Ni a favor ni en contra sino todo lo contrario

Uno de los problemas más graves de ciertas corrientes de la izquierda mundial, es su postura frente a hechos políticos de diversos signos y naturaleza por cuanto, su razonamiento frente a los mismos parten de visiones muy asociadas al pensamiento pequeño burgués, origen y vivencia de clase de la inmensa mayoría de sus teóricos y dirigentes políticos.

Aferrados a manuales convertidos en “sagradas escrituras” con valores intemporales y de aplicación a toda realidad social económica y política, esos sectores de la izquierda marxista siguen percibiendo la confrontación de fuerzas en el seno de las sociedades y a nivel de la Humanidad, con base a un “Código Hídrico” (insaboro, inhodora e insípido) a partir del cual critica, cuestiona y rechaza realidades históricas y procesos diversos y contradictorios que, finalmente, los conducen a posiciones eclécticas porque, como es de esperarse, no pueden encuadrar tan complejas realidades en su impóluto código de estudio e interpretación de los fenómenos sociales contemporáneos.

Estos “ecléticos” no terminan de percibir la complejidad del proceso histórico en esta última fase de la Modernidad Capitalista que ha conducido a la conformación – no consciente ni mucho menos organizada – de una corriente de resistencia anticapitalista y antimoperialista mundial que se construye por encima de los Estados, gobiernos y dirigencias sociales y políticas ( y que no necesariamente esta asociada a una línea política consecuente con tales definiciones), cuya direccionalidad requiere de un ariete que conecte y transversalice los diversos grupos humanos involucrados con las más disimiles experiencias históricas, con el fin de avanzar un nuevo ciclo civilizatoria que salve a la Humanidad y su planeta Tierra de la depredación del modelo capitalista de producción y sus modelos asociados, construyendo una conformidad de Seres Humanos Libres y Solidarios, en existencia y convivencia armoniosa con la Naturaleza.

En un siglo, esa conjunción de fracciones de diversas clases y grupos sociales y étnicos de todo el planeta se ha venido construyendo para desafiar la Sociedad de los Propietarios originada en miles de años, han sido derrocados Estados y destituidos gobiernos feudales y burgueses y construido Estados Socialistas y Democrata Progresistas, liberado de miles de millones de seres humanos de la esclavitud y la enajenación del trabajo capitalista, liberado a la inmensa mayoría de las mujeres de la opresión y la discriminación burguesa, conquistado elevadas condiciones de trabajo y de vida en los Estados Capitalistas y promovido movimientos nacionales y mundiales dirigidos a la defensa de la Madre Tierra.

En este proceso, no solo actuaron las organizaciones obreras, y los partidos comunistas y de otras corrientes marxistas, sino también agrupamientos populares, socialdemócratas, nacionalistas revolucionarios, grupos antifeudales y demócratas liberales, produciendo unja realidad mundial diversa unificada en las posiciones anticoloniales, soberanistas y de Justicia Social, lo cual representa el estadio mayor del desarrollo de la lucha de la Humanidad para derrocar la tiranía del Capital y su brazo imperialista- otanista-sionista.

Pero los “eclécticos”, declarando su rechazo al imperialismo, siguen su labor confusionista y divisionista, atacando a la Cuba sin valorar su histórica resistencia contra el imperialismo, cuestionando a Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, despreciando los cambios soberanistas y anticapitalistas que vienen desarrollando, lanzándose contra la Libia revolucionaria sin considerar los cambios revolucionarios de su sociedad tribal, cuestionando a Angola, Zimbawe, Suráfrica, Namibia y el Congo Democrático obviando sus limitaciones para zafarse definitivamente del yugo colonialista, rechazando a China y Vietnam y Corea del Norte, despreciando la historia de sus revoluciones y los aportes de sus pueblos a la lucha anticapitalista y antimperialista mundial.

Pareciera que el idealismo pequeño burgués de cierta izquierda iluminada, combinada con un sentido de la historia restringido a su propia existencia personal, está destinado a favorecer, con sus visiones “hídricas” y “eclécticas”, al mayor y más perverso de los enemigos de la Humanidad: El Imperialismo.

yoelpmarcano@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2128 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a119898.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO