TLC que vendió a Colombia

El actual inquilino de la casa blanca imperial, Barak Obama, debe estar contento porque al menos una de sus “promesas” hechas en su discurso del Estado de la Unión del mes de enero pasado ha visto luz. Obama, cual mesías del Dios Capital, dijo tener “la misión de salvar a EE.UU”.  

En medio de la crisis estructural que sacude hoy al mundo capitalista y la ruptura de la periferia -“el eslabón más débil de su cadena” decía Lenin- que se manifestó con la rebeldía revolucionaria del pueblo árabe tunecino que había logrado destronar al tirano pro-occidental Ben Alí, y su chispa comenzaba a extenderse por Egipto y el resto de los países árabes y europeos, Barak Obama, asustado, alertaba sobre “el peligro de que Estados Unidos pierda la supremacía mundial” (El País, 2011). Para hacer frente a la decadencia imperial proponía una serie de medidas que fueron muy aplaudidas por todos los neo-keynesianos, entre ellas la de revisar los TLC que aún no habían sido aprobados por el congreso estadounidense porque “ciertas clausulas no beneficiaban a la economía estadounidense y profundizaba la deslocalización de su industria”. 

Naturalmente, los capitales -que por Patria entienden sólo “bolsillos”- siempre huyen hacia los lugares dende la plusvalía y rentabilidad es mayor. La deslocalización de la producción es un hecho natural y real del que tampoco se salva Estados Unidos. La reciente aprobación del TLC debió subsanar estos “enredos” con la venta de Colombia a bajo precio. La burguesía parásita-portuaria colombiana está contenta.

basemtch@gmail.com

@BasemTajeldine 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1912 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: