¡Ya basta de “reyes” y “reinados” en pleno Siglo XXI!

¿Hasta cuándo el mundo se va a calar los "reinos europeos?

¿Cómo es posible que, en pleno Siglo XXI aun existan, aunque sea simbólicamente en cuanto a realezas, que no como oligarqías activas, reyes y reinados? Los reyes representaron siempre la antidemocracia y el nepotismo, para no hablar del oscurantismo, que históricamente se tradujo, hasta mediados del Siglo XX, en el saqueo de tres continentes, para no hablar de las benditas guerras fratricidas, que en conjunto, y sin excluír a los millones de representantantes de las culturas autóctonas americanas, asesinados por los reinos de Inglaterra y España, principalmente en lo que es hoy Latinoamérica, han diezmado esta pobre humanidad. Y todavía, el “rey” conbólico de la España actual, tiene los riñones de pagar para que le dejen matar elefantes… ¿Hasta cuándo?

Uno no se explica cómo Inglaterra aun se denomina o denomina Reino Unido a su asociación con sus ex-colonias como Canadá. En el siguiente Sitio de Internet (inciclopedia.wikia.com ) encontramos una definición, irónica y contundente, que citamos:

“El Reino Hundido de Gran Bretaña e Islandia del Norte, vulgarmente conocido como Reino Unido, Reino Hundido, Gran Bretaña, es un Imperio soberano ubicado, mayoritariamente, en Europa y rodeado de agua, ya que nadie en el resto de de esa Europa (ni del mundo) soporta a sus habitantes”.

“El Reino Unido es un Estado unitario, es decir es un conjunto de estados controlados por uno superior. Estos son Escocia, Gales, Islandia del Norte y Canadà, Las Islas Malvinas, Gibraltar e Inglaterra (siendo esta última el estado superior), todas a su vez controladas por Isabel II, la “Reina”, como jefa de Estado y David James Cameron como el primer ministro”. Ver Nota.

“Es un país desarrollado gracias a todos los recursos naturales que se robó de sus ex-colonias. Es un Estado miembro de la UEFA, aunque no use el Euro, ya que prefiere usar la Libra, lo que da una idea de lo poco trabajadores que son”.

Esta cita, desgraciadamente, incluye a las Islas Malvinas, que son argentinas por derecho propio, y que representan, dentro de este último intento de apropiárselas, el descaro agónico de ese imperio que aun sobrevive como lo que algunos denominan el neo imperio EU-Inglaterra-OTAN, cuya última intervención, negando el derecho internacional, asesinó a decenas de miles de libios, sin excluír a su presidente, ante el silencio cómplice de ese parapeto que se denomina las Naciones Unidas, cuya esencia es el llamado Consejo de “Seguridad”, que no es otra cosa que el centro de operaciones neoimperiales, a veces con el silencio cómplice de Rusia y China.

Y a propósito de las “Islas Malvinas, desde su descubrimiento (Tomamos al ‘descubrimiento’ de América a partir de la llegada de Magallanes a las islas, ya que entendemos que el término “descubrir” está ligado a la idea de hacerlo público. Previas exploraciones a las islas no son tomadas en cuenta por no concordar con nuestra definición). Hasta la emancipación Argentina fueron españolas. A partir de 1810 España dejó de tener soberanía sobre las islas y pasaron a ser argentinas junto con las islas Sándwich. Los ingleses que estaban instalados allí sin autorización, fueron desalojados y, a pesar de haber aceptado aquella determinación, años más tarde las invadieron, autodeterminándose soberanos de las islas” (datos tomados de Internet).

En cuanto a Rusia y China, hay que reconocer que en el caso de Siria, el intento – en curso – por parte del Neoimperio EU-Inglaterra-OTAN de aplicar la misma táctica que aplicaron en Libia, ha fallado, gracias al uso de su derecho al veto que estos dos países acaban de hacer valer, frustrando los planes de la “civilizada” Europa y de los Estados Fundidos.

Es obvio que el afán del neoimperio por posesionarse totalmente en el Medio Oriente, además de controlar las fuentes energéticas, como lo hicieron de inmediato en Libia, consiste en cercar a Rusia y China, aislándolas de estos recursos, “protegiendo”, obviamente, a Israel, aunque lo único que habría que proteger es al pueblo palestino.



Nota.- Los territorios británicos de ultramar son catorce territorios dependientes del Reino Unido, pero que no conforman parte de él. Principalmente, se trata de pequeñas islas poco pobladas que representan los vestigios del antiguo Imperio Británico. Juntos, representan un área que supera los 1.728.000 km² y una población de aproximadamente 260.000 personas. Sin embargo, uno de ellos, el territorio Antártico Británico, sólo es reconocido por otros cuatro países, los signatarios del Tratado Antártico.

Las dependencias de la Corona británica son tres territorios semi-dependientes del monarca del Reino Unido, pero que tampoco forman parte del país. A diferencia de los territorios de ultramar, la legislación y otros asuntos de interés local corresponden a una asamblea legislativa local; además, los tratados internacionales y las normas de carácter nacional sólo son aplicadas si esta asamblea las aprueba. Estas dependencias ocupan cerca de 779 km² y tienen una población de más de 235.700 habitantes.

Savonarola01@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2448 veces.



Miguel Paz Bonells


Visite el perfil de Miguel Paz Bonells para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Paz Bonells

Miguel Paz Bonells

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a146809.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO