Y la odisea de la hermana Venezuela

La iliada de los gringos insensatos...

No soy adivino ni vidente, pero desde el día en que los Estados Unidos invadieron a Irak,  después de los eventos del 9/11/001, estoy diciendo que también tratarán de invadir a Venezuela.

La guerra de Troya duró diez largos años. Con la fácil excusa de que Alejandro Paris, había raptado a Helena, esposa de Menelao, hermano de Agamenón, rey de Micenas; los griegos decidieron reunir muchos ejércitos aliados y fueron a invadir el país y a rescatarla. La excusa esta vez, es decir que Venezuela alberga guerrilleros de las FARC… que han pasado las fronteras que han estado lastimosamente descuidadas por los gobiernos de Colombia …desde siempre.

Lo he escrito y desde entonces he tratado de comunicarlo a quien quiera escucharme. Escribí cartas a personalidades, inclusive al Presidente de los Estados Unidos, Barack Hussein Obama, fechada el 13 de octubre de 2009, por muchas razones…entre otras, porque se trata de un afronorteamericano, que tiene una formación intelectual humanista, muy distinta a la de sus antecesores y otra, porque Venezuela es un pueblo hermano que tiene todo el derecho a decidir su destino.

En caso de una invasión las pérdidas materiales y en vidas de jóvenes soldados, serán incalculables para los mismos Estados Unidos…  Las guerras de Vietnam e Irak calculadas para la duración máxima de un año y medio, han resultado más largas que la vivida entre griegos y troyanos y extraordinariamente narrada por el poeta Homero.   

Tiresias sí era un adivino nacido en la ciudad de Tebas. En la mitología griega se decía que la diosa Atenea lo dejó ciego porque él un día la vio mientras ella se estaba bañando, pero que se compadeció y lo recompensó otorgándole luego el don de la profecía; Tiresias sabía leer el lenguaje de los pájaros, las líneas en las cenizas y en el fuego, e interpretaba todos los signos de la Naturaleza, por lo que hasta su muerte gozó de un prestigio que los años no hicieron más que corroborar. Tiresias desempeña un papel importante en las leyendas tebanas y es quien anuncia las profecías a Edipo, rey de Tebas… 

Así  pues, no me ha sido difícil llegar a esa conclusión, porque lo único que he hecho, es seguir las intuiciones, como lo hizo el poeta Federico García Lorca, en sus poemas del libro “Poeta en Nueva York”  donde vaticina desde el año 29 con toda certeza lo que sucedería a la bolsa de Nueva York en Torres Gemelas (Lorca conocía perfectamente al personaje de Tiresias en las tragedias griegas).

Hoy 9 años después, deberíamos tomar muy en serio las afirmaciones de la investigadora Eva Golinger, publicadas recientemente (Ella ya ha publicado varios libros y viene denunciando con documentos desclasificados, la estrategia de los enemigos de Venezuela para atacar a su gobierno. Dice la señora Golinger: “Estas últimas revelaciones evidencian que están preparando un conflicto serio, peligroso y no justificado contra Venezuela; un país con una democracia vibrante y las más grandes reservas petroleras del mundo.” 

La clase política de Colombia argumenta que el país no tiene una tradición guerrerista, sin embargo, el ataque al Ecuador y las siete bases norteamericanas indican que podría darse la posibilidad de que el país, agrediera, por primera vez a un país hermano.

Porque tengo familiares y a amigos en el vecino y hermano país, considero que es necesario que el presidente Hugo Rafael Chávez Frías, convoque a todos los gobiernos y pueblos latinoamericanos, para que entre todos, seamos capaces de evitar una invasión armada.

Advierto que Venezuela debe ampliar sus llamados a otras organizaciones internacionales ya que los esfuerzos de UNASUR resultarán insuficientes. 

Los pueblos invadidos generalmente afrontan en solitario ataques desiguales de los que jamás pueden reponerse. Durante el siglo XX, sufrieron estos ataques Nicaragua, Cuba, Granada, Puerto Rico, Colombia, Panamá, Libia, Irak… 

Envío esta reflexión a aporrea.org, para compartir con lectores y lectoras, como una pequeña contribución a la paz, porque estamos en el momento justo para prevenir un evento cuyas consecuencias son impredecibles. Hago un llamado especial al presidente Luiz Inácio Lula da Silva, para que en nombre del pueblo latinoamericano, dé a Brasil un nuevo lugar en la historia del mundo.

Termino con una frase del escritor colombiano Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura 1982:      

“Todo pronóstico, desde los presagios matinales hasta las centurias de Nostradamus, viene cifrada desde su concepción y sólo se comprende cuando se cumple”. 

franciscoamin@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1841 veces.



Francisco Amin Mosquera


Visite el perfil de Francisco Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: