Cuba ya sufrio el capitalismo

Los cambios que están teniendo lugar en Cuba al calor de las reformas
promovidas por el Partido Comunista y el gobierno de la Isla son
objeto de constantes anatemas por parte de la prensa corporativa
estadounidense, en cuya vanguardia milita el vocero principal del
gobierno invisible de la superpotencia, el Wall Street Journal.

Mientras otros medios corporativos de occidente mantienen sus ataques
contra la revolución cubana argumentando que el proceso de
actualización del socialismo que ahora tiene lugar conduce al
capitalismo, el WSJ asegura que eso es lo que Cuba quiere hacer ver.
Da por ciertas las mentiras de los demás y se dedica a demostrar que
la Isla engaña al mundo pretendiendo que ha cambiado el rumbo.
La columnista Mary Anastasia O'Grady, en comentario titulado ¿Cuba se
está volviendo capitalista? (Is Cuba Going Capitalist?) asegura que
“esta no es la primera vez que se nos dice que la economía comunista,
paralizada desde 1959, está en vísperas de revertir su rumbo”, pero
“la idea de que esto es capitalismo sería graciosa si no fuera tan
triste”, como si alguien en Cuba hubiera abogado alguna vez por un
regreso a aquel pasado ignominioso.

El periódico de la oligarquía financiera estadounidense asegura que el
propósito de las reformas económicas cubanas es gravar con impuestos a
las transacciones del mercado negro y se refiere a éste como si fuera
algo inexistente en su propio país al censurar que el gobierno cubano
lo haya permitido y ahora quiera poner orden en su casa.

Ignora el volumen alarmante de la economía subterránea en Estados
Unidos pese a la severidad con que se proyectan y actúan las muy
temidas autoridades represivas diseñadas para evitarla y castigar las
transacciones ilícitas.

Un artículo publicado en abril de 2009 en el Milwaukee
Journal-Sentinel firmado por Kathleen Gallagher, relataba una
investigación realizada por la Universidad de Wisconsin-Madison, según
la cual mientras la economía global lucha por sobrevivir, la economía
sumergida se desarrolla impetuosamente en Estados Unidos.

“Los ingresos no declarados en Estados Unidos se han expandido hasta
ser de 2,25 billones de dólares creando una relación entre los
ingresos no declarados y el ingreso bruto que se está acercando a los
niveles máximos de la época de la Segunda Guerra Mundial,” según la
investigación.

Se está creando a nivel federal un pasivo por impuestos no pagados de
más de 600 millones de dólares y la profundización de la recesión ha
reducido las oportunidades de empleo regular e impulsado el
crecimiento de actividades laborales no declaradas, asegura la
indagación.

También revela que “había 824 millones de dólares en efectivo
circulando en ese mercado negro - lo suficiente para dar a cada
hombre, mujer y niño en el país $2.700 en efectivo; o $1.750 si se
toma en cuenta que un tercio de la moneda estadounidense circula en el
exterior”.

La articulista del Wall Street Journal que cito al inicio de este
comentario jamás podrá comprender, y mucho menos explicar, cómo es que
en Cuba se puede hacer el reordenamiento de la fuerza laboral sin
recurrir a “terapias de choque” o a paquetes de medidas que
descarguen la crisis sobre las mayorías de bajos ingresos que son las
que sufren con mayor intensidad los recortes de los gastos sociales y
son las que apoyan con mayor firmeza las protestas y las
manifestaciones populares y estudiantiles que los cuerpos de policía
al servicio de las oligarquías reprimen con violencia.

No es capaz de entender que el crecimiento del sector no estatal de la
economía en Cuba no signifique la privatización de la propiedad
social. Mucho menos puede concebir que la ampliación y flexibilización
del trabajo en el sector no estatal sirva al desarrollo del modelo
socialista en Cuba al liberar de cargas administrativas al Estado y
contribuir con el aporte agregado de sus obligaciones tributarias, a
hacer viable la garantía a toda la población de los sistemas de salud
y educación; seguridad y asistencia sociales; de cultura, ciencia y
deportes; la defensa y la seguridad de la Nación, así como de las
demás conquistas del pueblo en revolución.

Cuba conoció el capitalismo, lo sufrió y se rebeló contra ese injusto
sistema socio-político, al que identifica como responsable del
deplorable estado del mundo actual.

Los cubanos están a favor de los cambios que sean necesarios en sus
proyectos y los emprenden sin miedo. Pero el regreso al pasado
capitalista no lo aceptarían, ¡jamás!

Septiembre de 2011.

manuelyepe@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1353 veces.



Manuel E. Yepe

Abogado, economista y politólogo. Profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana, Cuba.

 manuelyepe@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Yepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Yepe

Manuel Yepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a129650.htmlCd0NV CAC = Y co = US