Multitemas

De como Japón mató a Libia

*De la teoría del big bang a la práctica del “sálvese quien pueda”.

*Los vientos de la corriente del chorro soplan desde Japón . 

Con su magistral pose de experto internacionalista, Walter Martínez nos narraba la noche del jueves 17 de marzo, las incidencias de la Reunión Extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU, en la cual se iba a tomar la decisión de declarar a Libia como país forajido y sujeto de todas las medidas necesarias desde el punto de vista militar para garantizar la salida del inefable Moanmar Gadhaffi. Contaba el periodista, lo inexplicable que, ni Rusia ni China tomaran el atajo del Veto para impedir la razzia gringa de hacerse del petróleo que por borbollones brota en los extensos territorios beduinos del Norte de África. Era mas que sintomático que el propio órgano de la ONU estuviera presidido por el representante chino, flanqueado en las cámaras de televisión por un mas que nervioso delegado ruso al que no le abandonaba una mueca sonriente, mientras el de los ojos oblicuos, sin inmutarse, con uso casi mágico del “martillo de madera” rubricaba las decisiones con un tétrico golpeteo, mediante el cual se asentaba de cómo se bate el cobre entre los dueños del Mundo. Casi quedaba como un consuelo de tontos que se podía considerar que los EEUU, dejaban de ser los hegemones de la política internacional. No se si pudiésemos extrapolar que tras bastidores, estarían en la Oficina Oval de la Casa Blanca de Washington,  la férrea cuan implacable cúpula halcona y el traidor presidente gringo sonriendo socarronamente al ver a toda esa pléyade de superministros, reverenciando sus designios y ellos apareciendo apenas como un Estado con un voto. 

Pero yendo al grano del argumento que delineamos en el título del presente artículo, resulta y acontece que el desgraciado terremoto con tsunami que descojonó  al Japón, puso al descubierto de una manera explícita que el uso de la energía nuclear como fuente de electricidad comunal llegó a un tope de inseguridad que prácticamente imposibilita que se siga utilizando y que se coloque en cuestión todo el parque de centrales atómicas que alrededor del Mundo infestan la posibilidad de subsistencia de la vida, tal como la conocemos hasta nuestros días. Con una trágica coincidencia, amén de un exacto efecto demostración, la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de ponerle la mano a los recursos petroleros en Libia, muestra que volvemos con absoluta impudicia al uso de los combustibles fósiles, como fuente mayoritaria, confiable y generalizada y dado el grado de desidia y retraso, es imposible echar mano a las otras fuentes de energía alternativas, tales como la eólica o solar, o multiplicar sin crear el caos de las hambrunas el uso de bio-comustibles, para continuar llevando electricidad y así satisfacer el derroche de los grandes centros imperiales. Hay un hecho indiscutible, el cual viene dado por que EEUU poseé el mayor número de plantas y reactores nucleares en el Planeta Tierra y de allí su afán por disponer militarmente  ocupados aquellos territorios, en cualquier parte del globo, donde exista clara evidencia de reservas petrolíferas. 

Por otro lado, sería bueno recordar que en el Consejo de Seguridad de la ONU, además de los cinco países con derecho a veto (EEUU-Francia-Inglaterra-Rusia y China) se encuentran 10 repúblicas cuya presencia en el órgano es rotativa, pero algunos con presencia casi permanente, como es el caso de la India y Brasil que pugnan políticamente para ingresar al exclusivo cotarro de los decisores. Por otro lado, como detalle pudiéramos mencionar que en la histórica reunión del jueves, hubo 5 abstenciones lideradas nuevamente por China, Rusia, India, Brasil y Alemania, que en conjunto representan el 65 % de la población mundial que fue arrastrada por los requerimientos de la minoría liderada por los EEUU, quien es el campeón indiscutible del derroche energético, pero que magistralmente sabe chantajear en esos inefables espacios del lujoso edificio de Nueva York….casi como un reclamo de ultratumba, resuenan las palabras del Comandante Che Guevara cuando en forma premonitoria pero evidentemente dramática nos dejara dicho que “a los imperialistas no hay que complacerlos, ni tantico así…”. 

NOTA BENE.- Nos despedimos de este escrito, también haciendo referencia a algo dicho por Walter Martínez en el Dossier del lunes 14 cuando nos recordara el uso de los “globos-bombas por el Imperio Japonés en la Segunda Guerra Mundial, los cuales se aprovecharon de las corrientes eólicas que circulan de este a oeste, vale decir de las costas orientales del Japón a la costa oeste de) EEUU, de esa misma manera las evidentes lluvias radioactivas formadas en las accidentadas centrales atómicas niponas iban a cumplir ese periplo. Pues bien, en los medios del viernes  18 de marzo comienzan a evidenciarse reportes de mediciones con contadores Geiger, con cifras por encima de lo normal en poblaciones como Los Angeles, San Francisco o Seattle en USA y otra poblaciones menores en Canadá, ciertamente los niveles encontrados aún no revisten gravedad, pero de que las lluvias vienen, es algo indefectible. Así de sencillo.  

OTRO SÍ.- Manera de información nos permitimos llevar a nuestro lectores, un resumen con los países en los cuales se encuentran instaladas el mayor número de Centrales Nucleares en el Mundo. EEUU (104); Francia (58); Japón (55); Rusia(29) Inglaterra(20); Alemania(19); Corea del Sur (18); España (8); Finlandia (5); Argentina (3); Méjico (3); Irán (2); Corea del Norte (2); Brasil (1); Bulgaria(1); Suráfrica(1). Como detalle diremos que Austria tiene prohibición constitucional de usar energía nuclear y Venezuela congeló su proyecto de instalación de una planta.

(multitemas@hotmail.com)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3121 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia