Estudiantes chilenos piden apoyo a la ONU que está al servicio de EEUU y la OTAN ¡Cuidado!

1. ¿Por qué los estudiantes chilenos –que luchan en defensa de la educación pública, gratuita, popular, sobre todo sus dirigentes- que han demostrado una enorme capacidad política y reflexiva, han pedido ayuda y apoyo a la ONU sabiendo que ésta institución ha demostrado estar al servicio de los EEUU y de la OTAN? Le tengo una enorme confianza a esa lucha estudiantil que lleva ya seis meses sin que le hagan caso o sin que les resuelvan sus demandas. ¿Será que ese gobierno derechista, hijo directo de Pinochet, reprime mientras espera el cansancio y el desgaste del movimiento para luego destruirlo? En México la poderosa clase social dominante (gobierno, empresarios, políticos) acude mucho a la estrategia de usar primero el desprestigio, las amenazas, los golpes alrededor para aterrorizar; pero también usa la política del desgaste y debilitamiento. ¿Cuál debe ser la estrategia de los trabajadores en su lucha contra el poder?

2. El Gobierno chileno de Sebastián Piñera ha optado por la brutal represión y la criminalización de las protestas. Amenaza con aplicar la ley aprobada por Pinochet en 1975 que dice que “a todos aquellos individuos que ofenden el sentimiento patrio o la independencia política de la nación… y a los que se relacionen con gobiernos extranjeros”… Esta ley, aunque sufrió algunos cambios, el artículo ha quedado más o menos igual. Por eso han sido reprimidos los estudiantes por las Fuerzas Especiales de Carabineros, pero también la popularidad de Piñera se ha derrumbado de 57 a 28 por ciento. Los estudiantes han sufrido bombas lacrimógenas, manguerazos de agua, fuertes golpizas y maltratos. Por eso los jóvenes manifestantes han tocado las puertas de la ONU confiando en que les harán caso; pero no pueden olvidar que el Consejo de Seguridad está controlado por los EEUU quien usa como brazo armado a la OTAN.

3. También nosotros los trabajadores, los estudiantes, que llevamos siglos de ser golpeados, masacrados y asesinados luchando por nuestros derechos, deberíamos construir nuestras propias estrategias de defensa, pero también de avance. Casi siempre hemos salido a la calle obedeciendo a nuestra ira, coraje, a nuestro descontento muy emotivo e inmediatista. La realidad es que siempre salimos a protestar pero recibimos golpes de los jenízaros, policías o soldados, que gozan de un gran entrenamiento y cuentan con armas para rechazar cualquier protesta. ¿Por qué mejor no conjuntar fuerzas, garantizar una buena movilización y sólo hasta entonces realizarla? El problema es que nos hemos movido en función de coyunturas muy inmediatistas y no pensando en una gran demanda y en hacer propaganda intensa con por lo menos 10 días antes; pero también carecemos de la suficiente convicción para organizarlas.

4. Recuerdo que en Cancún 2003, en las batallas que dimos contra la cumbre mundial de Comercio, por lo menos hubo entrenamientos de dos o tres horas para conocer el sitio, calcular las fuerzas enemigas, aprender a esquivar la represión y dar solidaridad. La participación de miles de altermundistas de Asia. Europa, EEUU, Canadá y México nos enseñó que toda manifestación tiene que ser bien analizada y planeada. Se pudieron hacer muchas acciones: protestas de desnudos, toma de calles, elaboración de grandes muñecos para las marchas, entrenamiento de periodistas independientes, instalación de un local de medios independientes, toma de una gigantesca grúa, derrumbe de rejas de acero impuestas por el ejército. Por eso también, a pesar de mil esfuerzos por parar esa gran reunión que estaba acordando más subsidios a los agricultores de EEUU para acabar con la producción de otros campesinos, se suicidó el coreano Lee.

5. Pero los estudiantes chilenos, junto con los españoles y los jóvenes “Ocupa Wall Street, nos han enseñado mucho y han contribuido a extender las luchas de los jóvenes en muchos países. No hay duda que por ahí está uno de los hermosos caminos de las movilizaciones pacíficas pero dignas. Las amenazas a los dirigentes estudiantiles, la campaña contra Camila Vallejo por sus “discursos comunistas”, las provocaciones montadas por policías y las amenazas de aplicarla ley represiva pinochetistas, hacen que todo el entorno político chileno se esté haciendo muy difícil. En Chile, después del golpe de Estado contra Allende en 1973, han transcurrido 38 años sin que la población pudiera confiar totalmente en sus gobiernos. Pero las luchas actuales de los estudiantes pueden contribuir a que los asuntos en ese país se comiencen a resolver a partir del movimiento de masas en las calles.

http://pedroecheverriav.wordpress.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1326 veces.



Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a132676.htmlCd0NV CAC = Y co = US