Guerrilla colombiana: capitulación o continuación de la lucha

Traducción del inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org


A menudo los informes de prensa sobre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC son acompañados por una fotografía que muestra una columna guerrillera en marcha. Son varios miles de hombres armados, todos usando uniformes de camuflaje y distintivos con los colores nacionales de Colombia. También en las fotos aparece Manuel Marulanda, Comandante del ejército guerrillero de las FARC durante cuatro décadas de insurgencia contra el estado colombiano. Montar semejante tipo de “show” sería imposible.

Las FARC están siendo atacadas desde todos los ángulos imaginables. La guerrilla tiene que revisar todas sus acciones para evitar chocar con los numerosos soldados del ejército colombiano.

Marulanda murió de un ataque al corazón en el mes de marzo del 2008, tenía 77 años y fue enterrado –de acuerdo con su voluntad—en la selva para no rendirse ante el enemigo ni aun después de muerto. Guillermo Sáenz Vargas de 55 años de edad, más conocido como “Alfonso Cano” se convirtió en el sucesor de Marulanda. Cano enfrentó la abrumadora tarea de ayudar a la guerrilla a mantener el espíritu de combate, asegurar un suministro estable de alimentos, armas y medicinas para su ejército. Después de ser atacado por el ejército colombiano y fuerzas de seguridad norteamericanas, los rebeldes de las FARC comandados por Raúl Reyes ya no tienen oportunidades de descanso en las áreas fronterizas de Colombia con sus países vecinos para discutir sus nuevas estrategias. Ya algunos miembros de las FARC y del ELN (Ejército de Liberación Nacional) han sido detenidos en Venezuela, Brasil, Ecuador y Panamá.

En los últimos tres años las FARC han sufrido enormes pérdidas. Las muertes de Raúl Reyes, Iván Ríos, Briceño Suárez y otros comandantes indiscutiblemente han afectado los éxitos del ejército guerrillero. Tal como lo expresó el presidente Juan Manuel Santos, “la muerte de Alfonso Cano ha sido el golpe más fuerte a las FARC en los 40 años de historia de su existencia.”

Todo esto demuestra que el ejército colombiano y las fuerzas de inteligencia se han tornado más sofisticados. Analistas sostienen que las FARC están siendo estrechamente vigiladas por la CIA, el FBI y la DEA (siglas en inglés)* como también por agentes del Mosad.** La muerte de Cano no habría sido posible sin su participación. Las organizaciones mencionadas han empleado todos los medios incluyendo amenazas a los familiares para obtener toda la información posible sobre las FARC.

En el mes de julio del año pasado, Estados Unidos logró ubicar el campamento guerrillero de Cano y compartió la información con Colombia y su ejército intentó asesinarlo. La operación dio por resultado la muerte de diez guardias de seguridad de Cano, pero el comandante sobrevivió. Un segundo intento denominado “Operación Odisea” se llevó a cabo el 4 de noviembre pasado en el Departamento del Cauca al sudeste de Colombia y tuvo éxito. Alfonso Cano fue muerto. Inspirado por estos resultados, Santos conminó a los rebeldes de las FARC a rendirse diciéndoles que no tienen otra alternativa que dejar la resistencia si no quieren morir o ir a la cárcel.

Santos mantiene una política dura hacia las FARC: nada de negociaciones, nada de compromisos, el enemigo debe entregar las armas y capitular. El ejército Colombiano ha estado implementando una campaña antiguerrillera en gran escala, persiguiendo a los rebeldes hasta en los lugares más remotos, incluyendo aquellos campamentos de las FARC que anteriormente se estimaban como imposibles de alcanzar. El ejército emite diariamente informes sobre las FARC y sobre cualquier sujeto sospechoso de tener vínculos con el grupo guerrillero. Con regularidad descubren los depósitos de armas de la guerrilla. El mes pasado el ejército clausuró la principal radioemisora operada por las FARC, “La Voz de la Resistencia.”

Santos ha dejado en claro que dejará de luchar solo en el caso que todos los guerrilleros se rindan. De otro modo, la resistencia se hará más fuerte en los años venideros con un presupuesto aprobado de 4 mil millones de dólares para alcanzar esta meta. En un reciente discurso dirigido hacia los oficiales, Santos dijo que “el último día de esta lucha de 50 años de conflicto se está acercando si nosotros persistimos como lo hemos hecho estos últimos años.” Agregó que no menos de 250 mil soldados y 190 mil policías estarían participando en la campaña anti FARC. “La paz llegará a Colombia de una u otra manera,” dijo Santos.


En Colombia, la represión contra las agrupaciones de izquierda, incluyendo las guerrillas nunca se ha detenido.

Aunque algunos comandantes del grupo derechista Fuerzas Unidas de Auto Defensa de Colombia, AUC enfrentan juicios, el gobierno de Santos todavía favorece las operaciones secretas que dan por resultado el asesinato de guerrilleros y sus colaboradores sin llevarlos a juicio. Los “paramilitares” (grupos armados ilegales) están siempre listos para inculpar a la guerrilla provocando explosiones en áreas residenciales y colocando bombas en oficinas ocupadas por periodistas de diarios y personal de televisoras. El lanzamiento de panfletos en la escena de los ataques es a menudo suficiente para hacer creer a la gente que las FARC no están listas para un diálogo abierto. En realidad, todas las iniciativas de paz sometidas por las FARC, incluyendo la liberación de rehenes, han sido rechazadas tanto por el gobierno de Uribe como por el gobierno de Santos.

Aunque las FARC lo han dicho repetidas veces, que los guerrilleros tienen prohibido participar en la producción de drogas ni qué decir de su distribución, el problema del narcotráfico a menudo lo utiliza el ejército para inculpar al grupo guerrillero. Existen numerosos carteles de la droga en Colombia y sus dueños disfrutan del amplio apoyo de las autoridades locales, hacendados, banqueros y por supuesto de los servicios de seguridad norteamericanos ya que el mantenimiento del control sobre el narcotráfico desde Colombia es una tarea estratégica para Washington.

El Secretariado de las FARC en una declaración en torno a la muerte de Cano sostiene que “la paz llegará a Colombia solo después que todos los problemas que han forzado al pueblo a rebelarse sean solucionados.” Estos problemas son la desigualdad social, el desempleo, choques entre terratenientes y campesinos por la tierra y muchos más. Todo esto ya ha forzado a por lo menos cuatro millones de colombianos a abandonar sus hogares e instalarse en campamentos para desplazados en Ecuador, Venezuela y otros países.

Días después de la muerte de Cano, las FARC designaron a su tercer comandante en jefe, Rodrigo Londoño Echeverry, también conocido como “Timoshenko.” Militante de las FARC desde el año 1982 recibió entrenamiento político en Cuba y en Rusia antes de ser promovido a nivel de dirección de las FARC en el año 1990. Tomó su pseudónimo en honor a un famoso general soviético, Semyon Timoshenko. Cuando Santos exigió a las FARC la capitulación, Timoshenko dijo “Las FARC son miles y miles de revolucionarios,” también escribió “enfrentan las condiciones más duras porque creen en su causa.” Desde la muerte de Cano, los rebeldes han llevado a cabo algunas operaciones exitosas: atacaron una guarnición en el Cauca, lanzaron granadas contra una columna de vehículos y volaron un oleoducto al norte de Santander.

El actual número de rebeldes entre las FARC y el ELN gira alrededor de 11 mil efectivos. Entre sus principios más importantes el grupo plantea la construcción de una sociedad socialista, la lucha contra la oligarquía y expulsar del país las bases militares norteamericanas.

Evidentemente, el presidente Santos no tiene ninguna intención de sentarse a conversar con la guerrilla. Estados Unidos tampoco está interesado en terminar con la confrontación ya que esta es la única manera de mantener su presencia en la frontera con Venezuela, la cual es fuente de numerosos problemas para el Pentágono. El Secretariado de las FARC lo sabe muy bien y cree que más temprano que tarde atacará al régimen de Hugo Chávez. Y será ese el momento cuando el movimiento guerrillero pudiera conseguir una segunda oportunidad. De manera que hoy en día, la única tarea de las FARC es ¡sostenerse a toda costa!


*CIA, Central Intelligence Agency – Agencia Central de Inteligencia

FBI, Federal Bureau of Investigations – Buró Federal de Investigaciones

DEA,Drug Enforcement Agency – Agencia de Control de Drogas


** Mossad, Institute for Intelligence and Special Operations – Agencia Nacional de Inteligencia de

Israel


Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1728 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: