A las FARC

Se les reconoce el esfuerzo para recuperar la libertad con dignidad para la mujer y hombre de nuestros países, las vidas entregadas por ese fin no tienen precio si la tiene ahorrar el sacrificio de cientos de vidas en vano porque la vía militar por los dos lados es infructuosa.

El dialogo así no hallara eco en gobiernos que los ven y califican a nivel mundial como terroristas y los que no, temen seguir apoyándolos porque fuera de la selva la globalización es una red que te atrapa con sus leyes difíciles de apartar cuando tienes millones de personas por quien velar en un país.

Con pocas posibilidades militares no hay intimidación en la estructura política, la crisis social continua. Colombia, ya no solo le pertenece a la extrema derecha esta alquilada al imperio y ustedes poco pueden hacer al respecto, al contrario, son utilizados como excusa para una posible invasión yanqui a Venezuela, la excusa, la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y para que no les llegue armas.

Todos sabemos que ese es un pretexto. Al gobierno de Washington les interesa tenerlos así como están, arrinconados en puntos focalizados de la selva utilizados como conejillos, son el pretexto de la lucha contra el narcotráfico que a los estadounidenses no les interesa erradicar sino controlar, de igual manera son un pretexto terrorista para culpar a los gobiernos  de Venezuela y Ecuador.

Los tiempos de Jacobo Arenas, Manuel Marulanda, Camilo Torres, ya no existen. La renovación carismática en plena acción termino. Estudiantes y campesinos ya no pueden ser reclutados con la ilusión de un nuevo orden social, tampoco hay un plan internacional para convertir a la patria grande en marxista.

Ustedes compañeros no aumentan sus liderazgos metidos en la selva, acorralados, sobreviviendo a duras penas en callejones para no ser detectados por la tecnología. Ese alarde es una revolución engañosa porque ya no tienen aceptación popular, por lo tanto, ya no son un puente para la multiplicación revolucionaria en Sudamérica.

La revolución nunca admitió circunscribir su misión a la selva, la historia nos enseña que hay que salir de allí para conquistar el cambio. Considera importante la práctica de acciones mas humanas que los diferencien de los paramilitares y militares. El secuestro o tener en el poder a 17 soldados y policías como prisioneros de guerra son ridículos por la ineficacia estratégica que representan.

Después de tener rehenes y prisioneros por docenas, los desgastaron más ante el mundo por los rescates, traiciones, deserciones, indican que las fuerzas de las armas en una convencional guerrilla ya no tiene cabida, hace tiempo pensé que si, me equivoque, hoy los procesos de cambio con la participación electoral de los pueblos indican que la masa se inclina por las revoluciones pacificas.

La selva se convierte en un lugar para la práctica de la confusión y contradicciones a veces absurdas, se exalta los procesos revolucionarios en la región para luego demolerlos con las mas extrañas y radicales acciones armadas negando todo aquello que se conquisto volviendo a ser primitivos en la forma de pensar.

Ahí radica la duda, la inquietud, la incertidumbre, de los problemas que aquejan a Colombia y con ella a los pueblos vecinos, porque las acciones guerrilleras así pasen otros 60 años serán irrelevantes porque ya no se confía en las FARC para poder resolver esos eternos problemas socio-económicos, se quiso pero no se pudo. Hoy, se confía en la resistencia política de algún movimiento o partido para juntos recorrer los caminos buscando la forma de construir una verdadera democracia.

Un entendimiento practico hoy, ideológico siempre, como movimiento o partido político sin que la fuerza del marxismo se pierda, porque, la lucha de clase deberá continuar. La sociedad, las nuevas generaciones rechazan la lucha armada, esa época ya pasó, la acción política en la prostituida democracia se impone en las ciudades y en los campos a favor o en contra de los gobiernos, aquí es donde las papas queman, es la vía para luchar por la libertad. 

Son la fuerza beligerante más antigua. De seguir así, la revolución armada perdería su significado mas profundo conquistado en Cuba y en Nicaragua. Su mensaje liberador no tendría ninguna originalidad se daría oportunidad a los medios, a los políticos, a la Iglesia y al mismo pueblo para que continúen manipulando la ideología socialista utilizándolos como carnada. Sabemos lo que paso con la Unión Patriótica, masacre sin nombre, hoy existen otras condiciones políticas en la región con UNASUR y con los gobiernos revolucionarios.

Por supuesto les tocara enfrentar las afirmaciones globales, prepotentes, absolutas, de EEUU. No será fácil pero es mejor que estar recluidos en la selva. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3633 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: