Desechos nucleares en Venezuela

Rusia jamás le va a decir no a un proveedor de fondos, el presidente Chávez, sin ser su cliente principal permite asegurar a los rusos una mejor planificación para su producción bélica y nuclear en América Latina. A Rusia, poco o nada le importa en saber si lo que pide Venezuela, es útil o no para su pueblo.

Una central nuclear es una incoherencia entre las metas del estado político y las metas de una industria planificada, 500 MW no empuja la planificación por su independencia del mercado industrial que no tenemos, y por su naturaleza compleja y radiactiva tiende a independizarse del interés de los consumidores. Metas extraeconómicas contra el interés sustancial del pueblo que financia como contribuyente deja de ser económico en su fin, porque, parte de un interés político hacia la nada, produciendo nuclearmente lo fútil y lo monstruoso, por la cantidad de petróleo y gas del que dispone el gobierno del presidente Chávez.

Una central nuclear requiere otro nivel de cultura, adaptación e identificación sicológica, por la destrucción de la frontera precisa entre nuestra independencia y soberanía con la contrarrevolución por la intromisión directa de Estados Unidos, en el control nuclear.

Nosotros no tenemos cerca de nuestra frontera un Estrecho de Ormuz, por donde navega el 43% del petróleo que necesita el mundo, lo que le permite a Ahmadineyad, negociar y frenar los embates imperialistas, tampoco estamos desarrollados militarmente, Irán, posee una tecnología balística y mislistica disuasiva, su tecnología y desarrollo militar es mucho más desarrollada que nuestra fabrica de fusiles que todavía no tenemos.

Por nuestro petróleo no podemos ser totalmente independientes como lo es Corea del Norte, su fundador Kim II Sung, reemplazado por su hijo Kim Jong  iL, quien hace unos meses declaro que su hijo Kim Jong Un, de 27 años será su heredero, como guía militar manifestó: “nuestro país se ha convertido en una potencia militar, no necesitamos ayuda de otros países, podemos defendernos solos” refiriéndose a las 3 pruebas mislisticas y a las 2 pruebas nucleares realizadas y, a sus 1.2 millones de soldados que los sitúan entre los 5 mayores ejércitos del mundo.

¿Nosotros no estamos en esa línea militar- hereditaria o si presidente Chávez? Venezuela, no tiene las características de Irán o Corea del Norte.

Si el asunto es estrictamente energético Francia, uno de los mayores usuarios de energía nuclear requiere de casi 60 centrales nucleares para generar un 70% de energía eléctrica y Francia, es una potencia industrial igual que Japón, otro de los principales consumidores de energía nuclear con una cantidad similar de reactores, pero, los japoneses son la tercera potencia económica, sin embargo, varios países europeos mucho más industrializados que nosotros desde los años 80-90 frenaron sus proyectos de reactores nucleares: Suecia, Suiza, Italia, España, Holanda, Nueva Zelanda, Alemania, están en moratoria nuclear para promover la energía alternativa, y, es verdad, otros muchos países reclaman ingresar al club de nuclear de los estupidos.

En América Latina, Argentina, con 3 centrales nucleares, Brasil, con otro tanto buscan incrementar la construcción de otros reactores por lo obsoleto de los anteriores, Colombia, tiene una central usada para fines investigativos, pero, cualquiera sea el país, desarrollados o no todos tienen problemas con los desechos nucleares y los peligros radiactivos por una falla o un sabotaje.

Por lo grave de las consecuencias es que nadie tiene la exclusividad en la producción de reactores por si solos, están sujetos a controles de la OIEA (organización internacional de energía atómica) cuya hegemonía es estadounidense. Los sistemas nucleares son una decisión fundamental de la política estadounidense, no se trata que nos permitan construir o no la central nuclear, se trata saber si estamos preparados a soportar la presión de la comunidad internacional como lo hacen con Irán y Corea del Norte.

Presión bestial se producirá  sobre nosotros aumentando el desequilibrio político y socio-económico, invariablemente esto significara más conflictos cada vez que quieran inspeccionarnos para ver si no estamos enriqueciendo uranio, inspecciones a las que nos opondremos para no quedar como nación dócil, mismo caso que Irán y Corea del Norte, considerando nuestro proceso revolucionario. 

Las implicaciones de esta política nuclear serán muy grandes en la geopolítica, exigirá en algún momento la intervención de países con los que tenemos convenios comerciales y económicos como China, Rusia, y otras naciones a la vez aliados de los estadounidenses y que en la toma de decisiones del Consejo de Seguridad Permanente de la ONU votaran a favor de sancionarnos como lo hicieron con Irán, hace algunos meses. Ya nos paso con la compra de aviones y buques con Brasil y España, países que no nos vendieron esos equipos por tener elementos electrónicos de EEUU.

Rusia, construye el reactor nuclear iraní pero no puede impedir las sanciones político-comerciales al gobierno de Ahmadineyad, incluso, voto contra Irán, a pesar que Teherán, es un socio estratégico fundamental para la soberanía rusa ante el avance de la OTAN, tampoco, puede impedir que Israel, bombardee con aviones invisibles estadounidenses territorio iraní defendido por radares y misiles rusos.

La relación entre los objetivos eléctricos y la política económica exterior de Venezuela, con la intervención político-militar estadounidense se vuelve más real y próxima por la dimensión de la energía nuclear para una nación en revolución.

Resulta suficiente señalar que las premisas críticas del mundo capitalista con respecto a la energía nuclear para un país socialista es un punto que exige más precaución e investigación hasta pasar esta fase revolucionaria y consolidarnos con el socialismo aun estancado.

El presidente Chávez, firma un contrato con su homologo Alexander Lukaschenco,  de Bielorrusia, para 30 millones de toneladas de petróleo venezolano entregado en 3 años a partir del 2011 por unos 19000 millones de dólares, una vez que Bielorrusia, redujo las importaciones de crudo ruso, sin embargo, Medvedev y Chávez, firman convenios para la instalación de un banco y una central nuclear en Venezuela. Cosas de política. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7514 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad