Ganaron los sátrapas...

El final de Muamar el Gadafi (III)

Al fín, las bestias destructoras cobraron la presa que tanto deseaban. Ya era demasiada ingenuidad el pensar que Muamar el Gadafi se escondería en algún "bunker", tal como hiciera Adolf Hitler en sus últimos dias y que se le dejaría vivo para juzgarlo de manera amañada, tal como se hizo con Saddam Hussein. Nada: había que eliminarlo y un video de alta circulación en Youtube lo ha dejado al descubierto. Ya se sabe que Gadafi era un dictador, pero a diferencia de los demás, tenía un gran respaldo en su pueblo gracias a sus políticas sociales. Habría ahora que tratarlo como lo que terminó siendo: un mártir. Y no le quitaría una sola letra a esta aseveración.

Ante tan macabro acontecimiento, caen las máscaras de los mandatarios que diciéndose "amigos" (¿?) de nuestro Gobierno comienzan a festejar a su muy particular modo, el atroz final del líder libio. A este respecto, menciono las palabras de la mandataria brasileña Dilma Rousseff: "Brasil no celebra la muerte del líder Muamar Gadafi, pero apoya la transformación democrática y la reconstrucción pacífica de ese país". Da risa, ¿de cual "transformación democrática" habla esta señora?. ¿O es que acaso puede hablarse de "democracia" construida sobre ruinas y cadáveres?. ¿Y que dice el "amigo" Canciller Ruso, Serguei Lavrov?. Ah, que pide investigar el asesinato de Gadafi porque viola el derecho internacional, como es lógico suponer. Su jefe, Dimitri Medvedev "espera que lo ocurrido lleve a la paz y a un Gobierno democrático". Muy bonito, ¿y no podía haber hecho uso el gobierno ruso del derecho de veto en lugar de abstenerse cuando se decidió la suerte de Libia?. El cinismo del gobierno de China es similar, porque pide una "transición" que englobe a todas las facciones de Libia. O es que la gerontocracia de China cree que uno es ignorante o "se hace" la ignorante. Ya se sabe que el sistema libio es tribal y ya veremos cuales de las tribus "se pliegan" a la "novedosa" situación. Rechazo comentar las opiniones de presidentes lacayos como "el nuevo mejor amigo"  JuanMa y de Sebastián "Piraña" o las de auténticos papanatas como el súbdito de su majestad Cameron, CharcoSí, el Puma Zapartero o Silvio Sinvergüesconi, a quienes a estas alturas solo les importa saber cuanto pueden complacerse en la rapiña. Si por ellos fuera, mejor que continúen los bombarderos para que las reservas que atesoran, se las queden como futura "recompensa" por la "reconstrucción" del país. Es "su" derecho...

Dan repulsa no solo las imágenes de las celebraciones con derroche de armamento militar de los fascinerosos de la "Armata Brancaleone" a quienes, incluso los periodistas "telesureños", insisten en llamar "rebeldes" y las del asesinato de Gadafi, sino también las expresiones fuera de toda lógica de gentes que aparentemente son libias, diciendo que "Dios es grande" (¡vaya profanación!) seguramente porque les envió la "pequeña ayuda" de sus amigos de los "Imperios Equívocos" para quitarles de encima semejante clase "de estorbo". Me imagino las "grandes manifestaciones", con niños incluídos, entre los pocos sectores exclusivos que quedan en Trípoli con alabanzas que se le hacen al sátrapa Mustafá Abdul Jalil quien preside el fulando Consejo Nazi Traidor, y que de paso sea dicho fue Ministro de Justicia del propio Gadafi: No hay peor cuña, que la del mismo palo. No tardarán demasiado tiempo en darse cuenta de la Nación que perdieron, vuelta trizas, y comenzará entonces la guerra civil tan temida y que quizá no pueda impedir, salvo un esfuerzo inaudito, la "partición" de la otrora orgullosa Yamahiriya Árabe Libia, tal como se hizo con Sudán. Cuando caigan en cuenta, habría que decirles, como un personaje de Gabriel García Márquez: "Ahora sufran la diferencia. Esto es el paraíso liberal".

Un medio de comunicación afirma que Muamar el Gadafi murió en su Ley: combatiendo, aunque no de la manera como podía haber prometido, si todavía hubiera tenido su valioso armamento antiaéreo, del cual se desprendió tan tontamente, así como lo hizo con las reservas fabulosas de su Patria invirtiéndolas en mequetrefes o en Universidades extranjeras (¡lástima que no invirtiera en nuestra UNEFA!). Por eso, ante el peligro probable de que los Imperios Equívocos se ceben contra Nuestra América Latina, más que nunca será válida la conseja del Presidente Compañero Hugo Chávez: Esta es una Revolución Pacífica, PERO NO DESARMADA. Y así debe seguir siendo.

Sigue siendo válida, entonces, la sentencia del Libertador Bolívar: "Un pueblo que no conoce su historia, está condenado a repetirla". Añado que conocer la historia de otros pueblos ayuda aún más. Esta es la lección que se debe sacar de tan indigno episodio.

¡¡¡QUE NO VUELVAN JAMÁS!!!


(*)Ingeniero Electrónico

rj1962@cantv.net




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2621 veces.



Roberto Arenas(*)


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Arenas

Roberto Arenas

Más artículos de este autor