Colombia: esa jodida vecindad

Años atrás la curvina desapareció del Zulia por culpa de la pesca de arrastre. Ahora se la llevan a Colombia pagándola en la orilla del Lago a precios del mercado de Coche en Caracas.
En Carrasquero, cabeza de la parroquia Luís D’Vicente del municipio Mara, no se consigue el pan. Se lo llevan a Colombia porque allá lo venden a diez veces su precio venezolano.

Así es muy jodido vivir. Aquí nos empeñamos en la igualdad, allá en el neoliberalismo. Aquí subsidiamos, allá privatizan. Aquí damos educación y salud gratuita, allá las niegan. Aquí regalamos la gasolina, allá es la más cara del mundo.
Coño, pero tenemos más de dos mil kilómetros de fronteras. Y en Zulia son 680. Nos tienen jodidos por todos lados. Y la Guardia Nacional gozando. Estamos acorralados por nuestros enemigos santanderistas.
En Maracaibo y sus comarcas, contrabandistas y paracos se llevan todo para Colombia. Ah, pero un ministro de Santos nos ofrece abastecernos de alimentos. Qué ironía! Si con dejar de saquearnos bastaría.
De Colombia llegan a Venezuela: pobres, buhoneros, drogas, peones, vigilantes (indocumentados y armados), jardineros, niñeras, refugiados (nuestros hermanos de clase); pero también llegan sicarios, paramilitares, votos comprados por la derecha, narcotraficantes, lacras, contrabandistas, estafadores y lavadores.

De Venezuela se van a Colombia: carros robados, secuestrados, vacas para reingresarlas como importaciones, dólares por montones en remesas injustificables, ganancias de “empresas gemelas”, alimentos subsidiados, gasolina por coñazo, golpistas alcahueteados, cemento, oro, coltán, diamantes, madera, y todo cuanto les dé la gana. Para eso tienen su Caballo de Troya.

Cerrar las fronteras por tres o cuatro meses, sin afectar las relaciones familiares y humanas que existen ancestralmente, permitiría sincerar los flujos comerciales formales y parar la hemorragia imparable de bienes venezolanos hacia Colombia.
Sería una medida extraordinaria y transitoria que busca efectos profilácticos en cuanto a las anómalas economías fronterizas que vienen sacudiendo gravemente a la sociedad venezolana.

Porque hay que ver el cinismo de la clase política colombiana en la materia. El ministro de Santos declara que pueden abastecer el mercado venezolano de alimentos; pero, caramba, señor Ministro, bastaría con que usted dejase de permitir el contrabando de nuestros productos hacia su país, para que en Venezuela se desbordaran los anaqueles con Harina Pan.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1970 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: