Colombia, con el papel principal del complot a Venezuela

La revolución venezolana tiene en Estados Unidos, en la Iglesia católica, en las oligarquías, en Colombia, a sus guillotinas, una fracción de sus pueblos, privilegiada, minoritaria, desdeñosas de los cambios, y que, viendo escapárseles sus privilegios pretenden desestabilizar la nación provocando un golpe, magnicidio o provocar con EEUU, y Colombia, una guerra o un conflicto para guardar sus intereses.

Washington, está revisando las nuevas pruebas entregadas por el palacio de Nariño. “Esto no es nuevo, venimos preocupados desde el 2006, se ha detectado que Venezuela no coopera plenamente con los esfuerzos antiterroristas” manifestó PJ Crowley, portavoz del Departamento de Estado.

El próximo jueves 22 de julio a las 10:00 horas, la OEA escuchara a Colombia, Luis Alfredo Hoyos, embajador colombiano ante la OEA, coordina con un equipo de la cancillería y del ministerio de defensa la presentación de la denuncia. Sera la tercera vez en el último año que Colombia, lleva al máximo foro regional el tema de las hostilidades con Venezuela.

Según el  periódico El Tiempo de Colombia, Bogotá pidió formalmente a la OEA una sesión extraordinaria del Consejo Permanente para examinar la presencia de terroristas en Venezuela, 5 de las FARC y 1 del ELN, con protección del gobierno. Allí están, según inteligencia colombiana Iván Márquez, Rodrigo Granda, Timochenco, Grannobles, Jesus Satrich, y Pablito del ELN.

Estas acusaciones se vienen dando periódicamente desde el 2006, año en que fue reelegido el presidente Chávez y Álvaro Uribe, ese mismo año Washington, amplió hasta el 2010 el Plan Colombia, supuestamente, termino el plan patriota para dar paso al plan Andino, cuya meta era establecer relaciones individuales con cada país para luchar contra el narcotráfico, con Bolivia, Ecuador, Perú, Paraguay, Brasil, y Colombia. La instalación de múltiples bases militares estadounidenses en toda Colombia, se ejecutaría con la salida o no de la base de Manta, era parte del proyecto inicial del Plan Colombia, simultáneamente, se duplicaría las antenas de escucha electrónica en Panamá y Curazao, y se buscaría frenar la entrada del ALBA  en el Caribe, no pudo ser con Haití, por el terremoto, lo es Costa Rica, con la presidenta Laura Chinchilla, pero el amarre de ocupar la nación tica, lo dejo estructurado Oscar Arias.

Este es el año en que Washington, se comprometió tumbar al presidente Chávez, por los dos lados que dispone diplomáticamente, Irán y las FARC, los dos acusados de terrorismo, desde el 2006 se proyecto, o el magnicidio o el golpe, ninguno de los dos funcionaron, entonces se opta por la guerra diplomática y por la guerra psicológica.

La diplomática está en marcha con mayor rigor desde el 2008 con las computadoras mágicas de Raúl Reyes, datos que inculpan al gobierno bolivariano con la guerrilla de las FARC, según esos discos duros que ni Venezuela ni Ecuador han visto, y esta última versión dada a conocer por Álvaro Uribe. La guerra psicológica se formalizo con la IV flota y hoy con la fuerza aeronaval instalada en Costa Rica, se incrementan las operaciones electrónicas desde Colombia, Panamá y Curazao, así como los vuelos espías del avión no tripulado Predator, difícil de detectar, solo cuando se logre derribar a uno, Washington y Bogotá, aceptaran sus operaciones de espionaje aérea, porque las de tierra se las ejecuta hace varios años, utilizando a la oposición, a la Iglesia, y a los paramilitares, quienes colaboran de muchas maneras con Colombia y EEUU.

Hace unas semanas el Consejo de Seguridad Permanente de la ONU sanciono a Irán, nación acusada de apoyar al terrorismo mundial e impedida de sostener relaciones comerciales y económicas en varios ámbitos. Los servicios de inteligencia norteamericanos también aportan con “pruebas” que Venezuela da resguardo a terroristas del ETA y a milicianos iraníes, palestinos, y libaneses, por todo lado, la guerra diplomática y psicológica, contra el gobierno del presidente Chávez, está en marcha. 

Los medios le siguen el juego al complot contra Venezuela, en donde Colombia, tiene el papel principal cuando Juan Manuel Santos asuma la presidencia, mientras tanto, ya empiezan a circular versiones que, Uribe y Santos, tienen maneras distintas de concebir las relaciones internacionales, esa es una artimaña periodística, pues, los dos son la misma vaina con la política extraterritorial entre ceja y ceja ordenada por Washington, de no ser así, para que tanto trabajo entregando pruebas que Venezuela, da refugio a los guerrilleros colombianos, o las bases militares o las labores de espionaje, toda esta operación no es en vano, buscan lo que todos sabemos sacar a Chávez de la presidencia.

Lo peligroso del caso es, que el gobierno y el mismo presidente Chávez, empiece a notar un “cambio” en Santos. Ya esta gente nos engaño tantas y cuantas veces quiso ¿otra vez vamos a caer en la trampa?

Las gestiones en la OEA contra el gobierno de Hugo Chávez se adelantan y todos sabemos lo que representa Insulza, para Washington, como payaso, después, intervendrá la ONU, por las relaciones comerciales con Irán, las pruebas de la CIA saldrán a flote y llegaran las sanciones comerciales y económicas contra Venezuela, antes o después de las elecciones parlamentarias.

La guerra psicológica y diplomática en plena ejecución desde Colombia. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3349 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: