Primavera en Colombia

Aunque el país sudamericano esta ubicado en el trópico y es atravesado por tres cordilleras, pareciera que se acerca a una primavera, lo que seria la continuación de la apertura democrática del país y el proceso de profundización de la democracia mas cercana al sentimiento popular.

Colombia, un país sumido en una guerra de más de dos siglos y arreciada con la guerra de los últimos sesenta años, al parecer esta dispuesta a superar la supuesta pasividad de un pueblo que desea salidas políticas que impliquen mayor grado de participación y protagonismo que logren dinamizar la vida institucional pero con la incorporación de los diversos sectores que han venido siendo excluidos o tímidamente aceptados en el juego político, en el cual parece que el sentir y opinar de forma diversa todavía es poco tolerable en esa nación.

La expresión de tal primavera, proviene del alcalde mayor, el economista Gustavo Petro, electo por la voluntad popular en las elecciones del año 2011, con una votación de mas de setecientos mil votos, quien en los actuales momentos enfrenta la decisión del procurador de destituirlo de la alcaldía y la osadía de inhabilitarlo políticamente por quince largos años.

Todo comienza, en lo que públicamente informan los medios, que el alcalde comenzó a desarrollar su proyecto prometido en la campaña electoral de cambiar el sistema de recolección de los desperdicios, de la basura y los desechos solidos, planteándose separar los residuos para un mejor aprovechamiento de los mismos, y convertir a quienes se ocupan del reciclaje en operarios del aseo publico y limpieza de la ciudad así como darles la oportunidad de que formen sus propias empresas con la visión de estar mas conectados social y ambientalmente con los habitantes de dicha ciudad.

Por supuesto, que detrás de todo esta el negocio de las empresas privadas las cuales se oponen a un nuevo modelo que le asigna un papel protagónico al sector publico, ya que las operadoras privadas obtienen anualmente 500.000,00 millones de pesos, que según palabras del alcalde le vienen robando a los usuarios del aseo de Bogotá, o sea una situación donde una autoridad de la relevancia de la alcaldía mayor se propone desprivatizar un servicio publico es considerado un hecho ilícito, sin embargo el trasfondo tiene otras consideraciones de orden político.

Esta decisión de destituir al alcalde mayor, ha generado un gran movilización espontanea de la sociedad colombiana sin distingos políticos y sociales, pues ha logrado incorporar a amplios sectores agrarios, campesinos, estudiantes, trabajadores así como a las nuevas ciudadanías urbanas, sectores ambientalistas, protectores de animales, que ven con suma preocupación como se vulnera el estado de derecho cuando se quiere destituir a un funcionario designado en libres comicios y por voluntad de los bogotanos, siendo el segundo cargo designado después del presidente de la republica.

Colombia, un país cuyos ciudadanos han venido haciendo esfuerzos que allanen el camino para lograr la tan ansiada paz, que permitan superar las infinitas guerras civiles que son el producto del sectarismo, que pareciera como algunos actores con poder político al mas viejo estilo dictatorial que con sus acciones pretender eliminar la diferencia, extinguir la diversidad y ahogar los limitados avances encontrados a partir del año 1991 cuando la asamblea constituyente logro importantes acuerdos políticos y constitucionales en función de la ampliación de los derechos ciudadanos que han permitido el reverdecer de los valores de una democracia mas humana.

La tolerancia política es uno de los valores que requieren ser aprehendidos y colocarlos en práctica para que puedan vigorizar la estabilidad y el horizonte de una sociedad que clama por la paz; Colombia esta inmersa en un clima de intolerancia y ausencia de garantías políticas para sus ciudadanos, lo cual es una de las causas del conflicto armado, y con medidas como las tomadas, más allá de la legalidad, colocan en riesgo los avances para los acuerdos de paz que se adelantan desde la Habana y serian un golpe en contra de una autoridad electa, de carácter popular y con pensamiento progresista y de izquierda.

Al parecer, la Colombia de Nariño, de Camilo Torres Tenorio el prócer de la independencia, del padre Camilo Torres Restrepo, de Gaitán y tantos prohombres, se viene acercando lentamente a impulsar un gran movimiento ciudadano, que hasta ahora ha sido aguantado y que tiene antecedentes en la huelga del sector agrario y campesino, que clama por adelantar una transformación en paz y democracia, sin violencia sino dentro del campo de la lucha de las ideas y la solución no debe ser una dictatorial destitución de una alcalde que adelanta para beneficio de todos los bogotanos su proyecto de BOGOTA HUMANA. “Alegres pero firmes”.

“No es a la democracia a la que puedan achacarse los fracasos, es a la falsificación de la democracia. No es a la democracia a la que se le puede sindicar de incapacidad para manejar el mundo, es a las despreciables oligarquías…”. “La oligarquía piensa en función de mecánica electoral. Nosotros pensamos en función de agricultura, de sanidad, de trabajo de organización, de dignidad humana, de soberanía nacional”. (Jorge Eliécer Gaitán).




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1311 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: