500 mil residentes de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, beneficiarios de la campaña por la ?libertad y la democracia? de Washington, huyeron de la ciudad en tanto el ejército entrenado por los norteamericanos colapsaba bajo el ataque de al Kaida.  El gobierno instalado por Washington, temiendo que Bagdad sería la siguiente, ha solicitado a Washington ataques aéreos contra las tropas de al Kaida.  Las ciudades de Tikrit y Kirkuk también cayeron.  Irán envió dos batallones de Guardias Revolucionarios para proteger al gobierno instalado por Washington en Bagdad.

¿Recordará alguien la propaganda que sostenía que Washington tenía que derrocar a Saddam Hussein con el objeto de ?llevarle a los iraquíes la libertad, la democracia y los derechos de las mujeres.??  Nosotros (los norteamericanos) teníamos que derrotar a al Kaida ?que en ese entonces no estaba presente allá en Irak?antes que llegara aquí.?

¿Recuerdan Uds. las promesas neoconservadoras de un ?paseo? que duraría una pocas semanas de guerra, que solo costaría 70 mil millones de dólares que serían pagados con los ingresos petroleros iraquíes, recuerdan al asesor económico de George W. Bush que fue despedido por declarar que la guerra costaría 200 mil millones de dólares?  El verdadero costo de la guerra fue calculado por el economista Joseph Stiglitz y la experta presupuestaria de la Universidad de Harvard, Linda Bilmes, quien demostró que la guerra de Irak costaría a los contribuyentes norteamericanos tres millones de millones de dólares, gasto que pone en peligro el sistema de seguridad social norteamericano.

¿Recuerdan Uds. las promesas de Washington en el sentido que Irak sería puesto en pie por Estados Unidos como una democracia donde habría seguridad para todos y las mujeres tendrían derechos?

¿Cuál es la situación hoy en día? 

Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, ha sido recientemente aplastada por las fuerzas de al Kaida.  Estas son las fuerzas que Washington dijo varias veces que había derrotado por completo.

Estas fuerzas ?derrotadas? ahora controlan la segunda ciudad de Irak y un cierto número de provincias.  La persona que Washington dejó a cargo de Irak está de rodillas rogando a Washington ayuda militar y apoyo aéreo contra las fuerzas yijadistas que el incompetente régimen de Bush desató en el mundo islámico.

Lo que Washington ha hecho en Irak y Libia y que trata de hacer en Siria, es destruir gobiernos que mantienen a los yijadistas bajo control.  Washington se enfrenta a la perspectiva de un gobierno yijadista que abarcaría a Irak y Siria.  La conquista neoconservadora del Medio Oriente se está convirtiendo en la conquista de al Kaida.

Washington ha abierto la Caja de Pandora.  Eso es lo que ha logrado Washington en el Medio Oriente.

Aunque Irak caiga en las manos de al Kaida, Washington continua suministrando a las fuerzas de al Kaida que atacan Siria, armamento pesado.  ¡Irán ha sido satanizado y es quien ha enviado tropas para defender al régimen instalado por Washington en Bagdad!¿Será posible que un país parezca más tonto de lo que parece Washington? 

Una conclusión a la que podemos llegar es que la arrogancia y la vanagloria que define al gobierno de Estados Unidos han incapacitado a Washington para tomar decisiones lógicas y racionales.  La megalomanía campea en Washington.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org

 Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation                                                                   

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1747 veces.



Paul Craig Roberts


Visite el perfil de Paul Craig Roberts para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: