En relación con el anunciado bautizo de un libro sobre la vida y milagros del “Filósofo del Zulia”

Pildoritas 76 (año 04)

Será bautizado en San Cristóbal, con bombos y platillos, un libro escrito por un periodista zuliano sobre “la vida y obra de Manuel Rosales” cuyo título es “Firme y Claro” que más bien debería llamarse “Claro que firmé”, aludiendo a la firma de apoyo a la dictadura de Carmona en representación de la Asociación de Gobernadores de la época, representación que nadie le otorgó a este personaje típico de la política venezolana, que se ha destacado por el desastroso uso  que hace del idioma, por su supina ignorancia sobre cualquier tema, por su nunca negada y bastante probada práctica del palangrismo con connotados periodistas y dueños de medios y por ser fuente permanente de inspiración a los humoristas venezolanos y un ejemplo incuestionable de un político que practica la corrupción desde sus orígenes, atesorando propiedades en el país y en el exterior y cuya única virtud ha sido poseer una capacidad innata, para engañar a buena parte del colectivo de un pueblo que al apoyarle, no por sus méritos, sino como una forma de aponerse al Jefe de la Revolución, desdice de una bien ganada fama de “echaos palante”, típico de los maracuchos pero que por el odio sembrado en sus mentes son capaces, como aquí en el Táchira, de votar por cualquiera con tal de hacerlo contra Chávez.

El bautizo del libro, que no sé por qué razón no lo hacen en el Zulia, donde tiene su asiento la sede de la mafia creada y en pleno desarrollo, bajo el mando del gobernador del Estado y la alcaldesa de Maracaibo, han decidido celebrarlo aquí en San Cristóbal, lo cual constituye una afrenta para la inteligencia de los tachirenses, que modestia aparte nos destacamos por no ser tan brutos, como precisamente los maracuchos nos han querido hacer ver tradicionalmente, comparándonos con los pastusos colombianos.

Habría que ver cuánto pagó el prófugo bien llamado el “filosofo del Zulia”, al autor de un libro que si reflejase con rigurosidad la verdad, tendría que registrar la cadena de delitos por los cuales, cuando se le imputó, salió corriendo como alma que lleva el diablo, a pesar de haber prometido ante el país que no se iba y que por el contrario enfrentaría la justicia con dignidad, o los episodios, nunca desmentidos y sí bien probados del reparto de dólares y regalos suntuosos que ordenaba entregar a personajes de los medios y de la política, entre los cuales por cierto se encuentra, uno que reside aquí en el Táchira y que no ha terminado de aclarar su deudas con la justicia y de paso representa los intereses políticos del prófugo en este Estado.

Debería registrar el abrazo con el dictador Carmona y aclarar cómo es que en sus gestiones montó una organización criminal dirigida por personajes de la talla de López Sisco, connotado discípulo de terrorista Posada Carriles, y el famoso “mazuco”, hoy tras las rejas, pagando solo uno de sus crímenes, o de dónde sacó los reales para, de un simple maestro de aula, sin fortuna conocida, ni heredada, pasar a ser un potentado terrateniente, inmobiliarioteniente ,aquí y en el exterior, con grandes cantidades de cabezas de ganado que como todo el pais sabe ordenaba movilizar por teléfono, en la madrugada.

Si ese libro no menciona ese lado oscuro de un político probadamente en  corrupto, digno representante de las prácticas más perversas que la cuarta escribió en la historia de este país, será una publicación más, de esas que nunca falta alguien escriba, por un buen fajo de billetes, tergiversando la realidad y endilgándole a un personaje nefasto virtudes que solo pueden existir en la imaginación novelesca de cualquier escritor del montón, eso sí obviando deliberadamente el prontuario del personaje.-

yuviliz40@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1968 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: