Insulza de paseo al Paraguay

Imaginamos y así lo expresamos: como va ser –posiblemente- la actuación del Secretario General de la OEA en ese país frente a los personajes con quien se entrevistará de acuerdo a su conveniencia intrínseca y, narraremos la opinión de Franco.

Como no se pudo llegar a un consenso en la última reunión extraordinaria realizada por los representantes permanentes en la OEA, para una declaración final –“por lo intricado del caso tratado con variantes casi infinitas”- se tomó la decisión de enviar “urgentemente” al Paraguay a José Miguel Insulsa como su Secretario General a informarse de la situación actual que vive ese país después, de la sustitución de Fernando Lugo como su presidente constitucional. Lo que no ha quedado claro para muchos de los asistentes qué –“verdaderamente”- no saben qué ocurrió allá.

Insulsa en acción desplegada en Asunción:

-Señor Federico Franco –excelentísimo usurpador legalizado-: ¿Porqué usted aceptó el cargo de presidente, siendo vicepresidente elegido? –mire mi apreciado Insulza, como demócrata a todo vapor, cien por ciento dentro del marco internacional que soy, le afirmo con la peculiaridad que me envuelve como médico-político que, vimos que se nos venía encima una guerra civil por el desastre desatado por las políticas ruinosas y nada capitalistas de Lugo y más de una vez se lo dije a puertas cerradas y nunca me paró y, entonces, no quedaba otro camino que pararla y la paramos con mucha cautela, ya que no la buscamos ni la deseamos y, no queríamos ser partícipe de ella –así como se lo explico, señor Insulza -¿me entiende y me cree, -señor, Insulza?

-¡Como yo sé por puro olfato chileno de hombre cauteloso! –Que aquí hay condiciones para el diálogo -¡yo vengo a dialogar: –¿quién dijo que no?! Y a informarme con la verdad verdadera de qué fue lo que pasó con el presidente Fernando Lugo -por que eso de destituirlo de la noche a la mañana a mí eso se me escapa de la agenda por ilógico-, a no ser de un no ser que no debió ser -¿me entiende Franco?

-Y otra cosa bien importante para la Comunidad  Internacional y más para Washington, -¿ustedes están en la obligación de aplacar ese conflicto a cómo dé lugar con tranquilidad? Y nada de irse de las manos que, lo hecho, hecho está que, el olvido viene detrás en solitario, pero viene, y hay que evitar enfrentamientos callejeros y más bien hay que meterlo por los cauces normales que para lo demás existe la OEA como Organización Espasmódica Americana, en que los susurros fríos arrugan los calóricos y, yo como su Secretario General sabré informar de lo que está pasando actualmente en su país hasta lograrse una salida democrática más elegante constitucionalmente a la crisis que se nos fue de las manos -¿no le parece, amigo Franco?

-Dígame con toda franqueza –presidente Franco: -¿el juicio político a Lugo fue legal dentro de la legalidad ejercida por el congreso por los votos que le dio el pueblo en tanto que al destituido Lugo no mereció de ese respaldo, aún lo que haya hecho? –Le aclaro honorario Secretario General de la OEA que, el pueblo paraguayo lo quiso así como está plasmado en su constitución porque, los congresistas como diputados y senadores son en esta nación guaraní: los verdaderos representantes del pueblo paraguayo y del imperio y, además Lugo no nos hizo caso cuando le dijimos que se dejara de hacer tanto muchacho callejero y, que se hiciera el loco paternal y no los reconociera y, en vez de oírnos nos echó la partida para atrás y los reconoció a toditos y, mire que eso acaba con el presupuesto de este país y con el empleo como era la realidad.

-Y, además el ex obispo Lugo como presidente nos quería meter por el camino del socialismo de Chávez y, eso acá está terminante prohibido por orden del Norte y fíjese que el senado tiene trancado la entrada de Venezuela al Mercosur por eso mismo.

-¡Señor Franco! ¿Puede darme usted con lujo de detalles, la información que necesito, para poderlo defender allá en Washington en la OEA? ¿Si? –sí. –Entonces respóndame con la mano en el corazón: -¿y, porqué no se cumplió con el debido proceso? ¿No le parece que se les fue de las manos? Y. ¿porqué no dejaron que Lugo se defendiera para rasparlo, tal cual, ya tenían esa decisión, bien o mal, pero la tenían redactada? ¿No cree, usted, amigo Franco, que hubo gato encerrado en el congreso ese día? ¿Y, sino lo hubo, porqué usted aceptó ser presidente si fue elegido como vicepresidente? ¿Y, porqué más bien usted no se dedicó de por vida a ejercer la profesión de médico en vez de dedicarse a la política y meternos a nosotros –que estamos bien tranquilos en Washington- en su enredo?

  -Como puede observa y darse cuenta, señor Franco, ustedes nos enredaron el papagayo de la burocracia en la OEA, para ensartarnos en esta cosa que no tiene ni pie ni cabeza y, más bien parece un ciempiés regional camuflado de poder, por lo que vamos a llevar muchos regaños por los países que no están con este posible golpe y, un buen jalón de orejas de la Casa Blanca y, el congreso actual de Paraguay ya se ganó el fastuoso nombre de rebaño de dinosaurio acumulados por un colega que nos tiene a monte. 

estebanrr2008@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1221 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a145931.htmlCd0NV CAC = Y co = US