El inescrupuloso y falso positivo: Uribe Vélez

Qué manera de joderle la paciencia a los colombianos serios y responsables y, a buena parte de los latinoamericanos que no comulgan con la “personalidad diabólica” de ese sujeto que gobernó a Colombia durante dos nefastos períodos que la dejó sembrada de varias decenas de fosas comunes, atiborradas de miles de cadáveres, en sus interiores, además de la explotación desmesurada del neoconformismo uribista que vicio a su país de antagonismos que aún hoy día lo mantienen enredado de crímenes y matanzas que hacen imposible la deseada paz entre ellos no, sin antes guarecer a muchas regiones colombianas de bases militares gringas que, en su conjunto son siete, dispersas en ellas, vigilada y bien resguardadas por los militares americanos y, bajo la soberanía del imperio y, ahora nos viene de la noche a la mañana a “ejemplarizar” (sin cordura ninguna) como modelo político que lo presenta como “El Gran Colombiano” actual, elegido a través del canal History Chanel que, de por sí revienta la armonía de la mayoría del pueblo colombiano con su elección por idea de su asesor y compinche J.J Rendón, quien, cobrando lo suyo, lo ha llevado a la cúspide piramidal nacional de desvergüenza sin ningún respeto a esa República.

Se sabe que el gran patrocinador de ese programa es un tal uribista, Luis Fernando Peláez, quien pagó la abultada sume de 3 millones de dólares por él mismo que, de una vez se echó a Uribe Vélez sobre sus hombros y pronto lo paseara por el mundo como la vedette más extraordinario que ha parido la hermana Colombia y, es casi seguro que comience por Miami como punto de partida, adentrándose más en todas las ciudades de EEUU y finalizará en Israel, bailando la danza popular tradicional la Hora en el Mossad con Netanyahu de brazos cruzados.

Hoy más que nunca se recuerda a Uribe Vélez en Colombia con una sin razón de rabia incontenible, que invade desvelos y, es que el candidato elegido como “El Gran Colombiano” no tiene paz con su conciencia que se la entregó de lleno a J.J Rendón quien se la sabe exprimir sin maltratarlo y, es tan jugosa que siempre le da buenos dividendos más que Capriles acá en Venezuela, pero lo que aquél no ha podido ocultarle es que durante sus dos gobiernos, no hizo ninguna inversión social de importancia para su pueblo y, más bien, rudamente aumentó los niveles de pobreza y sí disparó el crecimiento económico a favor de los poderosos y explotadores. Fue además, copartícipe por (descuido) de la crisis en la educación y, la salud.

Se sabe que, Uribe Vélez, llegó al poder con ventajismo gubernamental y practicó el fraude electoral con un alto índice de abstención, por lo que el padre Camilo Torres, no se equivocó con él con: “el que escruta elige”.

Fue –Uribe Vélez- el padre del Plan Guerrerista y, también del Plan Colombia y, fue sumiso y proclive a los grandes escándalos de corrupción en ese país. Fue un belicoso audaz y complacido asesino. Su gran chantaje que realizó con esmero exitoso fueron los montajes y autoatentados de la Inteligencia de la de la XIII Brigada en Jamundí, Valle del Cauca.

Como plaga política que es, todavía pulula tranquilamente en los medios oligárquicos de la derecha colombiana y, no dejó, durante sus gobiernos, ni ha dejado actualmente de manejar con libertad, a mafiosos y narcotraficantes en el proceso paramilitar que incursionó hace años y que algunos hacen vida oculta en nuestro país y él no está exento de esos caprichos desestabilizadores que le da ánimo a los fascistas de la oposición ociosa que tenemos.

Como se puede observar: entre tantas malignidades que giran entorno a su persona y peculiaridades en sí que lo abrigan en general como un “bandido” que lo aleja como “El Gran Colombiano” que alguna vez pudo ser y, que no lo es, sino más bien, una afrenta como líder de los colombianos en su inmensa mayoría, además, de mentiroso, engañoso y patán.

Se cree por demás que, ese arreglo: se hizo para beneficiarlo de la situación que cursa en su contra en la (CorteIDH) sobre los Falsos Positivos que involucran más de 5 mil personas asesinadas que los hicieron pasar por miembros de la guerrilla colombiana, por lo que J.J Rendón lo puso a valer más de la cuenta por algunos miles de dólares que le realza el futuro y lo tiene en vanguardia como la “cosa” que no es ni será: ni que lo disfracen de bonachón cachón o, de crupier suramericano con visa americana.

¿O será que Uribe Vélez quiere sabotear el proceso de paz a Santos y en general a los colombianos? Con la sencilla razón que Colombia siga como nación truculenta enguerrillada.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1614 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a168746.htmlCd0NV CAC = Y co = US