Crónica emocionada de una multitudinaria manifestación en Bilbao

Paso a paso, por las presas y presos vascos

Paso a paso, con pies gastados de tanto caminar, pero con la decisión de seguir haciéndolo hasta conseguir traer a sus hijos e hijas a casa.

Paso a paso para vencer la dispersión, esa cruel doble tortura, ideada por el primer gobierno socialista (el del terrorista de Estado, Felipe González) para intentar quebrar al colectivo de presas y presos políticos vascos.
Paso a paso, decenas de miles de personas fueron dejando este pasado sábado su impronta solidaria por las calles de Bilbao, en una de las manifestaciones más imponentes y emotivas que se recuerda en un territorio que con paciencia, dignidad y mucha lucha sigue buscando ser Nación.
No me lo contaron, lo vi con mis propios ojos: mujeres y hombres con el pelo teñido de canas y el rostro cruzado por arrugas que evocan historias de resistencia frente a la opresión. Son, junto a otros padres, hermanos, compañeras o amigos, una parte de esa insustituible columna de familiares que semanalmente recorren miles de kilómetros para mirar -a través de un doble vidrio blindado- el color de los ojos de ese ser querido que les espera con más animo que el que ellos traen, y que a la vez ilumina el pequeño espacio carcelario con una sonrisa de gratitud, por no faltar nunca a la cita.

También estaban allí miles de jóvenes y adolescentes, estudiantes y obreros, forjados en sucesivas batallas contra la represión, las ilegalizaciones, la criminalización permanente y una larga lista de etcéteras cuya finalidad más evidente persigue la idea de quitar toda esa energía del escenario político de Euskal Herria.
64 mil voluntades en un país de poco más de 3 millones de habitantes, marchando y marchando, queriéndole demostrar al mundo que por sus venas corre sangre generosa y peleona, que no se arredra frente a las dificultades ni la malignidad de quienes usurpan su tierra y persiguen el propósito de aniquilarlos, como han intentado hacer en Palestina y en Kurdistán, como ya antes hicieron en Irlanda y ahora repiten con el pueblo mapuche o con otros tantos que se reivindican originarios.

Caminaron además por las calles de Bilbao (esas que aún recuerdan los combates que se dieron en sus rincones contra los fascistas de Franco), gentes venidas desde todos los confines de la península y del exterior, algunos de ellos vascos, y otros simplemente internacionalistas que sienten la necesidad de demostrarles afecto a quienes están en la primera línea del frente de lucha anticolonial, y que hacen de la reivindicación de la independencia y el socialismo una consigna innegociable.

Había que oírles gritando sus consignas exigiendo "amnistía", "la vuelta a casa" de las y los luchadores detenidos y el derecho de autodeterminación que les niegan esos invasores -España y Francia- que desde hace cientos de años tratan de aplastar sus reclamos. Había que imaginarlos, recordar y repetir en voz baja, todos aquellos cantos guerreros que se corearon siempre, y que hoy, desde Madrid y París, intentan impedir que salgan de sus bocas. No se dan cuenta los censores que los están inscriptas en la memoria, porque son señales indestructibles de la identidad de este pueblo.

Había que escuchar los susurros admirativos, al descubrir cuántos éramos, al ver que también gastaba la suela de sus zapatos aquel que durante un tiempo dejó de hacerse presente pero "esta vez no podía fallarles", o al encontrarse con otros y otras, que durante años permanecieron recluidos en las mazmorras de los invasores, y abrazarles con la alegría de contarlos nuevamente entre los que hacían lentamente el recorrido de la marcha.  Todos ellos y ellas desafiaron con su presencia la brutal campaña deformadora y mentirosa de los medios de comunicación españoles que intentaron crear en todo momento el clima de que quienes salieran "a pisar las calles nuevamente" -como dice la inolvidable canción de Pablo Milanés- estaban condenados de antemano.
Había que hacer esfuerzos para evitar que las lágrimas no salieran en borbollón cuando esa inmensa multitud entonó espontáneamente el "Hator, hator etxera", una canción que habla del regreso a casa de los que están ausentes, y que suele entonarse en Navidad, pero que en esta ocasión apuntaba claramente a recordar a los presos y presas.


Sólo un corazón insensible podía dejar de conmoverse al arribar al final de la marcha y ver el edificio del Ayuntamiento de Bilbao totalmente iluminado y todas las calles de alrededor ocupadas por miles de personas que agitaban banderolas por los presos y presas. Allí, además de la lectura de un manifiesto en el que se describió la aberrante situación que viven los presos y presas y se convocó a la ciudadanía a redoblar los esfuerzos para "traerlos a casa", también pudo sentirse el emocionado homenaje de los "bertzolaris", cantantes populares de este pueblo, que entonaron "a capella" las mejores estrofas que podía inspirarles el emotivo momento que estaban viviendo. En ese preciso momento, el canto sirvió para que el pensamiento de todos los presentes volara hasta los confines de los calabozos donde más de 750 prisioneros y prisioneras aguantan a pie firme las embestidas de aquellos que quisieran verlos vencidos y arrepentidos. Cada uno de esos cuerpos torturados, apaleados, gaseados, y dispersos por los puntos más distantes del territorio español y francés son importantes y necesarios, pero en la manifestación uno de ellos, el preso político más antiguo de Europa, Joxe Mari Sagardui (Gatza), con más de 30 años tras las rejas, tuvo su homenaje especial, al ser trasladada su foto (la única que se vio en la manifestación) por sus familiares y vecinos.

Paso a paso, este pueblo volvió a escribir una de las páginas más brillantes de su historia de resistencia. Lo ha hecho en un momento en que está decidido a pasar a la ofensiva, a ganarle de una vez y para siempre la partida a quienes desearían borrarles del mapa. Por supuesto que falta mucho camino para recorrer, y que en ese devenir los enemigos de la razón y la inteligencia buscarán hacer aún mucho mal y causar más dolor a los que tienen las espaldas curtidas de eso mismo, pero después de ver, oír y sentir lo que este pasado sábado ocurrió en Euskal Herria, no caben dudas que estos hombres y mujeres  amalgamados de coraje, amor y solidaridad, merecen la victoria. Y están dispuestos a no dejar pasar la oportunidad para alcanzarla.

resumenrebel@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1478 veces.



Carlos Aznárez

Director de Resumen Latinoamericano

 @carlosaznarez

Visite el perfil de Carlos Aznárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: